El futuro es ahora

5951

La batalla por la Tierra continúa. Pero en este caso las exóticas selvas del Pacífico dejan paso a Manhattan, donde se concentra una nueva invasión alienígena. Acción de corte futurista para una secuela que estrena plataformas y motor gráfico.

Parece que los ruegos de miles de usuarios de consola se han cumplido, y después de marcar un antes y un después en ordenadores, la serie Crysis aterriza por fin en PlayStation 3 y Xbox 360. ¿Significa esto que para ello ha tenido que reducir sus virtudes técnicas y jugables? En absoluto. El juego de Crytek sigue siendo todo un referente tecnológico.

New York Groove

Crysis 2 empieza tan rápido como suele ser habitual dentro de su género. Tras una pequeña narrativa que nos pone en situación, el juego nos manda de lleno a luchar contra una invasión alienígena. Esta vez el campo de batalla es Manhattan, cambiando las localizaciones selváticas de la primera parte por una gran urbe.

Pero que nadie piense que estos nuevos aires alteran el concepto del juego: nada más lejos de la realidad. A los pocos minutos de dar comienzo la aventura volvemos a vestir una vez más el nanotraje de la primera parte. Una especie de armadura capaz de proporcionarnos poderes especiales: velocidad, fuerza, energía e invisibilidad. Gracias a estas habilidades, el juego ofrece un abanico bastante amplio de opciones jugables, puesto que solo nosotros elegimos la manera en la que queremos eliminar a los numerosos enemigos.

Al igual que sucedía en el original para PC, en Crysis 2 todo funciona gracias a los escenarios que alberga el título. Estos son amplios, se muestran llenos de detalles y permiten que las posibilidades tácticas de nuestro traje se potencien. Y es que Crysis 2 vuelve a ser una aventura de acción en primera persona de lo más compacta. Gran parte de su éxito estriba en la inteligencia artificial de los enemigos, que de nuevo nos ponen las cosas realmente duras, sobre todo en los niveles más altos de dificultad. Salvo en contadas ocasiones, sus comportamientos resultan impredecibles y creíbles en todo momento.

Pero además de la campaña original del juego, que vuelve a ser sensiblemente más larga de lo habitual dentro del género, el título cuenta una vez más con un completo multijugador. No se puede decir que sus modos sean un canto a la originalidad precisamente, pero resultan trepidantes y ayudan a aumentar considerablemente la duración del título.

En lo concerniente a sus gráficos, Crysis 2 es, gracias a su realismo y cuidado aspecto, uno de los juegos más impresionantes que han aparecido en PlayStation 3 y Xbox 360. Y más si jugamos en un televisor 3D. Eso sí, hay que reconocer que la versión de PC es algo inferior en este campo a la que disfrutamos en Crysis, posiblemente como consecuencia de haber tenido que diseñar el juego para consolas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar