Plataformas multicolores

Los juegos de aires plataformeros son uno de los géneros más cuidados y notables de Wii. Y para dotar a este popular género de más popularidad aún, THQ nos presenta una aventura realmente sugerente, refrescante y multicolor: de Blob.

En los tiempos que corren, cada vez es más raro encontrar títulos que ofrezcan unos niveles mínimos de originalidad e innovación. Por eso mismo destaca tanto esta nueva propuesta de Blue Tongue y THQ, exclusiva para Wii, que está protagonizada por un héroe de extraña apariencia, Blob.

Bolas de colores

La trama que da vida a esta alocada aventura es bastante sencilla, si bien derrocha simpatía por los cuatro costados. Resulta que en una ciudad ficticia llamada Prisma City está sucediendo un hecho realmente insólito: el color de todos sus parajes, objetos y edificios está desapareciendo. ¿Y eso por qué? Pues porque según parece al malvado Comrade INK no le va mucho eso de las tonalidades, por lo que con la ayuda de su tronchante ejército está despojando de todo el colorido a dicha urbe. Y así las cosas, solo un héroe puede traer de nuevo la vida y el color, ¡Blob!

¿Y quién es ese Blob?, os preguntaréis. Pues pensad en él como en una bola de tamaño variable con ojos y boca similar a las que tantas veces habéis visto en los botes de Blandi-Blub. Pero no penséis que se trata de un “bicho” cualquiera, puesto que posee una curiosa habilidad: Blob es capaz de absorber toda clase de pinturas, como si se tratara de una esponja.

Precisamente, la mecánica de juego de de Blob se basa justamente en eso. Controlando a nuestro intrépido “personajuelo”, tarea que por cierto se lleva a cabo mediante el Wiimote y el Nunchaku, debemos recorrer los variados decorados pertenecientes a la ciudad mientras pintamos los escenarios de los colores que sean pertinentes. Este objetivo podemos conseguirlo de manera relativamente sencilla, ya que basta con encontrar un pequeño lago, río o charco de pintura para zambullir a nuestro héroe en él y, acto seguido, manchar todos los objetos y edificios con dicho tinte.

Pero claro, no todo iba a ser coser y cantar. Durante las fases debemos tener cuidado con un buen número de enemigos, los cuales intentarán por todos los medios impedir nuestro propósito. Aún así, los combates son bastante escasos a lo largo de toda la aventura, predominando otros factores como la exploración y las plataformas.

Otro elemento que no podemos dejar de comentar porque forma parte de la propia esencia de de Blob es su sentido del humor. Durante todos los niveles nos reiremos más de una vez con las ocurrencias de los múltiples personajes que encontramos por Prisma City, especialmente con los enemigos, que no paran de hacer el “indio” ni un momento.

Dicho sentido del humor está bien apoyado en un apartado visual desenfadado, alegre y bastante sólido, a lo que se suman efectos sonoros graciosos a más no poder y una banda sonora interactiva. Puede que no sea un título que vaya a gustar a todos los usuarios de Wii y, de igual forma, no supondrá ningún reto para los usuarios más expertos. Pero desde luego de Blob es un alarde total de simpatía y originalidad.

Cerrar