Vampiros a la española

8409

MercurySteam firma otro Castlevania, esta vez más tradicional y exclusivo para Nintendo 3DS.

El estudio español MercurySteam sigue adelante con su propia visión del universo Castlevania. En este caso con una adaptación portátil a medio camino entre su anterior Lords of Shadow y las entregas más convencionales de la saga. Como los propios miembros del estudio aseguraban, no nos encontramos ante un “metroidvania” de bolsillo, pero sí con un título con más referencias a los clásicos anteriores.

La historia nos pone en la piel de tres héroes diferentes, todos viejos conocidos de la saga de Konami, Simon Belmont, Alucard y Trévor Belmont, que se reparten el protagonismo del cartucho. Al igual que el resto del título, el argumento está a medio camino, enlazando con aspectos de Lords of Shadows (jugamos un prólogo con Gabriel, que pasa a tomar el papel de villano de turno) con una revisión de la mitología dinástica del clan Belmont.

Pero Mercury Steam se ha vuelto a alejar de la gótica apariencia más japonesa de títulos como Symphony of the Night o Lament of Innocence, para ofrecer esa estética indudablemente épica que tanto gusta a los artistas del estudio. Por suerte para los más mitómanos, sí se han recuperado viejos enemigos, aunque sea con una nueva imagen. Como los típicos enanos (u hombres pulga), los tritones de casi cualquier mazmorra castlevaniera que se precie o incluso pilares de calaveras.

El juego, que cuenta con una apariencia tridimensional pero con un desarrollo horizontal más old school, vuelve a mezclar exploración, acción y toque roleros. También algún que otro puzle bastante básico, como mover cajas para llegar a salientes elevadas.

Al igual que en los anteriores capítulos portátiles de la saga (posteriores a SOTN, eso sí), nos encontramos con un desarrollo no del todo lineal. En más de una ocasión nos encontramos con que no podemos avanzar hasta haber conseguido tal o cual habilidad, como por ejemplo el látigo con el que balancearnos por lo alto de los niveles. O armaduras que nos permiten atacar enemigos mientras escalamos.

La exploración no es tan marcada como en Circle of the Moon o Aria of Sorrow, pero se le parece bastante. Incluso contamos con un mapa gracias al cual podemos ver qué porcentaje del castillo hemos recorrido. El sabor más clásico, como decíamos, también lo encontramos en el propio bestiario, que podemos consultar a medida que avanzamos.

El control del juego resulta bastante preciso y, aunque la dificultad no es tan elevada como en aquellos clásicos de ocho y dieciséis bits, tampoco se trata de un paseo por el parque. Incluso los enemigos comunes requieren concentración, ya que perdemos bastante vida incluso al más mínimo toque. Es fácil perder vidas con frecuencia. Por suerte también encontramos fuentes que, al más puro estilo God of War, nos recuperan la salud y la magia. También con cofres que aumentan nuestro poder. Las referencias a la saga de Kratos siguen muy presentes, como ya lo estaban en el primer Lords of Shadow.

 

Los combates son bastante dinámicos, con goles cortos y largos, además de combos y habilidades que vamos aprendiendo. Tanto para la lucha en sí como para, por ejemplo, invocar un alma que nos protege de los enemigos. De la misma manera contamos con armas secundarias -como los clásicos hachas-, que recargamos por medio de corazones. Eso sí, en lugar de candelabros (los hay por todas partes, pero como mera decoración), hemos de romper barriles para conseguirlos.

Como decíamos, podemos subir de nivel a los personajes gracias a los orbes que obtenemos al derrotar enemigos. No es que el componente rolero se haya potenciado mucho, pero está ahí, y se agradece.

En resumen, no se puede decir que la jugabilidad de Mirror of Fate invente el fuego. Estamos ante un título con influencias muy claras (dentro de la propia saga y fuera de ella), pero con una calidad fuera de toda duda. Es divertido, suficientemente variado y con unos diseños atractivos. Los niveles están muy cuidados, aunque los molestos tiempos de carga resultan demasiado constantes la mayoría del tiempo (más aún tratándose de un juego portátil).

En total, terminarse el título puede llevar ocho o diez horas, pero también es cierto que todo depende de nuestra habilidad (insistimos, no es un juego especialmente sencillo), y sobre todo de lo completistas que seamos. Si queremos explorar y descubrir el cien por cien del castillo y sus secretos podemos exprimirle bastantes horas más.

La calidad gráfica del juego también está fuera de toda duda. No sorprende como por ejemplo Resident Evil Revelations, pero sí alcanza un nivel muy similar al imprescindible Dracula X Chronicles de PSP. Aunque sean dos juegos muy diferentes y de complicada comparación. Los personajes tienen unas texturas más que aceptables y los escenarios destacan por su profundidad. Y también por su cierta fidelidad a esta longeva franquicia.

Pero si algo destaca de Mirror of Fate es su banda sonora. De nuevo MercurySteam ha conseguido lo que parecía imposible: hacernos olvidar las melodías de los Castlevania clásicos con una orquestación épica y en ocasiones sobrecogedora. Los efectos no brillan tantos (algunos son un tanto descafeinados), pero en conjunto resultan correctos.  

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: No es revolucionaria, pero sí profunda y divertida.

Gráficos: De lo mejorcito que hemos visto en 3DS, tanto a nivel artístico como técnico.

Sonido: La épica banda sonora merece la pena incluso para escucharla ajena al juego. Los efectos, cumplen.

Duración: Unas diez horas, aunque depende de lo completistas que seamos.  

Conclusión

MercurySteam ha logrado llevar a cabo un Castlevania portátil de calidad, entretenido y variado. Quizás algo menos carismático que los pesos pesados de la saga, pero más cercano a la mitología de la serie que el primer Lords of Shadow. Y eso es algo que los mitómanos agradecerán.

————————————————————————————————————————————-

– Juegos relacionados

Castlevania, la saga

Si te ha gustado te gustará

Castlevania Dracula X Chronicles

God of War

– No te quedes solo en el juego

 CómicCastlevania, el Legado de los Belmont de E.J. Su

PelículaVan Helsing de Stephen Sommers

Publicaciones relacionadas

Cerrar