Terror asimétrico

Tras pasar todo un año en exclusiva en PC, Dead by Daylight aterriza en consolas de nueva generación para competir con Friday the 13th con una propuesta de terror enfocado única e íntegramente al multijugador online. Tras haber pasado muchas horas inmersos en este port para PlayStation 4 y Xbox One te contamos nuestras impresiones sobre una de las sensaciones del pasado año 2016.

El género de terror no ha atravesado sus mejores momentos en los últimos años, al menos en el campo de los videojuegos. Sin embargo, algunos creativos han tratado de hacer algo diferente para sorprender a la comunidad y convertirse en los grandes referentes de la época. El P.T. Demo de Hideo Kojima sería un buen ejemplo de ello, aunque uno más reciente lo encontramos en Dead by Daylight, de Behaviour Interactive.

Aprovechando el anuncio del ahora ya lanzado Friday the 13th, este estudio canadiense decidió desarrollar un videojuego de características similares. El resultado fue Dead by Daylight, un título de terror asimétrico en el que cuatro supervivientes deben colaborar entre sí para poder escapar de un escenario en el que campa a sus anchas un terrorífico asesino, cuya misión como es evidente es dar caza a todo aquel que encuentre en la zona.

Esta versión que acaba de llegar a las consolas de nueva generación, concretamente a PlayStation 4 y Xbox One, aterriza con gran parte del contenido que se ha ido creando para el original de PC. Después de haber pasado muchas horas disfrutando (y sufriendo) de la versión de PlayStation 4 te contamos todas sus bondades y sus defectos, pues al ser un juego de desarrollo de bajo presupuesto cuenta con una de cal y una de arena.

El elenco de personajes y mapas que hemos podido disfrutar en la versión de PlayStation 4 ha llegado recortado con respecto a la de PC si tenemos en consideración todos los DLCs que han ido llegando a lo largo de todo esto año. En total tenemos siete supervivientes (cada uno con sus habilidades propias, aunque en última instancia siempre podremos conseguirlas todas con cada uno de ellos), seis asesinos (la bruja, el trampero, la enfermera, el pueblerino, el doctor y el fantasma).

Asimismo contamos con media decena de mapas que tienen la particularidad de tener variantes. No obstante, en esta categoría es en la que notamos mayor escasez, pues los cambios son muy poco notorios y en todos los mapas encontramos los mismos elementos: sótanos, armarios para esconderse, tablas de madera, generadores, ganchos y puertas de escape. El más diferente es el del hospital (que se incorporó recientemente en PC junto al doctor y a la superviviente Fen Ming), aunque a fin de cuentas todos son muy similares cuando nos ponemos a jugar en ellos.

El objetivo del juego es muy sencillo de explicar, pues al fin y al cabo solo tenemos un modo de juego (aunque podemos disfrutarlo desde la perspectiva del asesino y del superviviente). Si escoges ser el superviviente deberás colaborar con tus compañeros para encender cinco de los ocho generadores que hay distribuidos en cada mapa. Una vez logrado (lo cual no será sencillo), deberás acudir a una de las dos puertas de escape y abrirla para poder escapar y ganar la partida.

Es más fácil decirlo que hacerlo, pues el asesino no estará por la labor. Su tarea es la de conseguir que no escape nadie. Para ello debe golpear en dos ocasiones a un superviviente (una para debilitarlo y otra para tumbarlo en el suelo) y después cogerlo para colgarlo de un gancho. Los supervivientes tienen múltiples modos de ayudar a sus compañeros caídos: pueden curarlos cuando están debilitados, levantarlos cuando están en el suelo o sacarlos del gancho cuando están colgados, aunque los asesinos tienen interesantes habilidades para evitar que todo ello suceda.

Lo peor de Dead by Daylight es encontrarnos con jugadores que no entienden las mecánicas del juego. Nos referimos a un asesino que nos cuelga en un gancho y no se mueve de nuestro lado para evitar que nos rescaten (mientras tanto el resto de supervivientes van reparando generadores, por lo que es el asesino quien más pierde) o a un grupo de supervivientes que solo miran por sí mismos y nos abandonan a nuestra suerte cuando ven que pueden correr el más mínimo peligro.

Es por ello que en muchas ocasiones jugar acompañados de amigos es la opción más sensata, aunque el título de Behaviour Interactive es divertido en todas las circunstancias, incluso cuando los compañeros o rivales no están a la altura. Al fin y al cabo todas las maneras de jugar son legítimas y cada uno debe jugar sus cartas como prefiera. Para impedir que el asesino nos capture tenemos diversas alternativas. Podemos despistarle o perderle de vista, aunque la más efectiva de las formas es tirarle un tablón de madera encima para aturdirle y que pierda un valioso tiempo.

Dependiendo de nuestro rendimiento en las partidas conseguiremos los llamados puntos de sangre, que podemos invertir en la red de sangre. Cada personaje (tanto superviviente como asesino) tiene su propia red y, por lo tanto, su propio avance en los niveles. Para subir de nivel debemos “comprar” todos los ítems que aparezcan en la página con los puntos de sangre conseguidos.

Entre ellos encontraremos habilidades que nos facilitarán mucho la vida en las partidas, objetos (botiquines para curarnos, cajas de herramientas para reparar con mayor velocidad los generadores o linternas para cegar al asesino y que suelte a un compañero que se dirigía a un muerte), accesorios para estos objetos y las llamadas ofrendas, que nos permiten modificar los parámetros de una partida, como hacer que haya más niebla, una luz de luna más o menos intensa o conseguir más puntos de sangre.

Una de las grandes fortalezas de Dead by Daylight es que cada superviviente y cada asesino tiene una forma de jugarse (y de jugar contra él), por lo que conocerlos en profundidad es clave para poder sobrevivir o acabar con ellos, dependiendo de nuestra situación. De este modo se nos presenta un divertidísimo multijugador que nos ofrece una experiencia totalmente distinta cada vez que iniciamos una partida y que aunque no es excesivamente variado en el número de personajes y mapas siempre consigue sorprender generando nuevas y tensas situaciones.

Lamentablemente no todo en este título son buenas noticias y a continuación debemos pasar a dar las más negativas, que en su gran mayoría hacen referencia al port que Behaviour Interactive ha realizado para consolas, en concreto para la de PlayStation 4 que hemos probado. A lo largo de nuestras múltiples partidas nos hemos encontrado con problemas de todo tipo: crasheos, tiempos de carga infinitos, caídas de conexión de los rivales e incluso lag muy notorio que volvía injugable algunas partidas.

El gran problema de Dead by Daylight es que la partida es responsabilidad del asesino, de modo que si este tiene una mala conexión lo sufriremos todos los jugadores. En ocasiones hemos intentado huir de un asesino y el lag provocaba que no supiéramos dónde estábamos y que acabáramos siendo capturados por la imposibilidad de escapar con garantías y sabiendo adónde íbamos. Eso no es todo, si un asesino decide desconectarse de la partida todos los supervivientes se verán afectados: se nos echará de la partida, en ocasiones perderemos los puntos de sangre que habíamos conseguido y si llevábamos menos de 10.000 puntos caeremos de rango competitivo. Un despropósito.

En el rol del asesino, que juega en primera en lugar de en tercera persona, también hemos tenido sensaciones encontradas. Aunque en la mayoría de las ocasiones el juego ha ido a la perfección, la baja tasa de frames por segundo (no llega a los 30 estables, lo que lo hace muy incómodo en algunas ocasiones), dificulta la tarea de atrapar supervivientes, aunque por regla general es mucho más sencillo (y a nuestro juicio aburrido) jugar como asesino que como superviviente.

Gráficamente Dead by Daylight es bastante justo. Los escenarios son repetitivos y los diseños y modelados de algunos personajes dejan bastante que desear. Pese a que las animaciones tampoco están a la altura nos encontramos con un título resultón a grandes rasgos y brillante en lo sonoro, ya sea en los sonidos que emiten los diferentes asesinos como en los efectos de sonido, pasando por un tema principal pegadizo y aterrador. Aunque el videojuego se encuentra traducido al castellano, algunos textos como los consejos previos a cada partida aparecen en perfecto inglés.

Joel Castillo

Jugabilidad: El videojuego de Behaviour Interactive es tremendamente sencillo de jugar en cuanto a los controles y aunque no tiene muchos modos de juego la variedad de supervivientes y asesinos y la posibilidad de jugar en ambos roles es un punto añadido que lo vuelve distinto a casi cualquier juego de terror existente. Lo juegues solo o con amigos, Dead by Daylight es diversión asegurada pese a los problemas técnicos.

Gráficos: Probablemente estemos ante el punto más débil del título multijugador asimétrico. La tasa de frames por segundo es ridículamente baja, lo que en ocasiones lo hace incómodo de jugar (especialmente en el rol de asesino) y en cuanto a potencia bruta nos encontramos con modelados y animaciones muy poco trabajados. Pese a ello el título cumple con lo que necesita para llegar a su fin último.

Sonido: Los gritos de los asesinos, los lamentos de los supervivientes, el tema musical principal y los sonidos ambientales. Todo contribuye a hacer del sonoro uno de los apartados más destacados de Dead by Daylight. A ello, eso sí, debemos añadir la curiosa y extraña mezcla de idiomas que se producen en los textos del videojuego, aunque no existe ninguna voz comprensible que deba ser doblada.

Duración: Como cualquier videojuego centrado única y exclusivamente en el multijugador, Dead by Daylight te ofrecerá tantas horas de diversión como sea capaz de engancharte. De entrada contamos con un solo modo de juego (con dos perspectivas diferentes, eso sí) y un catálogo de personajes y mapas limitado, aunque cada uno de ellos es un mundo y nos ofrece diversión desde muchos puntos de vista. Esperamos que los DLCs que han ido llegando a PC también acaben llegando a consola.

Conclusión: Si te gusta el terror y los videojuegos multijugador Dead by Daylight debe ser tuyo, no hay que darle más vueltas. El concepto es brillante y el reciente Fruday the 13th no ha sido capaz de llegar al nivel de diversión, frenetismo y tensión que es capaz de ofrecer el juego de Behaviour Interactive. Hacer evolucionar a los supervivientes y a los asesinos por separado es un reto disfrutable y que nos llevará muchísimas horas. Si el estudio canadiense opta por seguir expandiendo la experiencia en consola y corregir los errores del port que han cuajado (que no son pocos) podemos estar ante un nuevo pelotazo, pues ya lo fue el año pasado con su desembarco en PC.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

Fallout Shelter

Halo Wars: Definitive Edition


Algunos de los personajes de la versión de PC no han llegado a consolas.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar