Un paseo de fin de semana

La conocida serie Cooking Mama se despide de Nintendo DS con una entrega similar a las anteriores, y llena de minijuegos para toda la familia.

Nintendo DS ha visto nacer y crecer un montón de series, muchas de ella enfocadas a un público que nunca antes había jugado a videojuegos. No obstante, ha llegado el momento de las despedidas. El cambio generacional (más lento de lo esperado, eso sí) que ha supuesto la llegada de Nintendo 3DS ha hecho que mucha series digan adiós a la veterana portátil. En este caso así ocurre con Cooking Mama. Una conocida saga que ahora presenta su último capítulo en la máquina. ¿El resultado? Una receta interesante, aunque poco hecha.

Excursión campestre

Aventuras en el Campo sigue, por lo general, lo visto en las últimas entregas de la serie. Es decir, presenta una mezcla de exploración, minijuegos y pruebas pensadas para toda la familia, especialmente para los más pequeños (y pequeñas) de la casa. En este Cooking Mama recorremos una isla llena de secretos, y dividida en diferentes zonas. Como podéis imaginar, cada una de ellas está repleta de retos, que hemos de superar para ir desbloqueando otras distintas.

De hecho, Aventuras en el Campo tiene, como su propio nombre indica, un carácter ciertamente aventurero. A medida que recorremos diferentes lugares, encontramos personajes y objetivos que van marcando el desarrollo del juego. La mayoría de ellos sencillos y no especialmente variados, pero entretenidos al fin y al cabo. Cosas como encontrar un número determinado de objetos, esquivar enemigos o recolectar algo para alguien. Lógicamente no estamos ante un Tomb Raider, precisamente, pero el título tiene sus dosis de exploración, como decíamos.

Aún así, la mayor parte del tiempo la pasamos, cómo no, participando en minijuegos. Estos resultan divertidos, si bien tampoco son nada que no hayamos visto en otros lanzamientos similares de Nintendo DS. Por ejemplo tenemos que lanzar piedras con un tirachinas a plátanos, recoger frutas en cestas, atrapar insectos, pelar manzanas, saltar troncos… Aunque existen juegos de distintas dificultades, la mayoría de ellos son muy fáciles. De hecho toda la aventura resulta recomendable para los más pequeños, puesto que los adultos podrán superar su modo historia en apenas unas pocas horas.

Por suerte el juego también tiene otros alicientes, como recolectar objetos secretos y tesoros ocultos, gracias a los cuales luego podemos decorar el campamento del que disponemos en la isla. Y tampoco podemos olvidar, una vez superado el modo principal (Exploración) la existencia de otros dos, en los que es posible repetir los minijuegos para mejorar nuestras marcas o bien echar un vistazo a todo lo que hemos ido consiguiendo.

Entrando ya en materia técnica, encontramos un título “correcto” pero bastante simple, tanto gráfica como sonoramente. El diseño de los personajes es prácticamente idéntico al de las anteriores entregas (es decir, caricaturesco y cartoon), y los escenarios carecen de detalle. Los minijuegos, la salsa del título, sí están algo mejor diseñados, pero en general, ya decimos, no hay demasiado que destacar en este sentido. La banda sonora está compuesta por melodías sencillas y algo repetitivas, lo mismo que los comentarios en castellano.

VALORACIÓN FINAL

Jugabilidad: Entretenido y fácil de jugar. Sus minijuegos cumplen en variedad y diseño, aunque en general es demasiado fácil. Un paseo por el campo, nunca mejor dicho.

Gráficos: A pesar de su sencillez, tanto los personajes como los escenarios resultan simpáticos. Son muy parecidos a los de las anteriores entregas, para bien y para mal.

Sonido: Melodías que acompañan sin brillar y voces repetitivas aunque en castellano. Poco que destacar en este apartado, pese a la localización a nuestro idioma.

Duración: Depende de nuestra habilidad, pero en general es bastante sencillo. Eso sí, podemos rejugarlo las veces que queramos para mejorar nuestras marcas.

Conclusión: Cooking Mama World: Aventuras en el Campo no es, a estas alturas, una revolución dentro de la esta simpática serie. Minijuegos, algo de exploración y un carácter infantil y desenfadado hacen de él una apuesta entretenida para los más pequeños de la casa o los menos experimentados en videojuegos. Suponemos que los usuarios más expertos lo hallarán demasiado facilón. Aún así, los aficionados a la saga lo encontrarán bastante entretenido.

Cerrar