Bricolaje apocalíptico

10076

Cuando Xbox 360 aún daba sus primeros pasos en el mercado, en Capcom se cocía una nueva franquicia que reinventaría el género de los survival horror, se trataba de Dead Rising. El titulo en cuestión apostaba por una visión humorística de un apocalipsis zombi, mezclada con una historia intrigante y unos personajes psicóticos. Dead Rising destacaba por la gran cantidad de zombis que aparecían en pantalla, y la infinidad de maneras que existían para deshacernos de ellos, a cual cada vez más divertida. 

Esto hizo que se convirtiera en un juego de éxito, lo que llevó a Capcom a desarrollar una secuela, mejorando sensiblemente algunas mecánicas, como el uso de armas combinadas para sembrar la masacre zombi. Con el lanzamiento de Xbox One, Capcom Vancouver se pone manos a la obra con la saga, haciendo una tercera entrega, que saldrá junto a la nueva consola de Microsoft, aprovechando sus nuevas capacidades.

Dead Rising 3 nos sitúa en la ciudad de Los Perdidos, California, diez años después del desastre de Fortune City (que vivimos en Dead Rising 2), donde ha estallado un brote infeccioso zombificando a las personas de la ciudad, que se propaga rápidamente en cuestión de unas horas. Tres días después, la ciudad se encuentra arrasada, poblada de millones de zombis que vagan por sus calles destruyendo todo lo que se encuentran a su paso. Por este motivo, Los Perdidos ha sido puesta en cuarentena por el gobierno, aislando dentro de ella a los pocos supervivientes que pueda haber en ella, dispuesto a bombardear la zona en el plazo de cinco días, y así erradicar cualquier ser orgánico dentro de su radio de acción. 

Entre esos supervivientes se encuentra Nick Ramos, un joven mecánico que busca escapar de la pesadilla en la que se ha convertido su vida, junto a un grupo de personas que se encuentran con él. Por si eso no fuera suficiente, a medida que avanza su búsqueda va encontrando pistas sobre un complot gubernamental que puede explicar el motivo de la epidemia, así como su misterioso pasado. Nick, por tanto, se convertirá en un héroe por accidente encargado de desvelar la verdad y salvar a sus compañeros antes de que la ciudad quede reducida a cenizas.

Dead Rising 3 es principalmente un juego tipo sandbox, donde tendremos a nuestra entera disposición la ciudad de Los Perdidos, siendo el mapeado bastante grande, ya que su extensión es mayor que las que teníamos en las dos primeras entregas de la saga juntas. La ciudad, además, cuenta con una gran ambientación, aunque conserva gran parte del humor característico de la saga, el juego cuenta con una atmosfera más oscura y decadente que sus predecesores, dándonos la sensación de estar viviendo un apocalipsis zombi, donde salir a la calle a explorar significa jugarse la vida, sobre todo al principio, cuando nuestras habilidades y armamento son escasos.

La exploración también tiene un papel importante en el juego, ya que repartidos por el mapa encontraremos una gran cantidad de coleccionables, como nuevos planos para construir mortíferas armas o vehículos, estatuillas de Frank West, o muertes trágicas, en las que Nick observará un cadáver mientras suena una música dramática. Obtenerlos todos puede suponer una difícil tarea, obligándonos a recorrer todos los rincones de la ciudad, afortunadamente, contaremos con una ayuda en forma de mini mapa donde aparecen resaltados estos objetos.

Como en cualquier otro título del género, para avanzar en la historia tendremos que ir cumpliendo una serie de objetivos en forma de misiones, con las que iremos ayudando a los distintos personajes que nos iremos encontrando, y que conforman el plantel de personajes secundarios en la historia, aunque alguna vez nos dará la sensación de ser el chico de los recados. Estas misiones también nos llevarán a enfrentamientos con otros supervivientes psicópatas que han perdido la cabeza debido a la situación en la que se encuentran, haciendo las veces de jefes finales, llegando a ser, en alguna ocasión, algo grotescos o repulsivos, pero encajan perfectamente con la tónica general del juego.

Al principio de la aventura Nick se encuentra con un teléfono móvil, con el cual se comunica con un desconocido personaje que observa todo lo que ocurre en la ciudad a través de unas cámaras de seguridad. De esta manera, nos avisará cuando vea algo extraño para que vayamos a investigarlo, abriéndonos misiones secundarias. En muchas de estas misiones tendremos que ayudar a otros supervivientes con ciertas cosas, como recolectar armamento, conseguir objetos valiosos, etc. Una vez terminada la misión, esa persona se quedará con nosotros, ayudándonos en nuestros otros quehaceres, hasta que los llevemos a una zona segura

Mientras gocemos de su compañía deberemos cuidar de ellos, ya que no son tan habilidosos como nosotros, y los deberemos de proveer de armas para defenderse o de comida si su salud se ha visto menguada en algún ataque. Estos supervivientes estarán disponibles siempre que queramos su ayuda, pudiéndolos llamar desde unos tablones que hay en algunas zonas libres de zombis, si en algún momento llegan a morir, dejarán de ser seleccionables para siempre. Tampoco podremos acceder a estas misiones cuando queramos, ya que tendrán un límite de tiempo en las que deberemos completarlas antes de que este termine.

Uno de los puntos fuertes de Dead Rising 3 es el uso de cualquier cosa que nos encontremos como arma para luchar con todos los zombis que quieran devorarnos. Esto es algo que caracteriza la saga, dando un salto en la segunda parte donde se nos permitía combinar distintos objetos para crear armas totalmente inverosímiles. En esta ocasión, se vuelve a dar un paso más, y gracias a la habilidad de Nick podremos crear nuevas armas en cualquier momento y lugar, dejando atrás la dependencia de encontrar mesas de trabajo para hacerlo. Las posibilidades que tendremos a nuestra disposición son enormes, habiendo combinaciones para todos los gustos, ya que hay 101 en total, siendo muchas de ellas tan divertidas como letales.

Por ejemplo, si juntamos una guadaña y una katana obtendremos un arma de cortar zombis en masa, pero si añadimos una lata de gasolina a la mezcla, dicha arma estará impregnada de fuego, quemando y rebanando todo a su paso. También podremos combinar una sombrilla con un casco de dragón, resultando una especie de armadura oriental con la que podremos dar cabezazos a nuestros enemigos, y planear sobre ellos haciéndoles daño de paso, o incluso crearemos nuestra propia espada láser a partir de una linterna y unas joyas. Para descubrir nuevas combinaciones deberemos encontrar los planos que nos detallan su fabricación, que estarán repartidos por todo el mapa, por lo que muchas veces nuestra prioridad será encontrar los máximos planos posibles para averiguar nuevas maneras de exterminar no muertos.

Debido a la gran extensión de terreno que deberemos recorrer en muchas ocasiones para ir completando las misiones de la historia, en Dead Rising 3 se han incluido vehículos para hacer el transporte más rápido y cómodo. Estos vehículos son bastante variados, teniendo más velocidad y robustez dependiendo del tipo que sea: motos, coches deportivos, coches familiares, apisonadoras, excavadoras, etc. Aprovechando que Nick es un manitas, también podremos combinar diferentes vehículos, creando nuevas opciones con las cuales atropellar muertos vivientes no nos retrase de nuestro cometido. La locura presente en las armas también se traslada a nuestras creaciones motorizadas, aunque hay menos cantidad de ellas, son totalmente demenciales, por ejemplo, combinando una apisonadora y una moto crearemos otra moto, pero con un frontal que aplasta cualquier cosa por delante, y por si fuera poco, también es capaz de escupir fuego, y usarlo como lanzallamas.

A medida que vayamos matando zombis, completando misiones y ayudando a otros supervivientes iremos ganando Puntos de Prestigio (o PP) con los cuales iremos subiendo de nivel, como si se tratara de un RPG. Al subir de nivel obtendremos puntos que podremos canjear por nuevas habilidades para Nick, pudiendo hacer que destaque en lo que nosotros queramos, como por ejemplo, que tenga más salud, que corra más rápido, tarde menos en construir armas y vehículos, o que le sea más fácil localizar coleccionables a su alrededor, haciendo que uno de nuestros objetivos sea el de conseguir tanta experiencia como sea posible dentro del juego. 

Por si en algún momento nos aburrimos de ir siguiendo la historia, y lo que queremos es ir repartiendo caña a todo bicho no viviente, podremos hacerlo sin problemas, es más, el juego nos propone una serie de objetivos con los que podremos ganarnos una buena cantidad de PP. Estos objetivos pueden ir desde matar cierta cantidad de zombis, zafarnos de los agarres un buen número de veces, o visitar todas las gasolineras de la ciudad, añadiendo un extra de duración si queremos completarlos todos. 

Como titulo de nueva generación, muchas personas esperarán un gran salto cualitativo en cuanto a nivel técnico se refiere, pero no es el caso. Tal vez por ser un juego de lanzamiento, y que en muchas ocasiones tiene que pasar un tiempo para aprovechar la potencia de una nueva consola, Dead Rising 3 no destaca demasiado por sus gráficos apabullantes, aunque en muchas ocasiones notaremos ese avance en detalles como la iluminación o el mimo con el que están hechos los personajes y sus expresiones faciales. Otro punto donde el juego saca pecho es en la cantidad de zombis que es capaz de mostrar y mover en pantalla, realmente impresionante, y que solo sería posible en Xbox One.

El modo historia de Dead Rising 3 se puede jugar en cooperativo, en el que el segundo jugador pasará a controlar a Dick, otro superviviente del grupo protagonista. En este modo, ambos jugadores ganarán experiencia y el progreso de nuestro compañeros se quedará guardado para cuando juegue de nuevo en otras ocasiones. Además, estará disponible el modo Pesadilla, para quienes busquen un autentico reto. Básicamente es igual al modo Historia, pero con una serie de restricciones que lo hacen aun más difícil: habrá límite de tiempo para hacer las misiones principales y solo se puede guardar en los cuartos de baño portátiles, a lo que se añade una subida del nivel de dificultad del juego.

Gracias a Kinect, que viene incluido con la consola, podremos interactuar con Dead Rising 3 de algunas maneras, por ejemplo, podremos navegar por los menús tan solo diciendo a donde queremos acceder, en vez de navegar a través del mando, o en plena partida, llamar la atención de los zombis para distraerles o hacer que vayan hacia ti. También contaremos con otra funcionalidad que ha ido haciéndose más presente en los títulos de nueva generación, y es el uso de nuestra tablet o móvil con la aplicación de Xbox Smartglass. Con ella abriremos nuevas misiones secundarias que nos contarán la historia de un determinado personaje que completa la de Nick. Estas misiones no aparecerán si no se cuenta con la conexión Smartglass, pero el argumento no se ve resentido de ninguna manera por este hecho. 

Álvaro Moral Arce

————————————–

Valoración Final

Jugabilidad: Dead Rising 3 es realmente divertido, y lo es gracias a la variedad de objetos que podremos coger y crear para quitar a los zombis de nuestro camino, habiendo algunas bastante locas. Además la inclusión de los vehículos, y el poder combinarlos le añade un punto extra. Los Perdidos es una ciudad muy grande en la que, haciendo alusión a su nombre, podremos perdernos en sus calles para explorar y completar los montones de cosas que tendremos por hacer, como todo titulo de mundo abierto que se precie.

Duración: El modo historia no es excesivamente largo, pero tampoco es corto, si nos olvidamos de la exploración y las misiones secundarias, el juego se puede completar en entre diez o quince horas, pero si nos gusta salirnos un poco del camino, queremos descubrir todos los secretos del juego, así como los planos de armas, o los coleccionables, estaremos ante un titulo de una duración enorme, ya que tendremos juego para decenas de horas.

Sonido: La banda sonora no está muy presentes en Dead Rising 3, porque ya con su sonido ambiente (el rugido de los zombis) consigue que estemos siempre alerta, llevándonos algún susto más de una vez. Eso sí, la música consigue tensarnos aun más, si cabe, con melodías propias de una película de terror. El juego viene totalmente doblado al castellano, con un nivel bastante bueno, consiguiendo que nos metamos de lleno en el juego, con unos comentarios muy divertidos que va haciendo Nick dependiendo de la situación en la que se encuentre.

Gráficos: Quizás el punto más flojo del juego, pese a ser un titulo de nueva generación, no aprovecha totalmente las capacidades de la nueva consola en la que corre, aún asi el juego brilla con luz propia en cuanto al nivel de detalle y animaciones conseguido al recrear a los personajes y zombis.

Conclusión

Dead Rising 3 aprovecha los puntos fuertes que hicieron de sus anteriores entregas un éxito: las demenciales combinaciones de armas y vehículos, la gran cantidad de coleccionables que hay y las misiones secundarias que nos permitirán desbloquear supervivientes para que nos ayuden en nuestra aventura, y deshecha aquellos que lastraba la saga, como el límite de tiempo que teníamos entre misión y mision o que sólo se pudiera guardar en determinadas zonas. Aunque gráficamente no suponga una revolución, se trata de un juego de mundo abierto muy completo, con unas cotas de diversión muy altas, que se elevan si lo jugamos de manera cooperativa, haciendo de él un festival de exterminio zombi. No hay mejor juego de acción exclusivo que acompañe al lanzamiento de Xbox One, por lo que si os gusta el género y la temática, no os arrepentiréis de haceros con él.

——————————————-

Juegos relacionados:

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes sólo en el juego:

  • Un libro: Guía para la supervivencia zombie, de Max Brooks.
  • Una película: El amanecer de los muertos, de George A. Romero.

Publicaciones relacionadas

Cerrar