Disparos a bocajarro

6983

El popular Counter-Strike regresa, con sus características intactas y respetando al máximo su esencia original. Hay algunas cosas que no deberían cambiar nunca. O al menos eso piensa Valve…

Counter-Strike es uno de esos juegos que no necesita presentación. Estamos convencidos de que este clásico shooter ha marcado la adolescencia de muchos de vosotros. ¿Quién no ha jugado al menos algunas horas con colegas en el ciber de la esquina?

Y no es casualidad. Adictivo, divertido y directo, Counter Strike tenía todos los ingredientes necesarios para disfrutar sin necesidad de muchas complicaciones. Básicamente la misma fórmula que recupera este nuevo Global Offensive. Como se suele decir, si algo funciona, ¿para qué cambiarlo?

Así pues, seguimos estando ante un título sencillo por naturaleza. Da igual que llevéis tiempo sin ponerle las manos encima a la saga o que seáis principiantes en ella. Es fácil cogerle el truco a un título que, en realidad, solo requiere velocidad y algo de pericia.

De hecho, no es casualidad que de sus cuatro modos de juego, dos de ellos lleven el nombre de “clásico”. Las opciones son: Casual Clásico, Competitivo Clásico, Demolición y Carrera de Armamentos. Más claro, agua.

Ni los modos son complejos, ni tampoco la forma de jugar. Aquí no encontramos las opciones progresivas ni de personalización que existen en otros shooters. Simplemente las habituales estadísticas que nos permiten medir las partidas y nuestra eficiencia comparándonos con otros usuarios de todo el mundo. Como ha sido siempre.

Valve no mentía al decir que Counter-Strike no iba a renunciar a su fórmula de siempre. Quizás algunos jugadores piensen que es demasiado simple, pero muchos otros lo agradecerán. Dos bandos, malos y buenos, terroristas (entre ellos una banda muy similar a ETA que ha causado mucha polémica) y soldados, y partidas para verse las caras sin adornos de ningún tipo.

Counter-Strike Global Offensive sigue siendo un juego que no pretende engañar a nadie: hay lo que hay, y para muchos será más que suficiente.

 

 

Al principio de cada partida, como es costumbre, podemos comprar armas. Luego, en función de nuestra puntería y los enemigos que logremos abatir, podemos ir mejorando en cada ronda nuestro arsenal y equipo.

Tampoco los niveles distan demasiado de la herencia clásica. Seguimos encontrándonos con escenarios que cumplen con su cometido: orientar partidas directas y dinámicas. Nada de lugares especialmente amplios o rebuscados, pero sí diseñados para que cada encuentro sea emocionante.

Para los no iniciados dentro de la saga, existe la opción de jugar offline o la llamada Pista de Entrenamiento. Son juegos muy sencillos y simples, claramente pensados para mejorar nuestra destreza, sin intentar compensar o sustituir el multijugador. Sobra decir que si se busca un título para también disfrutar en solitario, mejor buscar en otra parte.

Dicho todo esto, ¿qué encontramos entonces de nuevo Global Offensive? Para empezar, un evidente lavado de cara. Tampoco en este sentido el juego puede compararse con otros grandes, pero sí cuenta con texturas y animaciones correctas para los tiempos que corren. Algo básico.

Quienes jugaran en su día a las anteriores entregas, notarán una evolución clara, aunque se ha respetado tanto la estética como el acabado final. Incluso si hace bastante que no jugamos a Counter-Strike, puede que incluso nos parezca que nada ha cambiado. Aunque insistimos, la evolución se nota, aunque a veces nuestra memoria sea muy condescendiente con el pasado.

También encontramos algunas otras cosas nuevas, como menús más intuitivos, alguna que otra arma que debuta y nuevas localizaciones. Más que nade meros adornos, ya que el conjunto del juego es, ya decimos, el de siempre.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Tan básica y adictiva como siempre. Es imposible echarse una sola partida.

Gráficos: Cumplen. No son revolucionarios, pero suponen una cierta evolución.

Sonido: Una banda sonora discreta y con comentarios en inglés, aunque subtitulados.

Duración: Tanto como tardemos en aburrirnos, como siempre.

Conclusión

Counter-Strike Global Offensive ha optado por una postura muy clara: alejarse de otros shooters actuales y mantenerse fiel a sí mismo. La misma jugabilidad, una leve mejora gráfica y el mismo adictivo desarrollo de siempre. O lo tomas o lo dejas, pero está claro lo que hay.

————————————————————————————————————————————-

– Juegos relacionados

Call Of Duty: Modern Warfare 3

Battlefield 3

Medal of Honor: Warfighter

– No te quedes solo en el juego

LibroLa Guerra Interminable de Joe Haldeman

PelículaCounterstrike de Jerry London

CanciónHunger Strike de Temple Of The Dog

Cerrar