Análisis de Cuphead para Nintendo Switch – ¡Por todos los diablos, qué gran adaptación!

La llegada de Cuphead a la híbrida supone uno de los mejores títulos de su catálogo actual.

cuphead en nintendo switch

Cuphead ha sido uno de los videojuegos mejor valorados del catálogo de Xbox One en los últimos años, debido a una propuesta especialmente cuidada y que supone un reto superlativo para los jugadores más exigentes con la dificultad. El trabajo de Studio MDHR ha sido sensacional, consiguiendo el reconocimiento de público y crítica en su paso por la consola de Microsoft. Ahora, gracias a la alianza de los de Redmond con Nintendo, el título aterriza en Nintendo Switch, ofreciendo una de las mejores propuestas que se puedan disfrutar en la híbrida de la compañía japonesa.

Las tazas locas de un parque de atracciones colosal

Por si no lo sabes a estas alturas, Cuphead cuenta la historia de los hermanos con forma de taza, el que le da nombre al videojuego y Mugman, quienes son condenados por el diablo a cederle sus almas tras perder a una partida de dados con él. No obstante, pueden salvarse si cumplen ciertos contratos que les entrega la deidad maligna, eliminando a deudores que tienen cuentas pendientes con él. A partir de aquí, la premisa de Cuphead es sencilla: eliminar a los jefes que no han cumplido sus tratos con el diablo para intentar conseguir la redención. Aunque, por supuesto, es mucho más sencillo en la teoría que en la práctica.

Y es que el parque de atracciones en el que se convierte Cuphead desde el primer momento es una orquesta de sensaciones que aportar frustración y superación solo aptas para los jugadores más insistentes y preparados para marearse con los incesantes giros de las batallas, como si se trataran de la atracción de las tazas locas. Es una explosión de color con tono añejo que consigue encandilar a los paladares más exquisitos y ahora también con la capacidad de ser disfrutado en cualquier parte.

El título que necesitaba Nintendo Switch para un catálogo de ensueño

cuphead jefe

Poco se puede decir al respecto de Cuphead que no se haya dicho a estas alturas: los tres millones de unidades vendidas por el título de Studio MDHR hablan por sí solas. La propuesta es una de las más desafiantes de los últimos tiempos, pero también ofrece variedad en sus premisas principales. Aunque lo que destaca realmente son los combates contra jefes de lo más variados y originales, puesto que no hay una batalla igual a la anterior, también dispone de niveles de disparar y avanzar con los que la frustración puede ser incluso mayor. Esto aportar frescura a la jugabilidad y permite «descansar» de las peleas contra los malhechores que se la han jugado al diablo.

En lo relativo a Nintendo Switch, cabe destacar que es un videojuego que le viene de perlas a la consola híbrida, pues suma una propuesta completamente diferente y acertada al catálogo del que dispone la consola en la actualidad. Los saltos, disparos, esquivos, los golpes y las innumerables muertes de Cuphead se han abierto un enorme hueco entre los grandes títulos de las firmas más significativas de Nintendo para convertirse en un imprescindible para cualquier poseedor de la consola.

Estilo clásico como fórmula perfecta

cuphead niveles scroll

Uno de los grandes motivos del éxito de Cuphead es su capacidad para rescatar el estilo clásico cartoon de los años 30, cuando Disney comenzó a demostrar su potencial con la animación. Por otro lado, la jugabilidad más destacada de los shoot em up de los año 80 y 90 en el mundo de los videojuegos consigue ofrecer un producto soberbio que también cuenta con identidad propia. Esto supone que Cuphead se convierte en un título en el que tener un mínimo respiro resulta prácticamente impensable. Sin embargo, dentro de todo el agobio que supone esquivar los constantes ataques de los enemigos, Studio MDHR ha conseguido aportar el equilibrio necesario.

Y esto se traduce en que en Cuphead todo transcurre de manera muy rápida, por lo que es realmente complicado que un nivel se extienda más allá de los cinco minutos de duración. Esto añade un componente realmente adictivo a las batallas, aportando esa sensación de poder vencer al enemigo en cuestión con un intento algo más pulido, lo que se traduce en una irrefrenable adicción que puede traducirse en decenas de intentos infructuosos hasta alcanzar el objetivo final. Con todo ello, la ligereza y la accesibilidad son las piedras angulares de la propuesta. Por otro lado, la posibilidad de afrontar varios niveles al mismo tiempo aporta que la frustración sea menor, pudiendo abandonar temporalmente uno de los jefes si se atraganta más de la cuenta.

Una adaptación sublime

cuphead juego cooperativo

En lo referente a Nintendo Switch, que es lo que nos ocupa en este análisis, hay que destacar que el traslado a la consola híbrida es soberbio en todos los sentidos. Es posible que en los primeros compases la jugabilidad con los Joy-Con pueda hacerse algo pesada, pero una vez te adaptas a ellos, el manejo es perfecto, por lo que no supone ningún tipo de problema a la hora de hacer frente al enorme reto que propone Cuphead. También cabe destacar en este sentido que es una premisa que se cumple en modo portátil, pero que puede dificultar la tarea si tu elección es jugar en el televisor, donde la mejor opción posiblemente sea el mando pro de Nintendo Switch.

Con todo ello, una de las posibilidad más atractivas para la consola híbrida es la posibilidad de jugar en cooperativo, aunque se echa en falta esta funcionalidad en línea para poder disfrutar del título con amigos vía online. No obstante, es algo salvable comprobando la delicia que supone esta adaptación a niveles de fluidez, ya que la propuesta se desarrolla de manera sensacional en todos los sentidos, aportando animaciones que nada tienen que envidiar a las versiones de Xbox One y PC.

Como último apunte hay que destacar que se ha realizado** una genial localización de los textos al castellano y se han modificado algunos aspectos de las animaciones** para conseguir un resultado mucho más pulido si cabe que la propuesta original. Y todo ello teniendo en cuenta que aún queda por llegar el DLC que ampliará el título, por lo que la diversión con Cuphead en Nintendo Switch no ha hecho más que empezar.

Un desafío a la altura de la magia de la consola híbrida

diablo en cuphead

En definitiva, Cuphead se ha convertido en uno de los videojuegos imprescindibles en Nintendo Switch. Su frescura, fluidez y ligereza lo convierten en uno de los títulos perfectos para la consola híbrida, permitiendo disfrutar de un reto accesible en cualquier lugar y en cualquier momento. El traslado del título lanzado originalmente en Xbox One es sensacional, por lo que incluso aquellos que lo probaron en su día en la consola de Microsoft podrán retornar al infierno de Cuphead de la mejor manera posible. Sin duda, uno de los juegos del año para los poseedores de la consola de Nintendo.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar