La comedia final – Análisis PSP

La inmortal obra de Dante, La Divina Comedia, también ha llegado a PSP. Un juego inspirado por la joya literaria medieval de la que toma nombre, así como por juegos como el conocido God of War.

Cuando un título tiene un éxito arrollador, es normal que le salga competencia más o menos influida por él. Este es el caso de la serie God of War de Sony, que debutara arrolladoramente en PlayStation 2 y se confirmara tanto en PSP como en PlayStation 3. A su sombra han nacido muchos juegos de acción similares, y este es el caso de Dante’s Inferno. Un juego firmado por Visceral Games (los responsables del conocido Dead Space) y basado en la atemporal La Divina Comedia.

Épica cristiana

De todas formas, hay que reconocer que estamos ante una adaptación muy libre del clásico literario. Al igual que en PlayStation 3 y Xbox 360, Dante’s Inferno da comienzo en las Cruzadas. Un periodo histórico que poco o nada tiene que ver con el libro original, pero que en esta ocasión cobra un protagonismo excepcional. Es durante estas luchas cuando el Dante protagonista del juego se enfrenta a la mismísima muerte y le arrebata su guadaña, al más puro estilo Castlevania. Después de este tutorial, el juego supone un viaje por los nueve círculos del Infierno que el Dante clásico narraba en su obra.

Así pues, Dante’s Inferno para PSP supone un fiel reflejo del juego original,  sólo que adaptado a la consola de Sony. Esto se traduce en un juego de acción a lo God of War o Ninja Blade en el que nos vemos las caras con todo tipo de enemigos (algunos finales) que tenemos que derrotar mediante combos. Igualmente, el juego cuenta con algunos momentos de plataformas (menos que en el original) y ciertos puzles, que no nos llevan demasiado tiempo ni esfuerzo superar. En total unas seis horas en las que la acción está servida.

No obstante, la principal singularidad de Dante’s Inferno con respecto a sus hermanos de género está en la posibilidad de liberar o castigar a algunos de los personajes a los que nos enfrentamos. Y es que, al igual que en el libro, el Infierno está llenito de personaje famosos (de su época, claro) cuya eternidad pasa por nuestro juicio moral. En función a lo que decidimos, desbloqueamos unas habilidades u otras. Y dado que el juego tampoco dura tanto, es mejor elegir bien.

Por último, los gráficos, aunque carecen de la profundidad que presentan en las versiones de este mismo juego de PlayStation 3 y Xbox 360, siguen manteniendo esa estética religiosa y malvada capaz de poner los pelos de punta. Al fin y al cabo pasear por el Infierno nunca ha sido un camino de rosas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar