La acción del mañana

Llamado a liderar una nueva generación de juegos, este lanzamiento de CryTek nos pone en mitad de una guerra entre humanos y extraterrestres en una remota isla. Ciencia ficción y acción que evolucionan la fórmula del conocido Far Cry.

Crysis nos lleva de nuevo (no es el primer videojuego que lo hace) a Corea del Norte. Es allí donde un equipo de científicos investiga evidencias de lo que parece ser una tecnología superior a la humana, posiblemente perteneciente a otra raza. Rápidamente el ejército norcoreano secuestra a los científicos, dando comienzo a una crisis que nosotros debemos solucionar.

Más que un hombre

Para ello formamos parte de un grupo de especialistas conocido con el nombre en clave de Nomad. Pero nuestra principal arma no es otra que un traje especial que nos proporciona habilidades prodigiosas, como hacernos casi invisibles (a lo Depredador), lograr tener resistencia sobrehumana, gran velocidad, fuerza, etc.

Entrando ya en materia, Crysis es un juego de acción en primera persona que sigue los pasos de Far Cry (la anterior obra de sus autores), aunque evolucionando su fórmula jugable en muchos aspectos. En primer lugar, el título mezcla escenarios de gran tamaño, un amplio número de objetivos y bastante libertad de acción (al menos para lo que es habitual dentro de los cánones del género), con un desarrollo intenso y directo. De hecho, cuando el juego tiene que pasar a ser más lineal y cinematográfico, también sabe adaptarse, algo que ocurre sobre todo en su recta final. Este logrado ritmo hace que las alrededor de quince horas que dura la campaña individual del juego se mantenga en todo momento un clima de tensión que asegura las emociones fuertes.

De cualquier forma, Crysis es un título de acción bastante abierto en lo que a posibilidades se refiere. Gracias a las ya mencionadas habilidades de nuestro traje-armadura tenemos muchas maneras diferentes de derrotar a los enemigos. Si queremos podemos hacernos invisibles y atacar sin ser vistos, usar nuestra fuerza para enfrentarnos directamente, etc. Eso sí, hay que tener en cuenta que dichos poderes no duran eternamente, sino que permanecen activos un tiempo determinado. Aunque se regeneran rápido, hay que ser prudentes y hacer un buen uso de ellos, lo que aumenta el componente táctico del juego.

Pero, sin duda, el aspecto que más fama ha dado al juego de CryTek (o uno de los que más) ha sido la inteligencia artificial de los enemigos. Estos, lejos de comportarse de manera genérica y repetitiva, son bastante astutos y son capaces de llevar a cabo las más impredecibles maniobras, tanto a la hora de atacar como de defenderse. Algo que, sumado a la importante variedad de rivales a los que nos enfrentamos, ayudan a que el desarrollo sea variado y realista. Además, si elegimos alguno de los niveles de dificultad más altos de los cuatro que hay a nuestra disposición, la cosa se pone realmente complicada durante los tiroteos.

Gráficamente, Crysis ha sido uno de los juegos que más ha dado de qué hablar en los últimos años. ¿El motivo? Visualmente hay que reconocer que se trata de un juego muy realista, gracias al detalle con el que están recreadas las selvas que forman los escenarios, y por la forma en la que se han trabajado los efectos de iluminación y texturas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar