Mamporros al ritmo de punk-rock

9529

Música punk, artistas del rock, zombis y mucho sentido del humor son algunos de los ingredientes con los que cuenta Charlie Murder en su propuesta. Si sois amantes de los juegos de acción de desplazamiento lateral, en los que nuestro personaje se enfrenta a hordas de enemigos, este título está hecho para vosotros.

Sin lugar a dudas, comenzar a jugar Charlie Murder nos evocará a una época pasada. Tiempos en los que las máquinas recreativas estaban llenas de juegos al más puro estilo del clásico Golden Axe. Con la llegada de las consolas actuales parece ser que algunos géneros como el que tratamos a continuación comenzaron a caer en el olvido, pero gracias a los sistemas de juegos descargables están cobrando más vida que nunca.

Charlie Murder no inventa nada nuevo, y por su propuesta tampoco parece ser que sea su cometido. Nos encontramos ante un título descargable para la plaraforma Xbox Live Arcade de Xbox 360 que tiene un precio de 800 Microsoft Points, sin lugar a dudas un juego que vale todos y cada uno de los puntos en los que está valorado.



Comenzaremos nuestra aventura tomando el control entre uno de los cinco componentes de una banda de punk-rock. Cada personaje tendrá una estética diferente, así como diversas habilidades exclusivas, que más adelante podremos amoldar a nuestros gustos y necesidades en el campo de batalla. Desde un principio también tendremos la oportunidad de comenzar la aventura con hasta tres amigos más desde una misma consola, o bien hacerlo a través de su cooperativo en línea, en el que hasta cuatro jugadores podrán enfrentarse a la vez a la incesante horda de enemigos.

Sin lugar a dudas uno de los puntos más fuertes de este título será su cooperativo. Mucho más divertido que en solitario, y sobretodo mucho más asequible en cuanto a su dificultad. En el caso de decidir afrontar nuestra aventura en solitario, habrá ocasiones en las que nos veremos abrumados por la gran cantidad de enemigos que aparecerán en pantalla, haciendo que tengamos que volver al anterior punto de control una y otra vez. En cooperativo su modo campaña se puede completar en unas 5-6 horas, además de tener la oportunidad de elegir dificultades más elevadas una vez superado el modo principal.

La historia del juego, aunque bastante sencilla, será contada entre fase y fase, algo que servirá para tomarnos un respiro entre tanta sangre y puñetazo. Viviremos historias de venganza e ira, debido al enfrentamiento de dos bandas rivales; la de Charlie y la de Gore Quaffer y su séquito procedente del mismísimo infierno. A pesar de la sencillez de su historia, los pocos diálogos que hay están en perfecto castellano, por lo que conocer todos los detalles de esta lucha será la mar de sencillo.



Una vez puestos en acción, el control de nuestro personaje será la mar de intuitivo y sencillo. Con el botón A podremos saltar, mientras que con el X haremos nuestro ataque. Poco a poco iremos aprendiendo habilidades que nos permitirán por ejemplo agarrar a los adversarios con el botón B y absorber sus almas para recuperar un poco de nuestra barra de vida. Gracias al gatillo derecho de nuestro mando, abriremos un abanico de magias, con las que podremos realizar ataques devastadores o bien recuperar una pequeña cantidad de salud para todo el equipo. Con el botón Y podremos hacer un ataque más devastador, y con el gatillo izquierdo nos cubriremos.

A pesar de que los controles serán bastante asequibles, en ciertos momentos se nos antojarán demasiado pobres. El resto de menús que tenemos disponibles en Charlie Murder nos permiten acceder por ejemplo a nuestro teléfono móvil, un guiño directo a los terminales con Windows Phone, donde podemos repartir los puntos de experiencia de nuestro personaje, seguir las redes sociales para ver cuántos seguidores tenemos, leer nuestro correo electrónico o incluso hacer fotografías para capturar códigos QR. Estos códigos secretos se encontrarán escondidos por todo el escenario y servirán para desbloquear nuevos artículos para nuestro personaje.



Mediante el botón “Back” de nuestro mando también podremos acceder al inventario de nuestro personaje, aunque en ningún momento pondrá en pausa la acción en pantalla. Esto, sumado a la fuente utilizada en las letras de los menús, que es bastante estrambótica, puede hacer que no sepamos muy bien con qué objeto estamos equipando a nuestro personaje. Y es aquí donde llegamos a uno de los puntos fuertes de Charlie Murder, la cantidad de objetos, magias y vestimentas con las que nos cruzaremos en nuestro camino.

Las diferentes ropas que podemos comprar o recolectar a lo largo de la aventura, además de para personalizar a nuestro personaje, servirán para mejorar sus características. También podremos equiparnos con elementos regenerativos de la salud, o crear nuestras propias combinaciones en las tiendas de fermentación de cerveza. Además, las nuevas magias que podemos adquirir en el juego, se aprenden de una forma muy particular. Tendremos que visitar una tienda de tatuajes, como buenos artistas del punk-rock que somos, para equiparnos con estos nuevos poderes gracias a los tatuajes. A pesar de que hemos dicho que el sistema de combate puede resultar pobre, gracias a la ingente cantidad de armas que hay en el escenario, ésto no supondrá un impedimento. Cuchillos, armas de fuego, bombas, restos de objetos,… Casi todo lo que veamos se puede usar. 



Los amantes del cine y de la música encontrarán en el juego una gran cantidad de guiños que les sacarán alguna que otra sonrisa. Las películas de Crepúsculo y Saw, entre otras, estarán presentes en el título, aunque eso sí, desde su particular punto de vista. Mucho más divertidos serán los enemigos, que irán desde gigantes ratas hasta demonios del inframundo, pasando también por zombis o ninjas. La cantidad de enemigos que hay es abrumadora, y cada escenario nuevo que pisemos contará con un enemigo particular.

Además, como buen juego que bebe de las antiguas máquinas recreativas, cuenta con tres elementos que aportan variedad y mucha diversión cuando se juega, sobretodo, en cooperativo. Por un lado tenemos los jefes finales, enemigos muy poderosos y que nos pondrán las cosas difíciles. Los hay de todo tipo, como por ejemplo un “friki” de la tecnología que no se despega de su ordenador, y otras bestias con aspecto indescriptible que hacen gala de un increíble sentido del humor. También, entre fase y fase, podremos disfrutar a veces de un minijuego musical al más puro estilo Guitar Hero, que servirá para contarnos el pasado de nuestra banda de rock, conociendo así el motivo de nuestra incesante batalla. Por otro lado están las fases en las que usaremos medios de transporte, como por ejemplo una escoba voladora o un monopatín, algo que aporta frescura a la mecánica del título.



Charlie Murder cuenta con un apartado gráfico y sonoro que hará las delicias de los amantes del punk/rock y de los cómics. Su estilo visual es sencillo, pero ajustado perfectamente a la mecánica. Los escenarios serán de lo más variados, donde visitaremos desde alcantarillas hasta sitios plagados de hippies acampando, todo plagado de un gran sentido del humor. Además, otro de los elementos que no podía faltar en el título es la sangre. Esta estará presente en cantidades industriales, además de contar con bastante sadismo a la hora de rematar a algunos enemigos, como por ejemplo pisoteándoles la cabeza. En cuanto a su música será más que perfecta. Sonidos que nos incitarán a seguir acabando con las hordas de enemigos, gracias a un estilo rock presente en todo momento.

Rubén Moyano
——————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Divertida y con un toque añejo que hará las delicias de los amantes de estos juegos tan populares en las máquinas recreativas. Su sistema de combate puede parecer limitado, pero se contrarresta a la perfección con una gran cantidad de elementos con los que podemos personalizar y mejorar a nuestro personaje. Mención especial merecen las fases en las que usamos diversos medios de transporte y los enfrentamientos con jefes finales. Divertidas y que aportan un soplo de aire fresco.

Gráficos: Un estilo gráfico muy propio del equipo que se encuentra detrás de Charlie Murder, Ska Studios. Buen diseño de personajes y enemigos, así como unos escenarios muy variados y con un acabado asombroso.

Sonido: Música pegadiza que nos invitará a cada paso que demos a seguir machacando los botones para acabar con nuestros adversarios. Es cierto que en algunos momentos, y sin previo aviso, ésta puede dejar de sonar sin motivo aparente

Duración: Una gran cantidad de niveles por superar, en los que invertiremos 5-6 horas. Un modo cooperativo que será perfecto para partidas rápidas con los amigos, y una gran cantidad de elementos coleccionables nos invitarán a volver a rejugarlo en el futuro.

Conclusión

Si lo que estás buscando es un título divertido, rejugable y con un cooperativo a prueba de bombas, Charlie Murder es la mejor opción actual. Además, su precio es de tan solo 800 Microsoft Points, un precio totalmente ajustado a lo que ofrece el título: diversión, sangre y mucho punk-rock.
———————————————————————————————————–

Si te ha gustado te gustará:


No te quedes solo en el juego: 

Cerrar