Renacen los vampiros

5950

La mítica serie de Konami, Castlevania, se adapta a los tiempos modernos de la mano del estudio madrileño Mercury Steam. Un título cargado de acción en la línea de juegos como God of War o Devil May Cry.

Muchos usuarios llevaban bastante tiempo pidiendo un nuevo Castlevania que fuera capaz de rivalizar con los mejores juegos de acción del momento. Y cuando finalmente Konami se ha puesto manos a la obra, ha sido cediendo la batuta al estudio nacional Mercury Steam. ¿El resultado? Un renacimiento total, que abandona definitivamente el tono gótico y rolero de anteriores entregas para centrarse en un estilo puramente “hack and slash”, es decir, acción total.

Sombras épicas
El nuevo Castlevania de Mercury Steam está protagonizado por Gabriel Belmont, cuyo apellido es uno de los pocos guiños a los títulos anteriores de la serie. Todo empieza cuando este caballero emprende un épico y arriesgado viaje que tiene como origen a su pareja, Marie, así como muchos otros secretos. Para desvelarlos, Gabriel conoce a lo largo de su historia a singulares personajes que le van ayudando en su misión.

Lords of Shadow es, en esencia, un juego de acción en toda regla, muy en la línea de títulos como God of War, Ninja Gaiden o, sobre todo, Devil May Cry. Como sucede en todos los clásicos mencionados, el título supone una mezcla de plataformas, puzles y acción. Con respecto a esto último, los combos y magias siguen muy de cerca la línea marcada en las aventuras de Kratos.

Renacimiento absoluto

En lo referente a su desarrollo, el juego está dividido en capítulos, que generalmente parten de secuencias cinemáticas, y que a su vez incluyen varios niveles distintos. Todos ellos ambientados en mundos fantásticos y épicos, mucho más coloridos y variados de lo que es habitual dentro de la serie. De hecho, insistimos, Lords of Shadow tiene muy poco o nada de Castlevania, sobre todo si nos ponemos en plan nostálgicos.

Tampoco se ha mantenido el generalmente alto nivel de dificultad de la saga (casi tan famoso como el del clásico Ghosts n’ Goblins), sino que en esta ocasión se ha optado por una campaña accesible… aunque larga eso sí, que ronda las quince horas. Los momentos más complicados, en cualquier caso, los encontramos en los puzles, que algunas veces son un tanto rebuscados. Curiosamente, Mercury Steam no nos obliga a resolverlos, sino que podemos renunciar a ello y darnos por vencidos, aunque si lo hacemos perderemos bonificaciones.

Lords of Shadow es toda una demostración de que un título nacional puede estar a la altura de cualquier superproducción extranjera. Es una lástima que no se haya respetado demasiado la esencia original de la serie, algo que echarán de menos los fans más entusiastas de la saga.

Publicaciones relacionadas

Cerrar