El lado oscuro del alma

Si el primer Condemned ya era una de las experiencias más extremas y oscuras vistas hasta ahora en un videojuego, su segunda entrega supone un auténtico descenso a la locura más absoluta. ¿Podrás mantener la cordura?

Seguro que los amantes de las emociones fuertes recuerdan Condemned, un título que nos ponía en la piel del policía Ethan Thomas, un tipo corriente que poco a poco se iba viendo envuelto por un misterio de lo más tenebroso. Pues bien, en esta secuela Ethan no es más que un auténtico despojo de lo que era, habiéndose convertido en un alcohólico completamente vencido por sus propios demonios.

Buscando respuestas

El argumento de Condemned 2 da comienzo unos años después de los acontecimientos vividos en la primera parte. Es entonces cuando el ex agente de policía Ethan Thomas recibe una llamada en la que le informan de que su antiguo compañero ha desaparecido. De esta manera comienza una búsqueda que lleva a nuestro protagonista por los escenarios más oscuros, terroríficos y peligrosos de la ciudad.

Y es que, aunque Condemned 2 cuenta con un argumento adulto y no carente de suspense, lo cierto es que la cosa ha perdido intensidad con respecto al original. No porque ahora el guión sea peor, ni mucho menos, sino porque el suspense de la primera parte ya no es lo que era, algo completamente lógico. Lo que no cambia, sino que se ha visto potenciado, son las principales características jugables del lanzamiento.

Todo vale

Al igual que sucedía en el primer Condemned, Ethan Thomas continúa sirviéndose de cualquier tipo de arma para derrotar a los muchos y esquizofrénicos enemigos que pululan por los niveles. Porque en verdad, aunque Condemned 2 es un juego de acción en primera persona, en él no abundan los tiroteos y las armas de fuego en absoluto. Es cierto que podemos encontrar alguna que otra durante el juego, pero las balas siempre son limitadas y son las armas improvisadas, como cuchillos, palos y demás objetos lo que más predominan. Incluso nuestras propias manos pueden valer como arma en un momento determinado. De hecho, Monolith (los responsables de la saga) han incluido en esta secuela movimientos realmente salvajes con los que acabar con los enemigos, valiéndonos de los escenarios; algo así como una mezcla entre un fatality (movimiento final) de Mortal Kombat y uno de los golpes más duros de la serie Yakuza. Y, además, las peleas en general han ganado en profundidad y dinamismo con el aumento de las combinaciones de golpes que podemos realizar. Algunos de ellos incluso nos permiten desencadenar secuencias interactivas, al más puro estilo Resident Evil 4.

Aun así, parte del atractivo de Condemned 2 sigue estando en su ambientación. Los niveles que recorremos durante el juego son de lo más tétrico y descorazonador que hemos visto en un videojuego, os lo podemos asegurar. Si el original ya se las apañaba para ponernos los pelos de punta, aquí hay ocasiones en las que es necesario respirar hondo antes de cruzar una esquina. Además, aunque el número de enemigos no es especialmente alto (comparándolo con otros juegos similares) sí es cierto que estos son bastante persistentes y duros de vencer.

Cerrar