La gran fiesta del fútbol

Sudáfrica es, este año, el destino obligado para todos los amantes del mundo del fútbol. Una cita mundialista que, como es habitual, tiene su reflejo en el mundo de los videojuegos.

Cada cuatro años, el mundo del fútbol se viste de gala para recibir una Copa Mundial. Todas las selecciones, estrellas y aficiones más importantes del momento se unen para crear un evento lleno de magia deportiva. Una magia que, como siempre, EA Sports ha intentado reflejar en un videojuego que cuenta con licencia oficial.

Fútbol de élite

Copa del Mundo FIFA 2010 presenta, básicamente, una leve evolución de lo que fue en su día FIFA 10 (posiblemente el juego de fútbol más aclamado de su momento). Eso no quiere decir que, como es lógico, no se hayan incluido algunas mejoras obligadas, como una física del balón algo más realista o una inteligencia artificial más elaborada, sobre todo a la hora de defender.

El número de opciones, aunque reducidas con respecto a lo habitual en la serie FIFA, es bastante generoso. Entre ellas encontramos Partido Rápido, Copa Mundial de la FIFA 2010 (en el que tenemos que llevar a nuestra selección desde sus primeros partidos hasta el propio mundial, fase de clasificación incluida y amistosos ídem, si así lo deseamos), o Capitanea tu País, una opción similar al Sé un Profesional de FIFA. Durante la misma tenemos que crear un jugador principiante y avanzar, yendo de lo más bajo de la selección que elijamos hasta capitanear a la absoluta en el Mundial. Un sueño a la altura del mismísimo Oliver Aton. Además, también podemos crear jugadores y editarlos, así como entrenar antes de enfrentarnos a los “modos importantes”.

Al igual que sucedía en aquéllas, este Copa del Mundo FIFA 10 portátil apuesta claramente por centrarse en lo que es el Mundial. Dicho de otro modo, el juego no incluye ligas ni plantillas nacionales (nada de Real Madrid, Barcelona y demás), sino que simplemente encontramos selecciones internacionales y modos que, como hemos visto, se basan en la cita mundialista. No obstante esta filosofía hace que, visualmente, cada detalle del evento de Sudáfrica esté muy presente: los hinchas vestidos con los colores de su equipo, los estadios, los jugadores… todo se parece a los partidos vistos en televisión. Está claro que nos hubiera gustado contar con más modos y opciones para hablar de un juego redondo, pero para eso es cierto que ya tenemos la serie FIFA “normal”.

Cerrar