El cazador perfecto

8476

La tercera parte de esta conocida saga de Electronic Arts ve finalmente la luz. ¿Ha alcanzado Crytek el nivel de calidad esperado?

Cada  día parece más inevitable que cada vez que una gran producción ve la luz, lo haga rodeada de una gran polémica. Y, a diferencia de otras industrias subjetivas como la del cine o la música, en los videojuegos las críticas suelen llegar expuestas de forma terroríficamente unánime. Eso es algo que la saga Crysis de Crytek sabe bastante bien.

Después de una primera entrega revolucionaria y una segunda que dejó al público un tanto frío, la trilogía se completa con un lanzamiento que parece no haber terminado de satisfacer a todos por igual. Nosotros ya lo hemos terminado y os podemos asegurar que se trata de un gran juego. Con sus pros y sus contras, como siempre, pero notable al fin y al cabo.

No descubrimos América al decir que lo más impresionante de Crysis 3 es su poderío gráfico. Se trata de un lanzamiento que consigue lo que parecía imposible: sorprender a estas alturas de generación. Hay momentos puntuales (cuando entramos en Nueva York, la presa) que se quedan grabados en la retina por su grandeza y espectacularidad. Incluso en consolas se trata de un juego muy llamativo.

Ahora bien, tampoco se puede decir que Crysis 3 sea un cascarón vacío. Está claro que Crytek no ha sabido dar a su serie el carisma de otras, pero aún así el desarrollo es perfectamente lógico, y no cae en los infantilismos de otras series supuestamente mucho más exitosas o aceptadas por el público. Algunos detalles, como la relación entre el protagonista Prophet y nuestro compañero Psycho, incluso tienen su propio interés argumental que se va desglosando poco a poco.

Por lo demás, el guión del juego propone una odisea de corte futurista en la que tenemos que utilizar los poderes de nuestro nanotraje para erradicar una amenaza extraterrestre que hace peligrar el propio mundo. Dicho traje nos permite, como de costumbre, tener poderes increíbles como fuerza sobrehumana, un salto de varios metros o la posibilidad de hacernos invisible.

Aunque resulta prácticamente imposible desarrollar un juego que convenza a todos por igual, Crysis 3 lo intenta. Por un lado es una experiencia tan trepidante y visual como Call of Duty. Pero también pretende ofrecer un desarrollo más abierto y plagado de opciones tácticas, sin renunciar a los tiroteos constantes demandados por cualquier fan de la acción.

¿El resultado? Bastante convincente en todos los sentidos, pero sin llegar a brillar del todo en ninguno.

Crysis 3 no es, como era de esperar, un juego abierto. Más bien lineal en el que tenemos que cumplir objetivos yendo de un lugar a otro y terminando con los enemigos que encontremos de por medio. Lo interesante es que los escenarios son, como decíamos, bastante amplios y engañan, dando la impresión, sobre todo al principio, de que el juego está menos guiado de lo que lo está en realidad.

También podemos elegir de qué forma queremos afrontar las misiones. Por un lado Crysis 3 nos permite actuar con sigilo, aprovechando las ventajas del nanotraje para acercarnos a los enemigos sin ser vistos y eliminarlos con disimulo. En este sentido, el nuevo arco del juego resulta de un valor inapreciable (incluso podemos recuperar las distintas flechas de los cadáveres).

Por el contrario, en los niveles más bajos de dificultad es posible superar un nivel sin prácticamente verse las caras con ningún enemigo, por lo que resulta recomendable jugar al título en uno de los más avanzados, a poco diestro que seamos.

Más aún si tenemos en cuenta que la campaña principal apenas ronda las cinco o seis horas.

Los enemigos tampoco ayudan demasiado. Por lo general cumplen, pero tampoco son todo lo inteligentes que podrían; y en un juego de esta magnitud, eso se nota. Crytek sigue teniendo la espinita de la inteligencia artificial clavada en la saga.

Pero si lo preferimos, el juego también puede convertirse en un festival de disparos de todos los colores. También de esta forma Crysis 3 resiste, aunque sin llegar a despuntar. El arsenal que encontramos en nuestro avance es variado y nada tiene que envidiar al de otros shooters. En el camino damos con pistolas, escopetas, rifles, ametralladoras y todo tipo de armas de fuego, que además son bastante distintas entre sí y responden de maravilla.

Tampoco faltan momentos muy peliculeros, de esos diseñados con la firme intención de dejarnos con la boca abierta mientras el juego saca pecho ante su aspecto visual. Ni siquiera los tópicos como la ya repetida escena de tren descontrolado o la ruptura de una presa faltan a la cita.

Por último, la jugabilidad del título se completa con algunos pirateos (abrir puertas, desactivar torretas, etc.) que llevamos a cabo mediante un sencillísimo minijuego de precisión.

 

La relativamente corta campaña se ve a su vez complementada por el multijugador de turno, absolutamente necesario en cualquier FPS de estas características. En él encontramos partidas entretenidas y tan llenas de acción como el juego individual, pero que siguen sin innovar demasiado.

Los típicos modos de siempre están ahí (enfrentamientos, luchas por equipos, capturar la bandera…), pero lo que realmente llama la atención es el modo Cazador, en el que uno de los dos bandos tiene que eliminar al otro. ¿Lo más interesante? Que el primero cuenta con los poderes del nanotraje y el otro no. En la siguiente ronda cambian los roles.

Donde no se puede poner ningún “pero” es en el apartado técnico, como ya adelantábamos al principio del análisis. Crysis 3 es un juego firme e incluso sorprendente, algo insólito para los tiempos que corren. Cada aspecto está cuidado hasta el esmero: unos escenarios llenos de detalle (vegetación, ruinas), los personajes tienen una calidad asombrosa y los efectos son de lo mejor que hemos visto. El comienzo del título bajo la lluvia o las explosiones que salpican la aventura son impresionantes. Igual que la iluminación. Quizás los interiores no son tan alucinantes y en algunos momentos el juego tiene algún despiste técnico que otro, pero sería ser muy rebuscado criticarlo por esos pequeños lapsus.

La banda sonora también se mantiene a un gran nivel, aunque lo más memorable en este sentido es sin duda el doblaje en castellano llevado a cabo por reconocidos actores profesionales.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Da muchas opciones al jugador sin renunciar a una gran espectacularidad.

Gráficos: De lo mejor de la generación. Algunos momentos son épicos.

Sonido: El doblaje y la banda sonora merecen por sí mismos la compra del juego.  

Duración: La campaña dura bastante poco, unas cinco o seis horas. Es un shooter…

Conclusión

Crysis 3 no es, quizás, el shooter perfecto que algunos esperaban. Pero no conviene engañarse, incluso así sigue siendo uno de los juegos de acción más entretenidos, convincentes y vistosos que hay en el mercado. Merece la pena.

————————————————————————————————————————————-

Juegos relacionados

Crysis, la saga

No te quedes solo en el juego

PelículaSoy Leyenda de Francis Lawrence

NovelaApocalipsis de Stephen King

CortoKing of Thorn de Yuji Iwahara

Publicaciones relacionadas

Cerrar