Miedo en el paraíso

5931

Imaginaos que os encontráis en un hotel de lujo (en este caso llamado Royal Palms Resort) en plenas vacaciones de verano: sol, playa, diversión, tranquilidad… Pero, de repente, y de un día para otro, todo cambia y la isla paradisíaca en la que os halláis es invadida por un ejército de zombis despiadados, muy nutrido y con sed de sangre. ¿Qué es lo que haríais?

Esta es la propuesta que nos brinda Techland, una de las más ambiciosas que han desarrollado en su trayectoria. La meta principal consiste básicamente en sobrevivir, teniendo que hacer lo que sea necesario para lograrlo. ¿Os apuntáis?

Miedo escénico

Por encima de todo, esta producción es una aventura de acción y terror en toda regla, como las de hoy en día. Con esto queremos decir que su mecánica de juego recuerda bastante a la disfrutada en las últimas entregas de sagas consagradas como Resident Evil o Silent Hill, franquicias que en los últimos tiempos se han acercado más a la acción.

Por lo tanto, nuestra tarea principal es tan básica como lo es la propia vida: mantenernos con pulso como sea y, por fin, escapar de la isla. Y mientras lo hacemos, vamos descubriendo de qué va exactamente el argumento. Y es que el misterio que rodea a esta invasión de zombis es otro de los grandes alicientes que nos depara esta aventura, trama que está bien hilvanada y que en ocasiones es capaz incluso de sorprendernos.

Armamento escaso e improvisado

Cada recoveco de la isla está atestado de monstruos. Y por lo tanto, todo lo que sea salir a explorar los decorados tiene sus riesgos. Pero dado que nuestra terea es escapar y para eso es necesario cumplir una serie de misiones (tanto principales como secundarias), no nos queda más remedio que armarnos de valor y hacerlo.

Aunque bien pensado, podemos usar algo más que coraje para enfrentarnos a los adversarios. Cualquier objeto que veamos en los escenarios, ya sean palos, bates, cuchillos o incluso alguna que otra arma de fuego, puede ser empleado para dar su merecido a los muertos vivientes. El problema es que dichos objetos (sobre todo los más contundentes) no abundan precisamente, por lo que es necesario conservar bien todos ellos. Pero para dar más gracia al asunto, es posible combinar varios de estos objetos para crear nuestras propias armas caseras, posibilidad que al margen de ser muy útil es realmente amena.

Otra de las bazas principales que nos ofrece la aventura es la posibilidad de superarla en compañía de hasta tres amigos más merced al modo cooperativo online que incluye, opción que aumenta considerablemente las posibilidades del juego y su capacidad de diversión.

Y por fin, la recreación gráfica tanto de los monstruos como de los escenarios es bastante realista, a lo que se suman unos efectos contundentes y diálogos frecuentes entre los personajes en inglés con subtítulos. Dead Island es una aventura que ofrece escenas realmente terroríficas y sangrientas, siendo un título que los fans del género sabrán apreciar pero al que no deberían acercarse los más pequeños.

Publicaciones relacionadas

Cerrar