Periodismo y zombis

Quien más y quien meno siempre ha imaginado cómo sería su vida en pleno apocalipsis zombie. ¿Acabaríamos pronto infectados o aguantaríamos como campeones ante tan terrible suceso? Por supuesto gusta pensar que seríamos unos héroes que se quitan de encima a los no muertos como si fuesen molestas moscas de final de verano. Esta es la dinámica de Dead Rising, saga de videojuegos que nos hace vivir las aventuras de un matazombies que se vale de cualquier objeto para este fin, desde un machete o una pistola hasta una lámpara o la torre de un ordenador. Ahora llega Dead Rising 4, juego que nos trae de vuelta a Frank West, el protagonista más carismático que se ha visto a lo largo de esta franquicia de Capcom.

14097

En el año 2006 Capcom asombró a todos con una curiosa apuesta. Un título de terror que más que miedo, daba risa. Y no era precisamente porque fuera malo, sino porque sencillamente el humor campaba a sus anchas y lo absurdo estaba presente en cualquier momento. Hablamos de Dead Rising un juego que nos contaba la historia de Frank West, un periodista que acudía a un centro comercial para investigar un misterioso suceso relacionado con el apocalipsis zombie. Una vez dentro de este recinto los jugadores debían escapar del mismo, lo cual parece un argumento bastante válido para un videojuego de terror.

Sin embargo cuando los jugadores avanzaban un poco en la historia se daban cuenta de que no era precisamente un videojuego como Resident Evil, franquicia hermana de Dead Rising en el seno de Capcom. No, en este juego su protagonista hacía chistes fáciles, no parecía temer a los zombies y se acercaba a ellos para aniquilarlos incluso para eliminarlos a mamporros. Y esto sólo era el principio, los usuarios también podían matar infectados valiéndose de armas como cajas registradoras, unos guantes de cortar el jardín, etc.

En aquella ocasión controlamos a un personaje llamado Frank West, un periodista con bastante carisma y que nos cautivó. Aquel protagonista era el perfecto matazombies que todos querríamos ser en estas situaciones: sin miedo, gracioso y con recursos. Sin embargo tocó despedirse de él en la segunda parta de este videojuego, aunque retornó con su particular cameo en Dead Rising 2: Off the Record.

Tras un tercer título en donde también estuvo ausente, el bueno de Frank regresa para hacernos sentir la magia de Dead Rising en su cuarto título. Un juego que vuelve a los orígenes, a Willamette, a su centro comercial en unas navidades que prometen estar cargadas de sangre, vísceras y humor. Ayuda a este periodista a encontrar la verdad que investiga y haz de la matanza de zombies un deporte olímpico.


Año 2021, Frank West vive tranquilo Lejos quedan aquellos tiempos en los que estaba rodeado de zombies y tenía que patearles el culo. Sin embargo, a menudo estos recuerdos vuelven en formas de pesadilla en donde él regresa a aquel centro comercial donde empezó su idilio con los muertos. Sueños en donde tiene que hacer lo mismo que en aquel entonces, eliminar a estas criaturas. Aquí es donde comienza Dead Rising 4, en la psique nocturna de este periodista que revive aquellas matanzas de infectados que realizaba de mil maneras. Un recuerdo que nos vale de tutorial para aprender los controles básicos del juego: cómo moverse, cómo hacer un ataque normal, ataque para quitarse de en medio a los enemigos que nos cierran el paso y ataque especial.

Durante este sueño- tutorial tendremos que seguir a una especie de espectro que mezclando la sorna con la seriedad nos recordará el pasado de Frank West, un periodista atrapado en una historia de zombies. Una vez finalizada esta pesadilla, este reportero recibirá una llamada de una de sus compañeras del gremio para ir a jugar a una partida al mini golf. Sin embargo tras esta invitación se esconde el inicio de una investigación al ejército que parece estar trabajando en un proyecto relacionado con el Zombrex, producto que en el pasado desencadenó la infección. La infiltración dentro de esta base militar servirá para que los jugadores completen el tutorial ya que es aquí donde seguimos con el aprendizaje de otras acciones como por ejemplo el sigilo o el uso de la cámara para investigar el entorno.

Además será en este momento cuando Frank West se vuelva a encontrar cara a cara, y no en sueños, con sus antiguos amigos los zombies. Un encuentro que le recordará lo mucho que le gusta aplastar cabezas de infectados, un momento en el que la compañera del periodista le recordará a él, y a nosotros, una verdad: estas criaturas antes eran personas. Un pequeño guiño que nos recuerda la poca humanidad que tenemos ante seres no hace mucho eran como nosotros y que ahora tratamos como insectos. Volviendo a la historia, el reportero descubrirá entonces que el ejército está trabajando con una nueva cepa de Zombrex para unos fines misteriosos. Sin embargo esta investigación se ve alterada por el inicio de la alarma, lo cual provoca que el protagonista tenga que huir y que los militares se valgan de su presencia en la base para declararlo indeseable número uno.

¿Acaba aquí Dead Rising 4? Ni mucho menos. Tras un tiempo apartado de los focos y bajo el nombre de Hank East, el humor siempre presente, ahora este periodista se dedica a dar clases de fotografía en un tranquilo pueblo estadounidense. Sin embargo un día recibe una visita que lo alerta de algo: durante el Black Friday una nueva infección tomó Willamette y ahora de nuevo los zombies campan a sus anchas. Lo cual supone una nueva oportunidad para que Frank regrese para saber qué se esconde detrás de estos sucesos, algo que en principio no parece gustarle ya que siempre que se ha involucrado con los no muertos, la historia no ha acabado bien para él. Sin embargo habrá un motivo muy especial para volver a los rudos: en este pueblo donde comenzó su historia está encerrada su compañera Vick, quien estaba investigando estos acontecimientos.

De esta forma Frank West acepta volver a Willamette para investigar qué ha sido de su compañera de profesión y por supuesto, saber quién es el culpable de esta nueva infección y si tiene algo que ver con el ejército. No tardaremos en darnos cuenta de que sí ya que la misma militar que vimos en aquella base será la que derribe el helicóptero en el que nos aproximamos al mismo centro comercial que vivimos en el primer título de la saga. Una vez recuperados de este accidente tocará comenzar la verdadera historia de Dead Rising y para hecho harán falta armas, comenzaremos con las más básicas: machetes, cuchillos y pistolas.

Pero no tardaremos en ampliar este arsenal con otras armas menos convencionales: listones de madera, maceteros, sillas o cajas registradoras nos ayudarán en esta labor. Para completar el arsenal también tendremos armas arrojadizas como pueden ser granadas de mano, cócteles de molotov o… adornos navideños. Si amigos, Dead Rising 4 sigue siendo así de absurdo y cualquier cosa permitirá a los jugadores matar zombies. Este título tiene una norma básica: si se puede agarrar con las manos, sirve para aniquilar infectados.

Este arsenal por supuesto permitirá combinar más piezas como por ejemplo una corona navideña y unas baterías para tener un arma eléctrica con la que darle a los zombies unos cuantos voltios. Otros modelos de estas armas son el martillo explosivo o la espada de hielo. Un buen modo de conseguir una forma épica de eliminar a los infectados. También se incluyen nuevas posibilidades como las exoarmaduras que servirán para aumentar el nivel de defensa y poder emplear armas de gran calibre como ametralladoras gatling o arrancar del pavimento objetos como parquímetros y defendernos con ellos empleando golpes que nadie habría podido imaginar.

Pero en Dead Rising 4 no solo habrá que emplear armas. Otros objetos como la cámara de Frank serán de vital importancia de diversos modos. Por ejemplo la investigación de determinados lugares. Cumpliendo con la labor periodística tendremos que analizar distintos escenarios en la búsqueda de pistas sobre esta misteriosa infección, para ello tendremos que fijarnos bien en los detalles y encontrar las piezas de este rompecabezas. En ocasiones esta labor será sencilla, en otras no tanto ya que la oscuridad hará difícil reconocer estas huellas, para ello habrá que usar el modo de visión nocturna. También el filtro ultravioleta permitirá que podamos encontrar signos que necesitan de una luz especial para revelarse al reportero.

La cámara no solo servirá para investigar estos escenarios. También se podrá usar para tomar recuerdos de este viaje por Willamette. Podremos fotografiar a los zombies y a mejor imagen, mejores recompensas. Si tomamos una imagen de una pared recibiremos pocos puntos, pero si enfocamos a un grupo de zombies abalanzándose sobre nosotros, conseguiremos una gran calificación. Y por supuesto, podremos usar este objeto para hacernos un selfie con un no muerto, otro signo más de la sorna de este título. Si decidimos optar por este modo de fotografía podremos ver cómo la cara de Frank cambia en función del momento, si los infectados están lejos su rostro estará marcado por una sonrisa, si estos se acercan sus facciones indicarán preocupación.

Los vehículos también serán otro objeto que necesitaremos en esta aventura. Y es que en esta ocasión la aventura no se limitará al centro comercial, habrá que salir al exterior y recorrer largas distancias en este pueblo. Para ello podremos valernos de coches normales o de combinaciones como la de quad y ametralladora para hacer de este viaje una gran experiencia. Y si esta no te termina de gustar podrás valerte de un coche-freidora o un tractor con dos lanzamisiles en sus lados. La misión es la misma: quitarnos de encima a la mayor cantidad de no muertos posible, atropellándolos o empleando los extras de estos transportes. Dentro del centro comercial también podremos movernos en triciclos infantiles, bicicletas de niño, sillas de rueda o carritos motorizados con los que encarar y pasar bajo nuestras ruedas a los zombies.

Y no os preocupéis, la comida sigue estando muy presente en Dead Rising 4. Esta será la forma con la que Frank West recuperará salud. A lo largo del mapa encontraremos desperdigados numerosos alimentos y bebidas como café, hamburguesas, burritos, manzana o maíz. Siempre convendrá tener a mano un par de ellos para revitalizarnos por si los enemigos nos hacen demasiado daño.

A lo largo del centro comercial no sólo encontraremos comida y “armamento” sino que también veremos la posibilidad de realizar misiones secundarias. Una de las más importantes será la de despejar refugios. Si conseguimos eliminar a todos los zombies próximos a una zona concreta, esta servirá de refugio para los distintos supervivientes que vayamos rescatando en la historia, y sí, salvar a estas personas también es otra de las tareas ajenas a la historia principal que tengamos que realizar.

¿Y los enemigos? Bueno, el mapa no estará exento de ellos. Dentro de los muros del centro comercial y en su exterior nos encontraremos con varios tipos, desde los clásicos zombies hasta otros supervivientes hostiles que nos recibirán con una lluvia de plomo si advierten nuestra presencia. En Dead Rising 4 también se incluye un nuevo tipo de rivales, los recién infectados que serán mucho más duros que el resto de no muertos ya que al estar más “frescos” se moverán con más agilidad y serán más fuertes por lo que cuidado con estos, lo mejor siempre será desenfundar un arma de fuego y apuntar a la cabeza. Otro tipo de enemigos con más dificultad serán los jefes, los cuales supondrán una prueba a nuestras habilidades, eso sí, tras derrotarlos conseguiremos importantes recompensas como armamento único.

Para avanzar en la historia será muy importante tener en cuenta nuestras habilidades. A medida que avancemos y completemos retos, conseguiremos puntos que podremos gastar en nuevas capacidades. Este árbol de aptitudes contará con cuatro secciones: cuerpo a cuerpo, armas de fuego, armas de contacto y supervivencia. Mejorar la primera nos hará hacer más daño peleando con puños, la segunda nos hará apuntar mejor, la tercera mejorar nuestra lucha con espadas, listones o cajas registradoras, y la cuarta nos permitirá aumentar la salud, tener más espacio para guardar comida o armas y hacer crecer nuestra resistencia. Como siempre todo dependerá del estilo de juego que quieras, pero lo más recomendable es tener un equilibrio y no ser un destructor con puños de hierro mientras tu salud es la misa que al principio del juego.

Por otro lado, la personalización también estará muy presente en Dead Rising 4. A lo largo de nuestra aventura descubriremos distintas tiendas que nos permitirán escoger entre sus ropajes para dar a Frank un toque personal. De este modo podremos vestirlo como un amante del rap, como un esquiador e incluso como un caballero andante. También habrá barberías en las que conseguir un rasurado específico como un simpático bigote de camionero o un mostacho de bombero. Pero por supuesto podrás optar por llevar al periodista en ropa interior y disfrutar de su torso impregnado en sangre zombie, porque otra cosa no, pero vísceras vas a ver a lo largo de esta historia en donde empleando espadones podrás desmembrar a tus enemigos.

Hablando de los enfrentamientos con zombies cabe destacar que el sistema de combate es muy sencillo. Los controles serán de lo más básicos, un botón para cada acción: saltar, correr, golpear, patada para quitar a los no muertos que nos cortan el paso, recuperación de salud, etc. y combinaciones básicas de dos botones para ataques especiales o apuntar y disparar. Esta parte del juego no entrañará mayor dificultad ya que gran parte del tiempo nos la pasaremos golpeando a los enemigos para lo cual sólo necesitaremos un dedo.

Por último cabe destacar que por el momento Dead Rising 4 sólo está disponible para Xbox One y PC, aunque esta sólo será una exclusiva temporal ya que en un futuro Capcom ha prometido que este cuarto título también llegará a PlayStation 4 al igual que el remake de los primeros juegos de la franquicia.

Damián Montero

Jugabilidad: El juego perfecto para vivir la matanza de zombies como el mejor superviviende habido. Siéntate en tu sofá, golpea el botón X del mando de tu Xbox One y que venga quien quiera que tú los vas a recibir con tu silla de bar, su lámpara de mesa o tu hacha de bombero. Y si matar zombies se te hace aburrido, haz de periodista de investigación y analiza escenarios o simplemente fotografía zombies, Ayuda al resto de supervivientes y dales un refugio donde protegerse. En definitiva, salva el día y ve haciendo méritos para el Pullitzer

Gráficos: Mejores de lo que se podía imaginar. Texturas muy bien conseguidas, aparecen las manchas de sangre a medida que más infectados aniquilemos y miembros perfectamente proporcionados. La sensación de vivir un apocalipsis zombie se consigue mediante la iluminación de un centro comercial que a duras penas sobrevive tras esta tragedia. Escenarios muy completos que dan la sensación de estar realmente en una tienda.

Sonido: Fantástica ambientación. El hecho de que el humor esté muy presente en este juego no hace que se tome a guasa a los zombies haciéndolos emitir sonidos ridículos. Los quejidos de estas criaturas son muy parecidas a las que nos hemos encontrado en otros títulos de terror. Otra de las genialidades de este título es su hilo musical, recordemos que estamos en Navidad y por ello en muchas ocasiones lo que escuchemos serán villancicos.

Duración: Liberar refugios, encontrar habitaciones del pánico, rescatar supervivimientes, hacernos con todas las prendas disponibles para Frank, investigar el foco de la infección, rescatar a Vick. Estas son algunas de las cosas que se podrán hacer en Dead Rising 4, asegurando horas y horas de diversión.

Historia: Frank West regresa ofreciéndonos una historia propia de una película de acción. Periodista que ve que el ejército está realizando experimentos peligrosos y pretende llegar al fondo de este asunto. Una narración en donde se intercalarán momentos de humor como el encuentro de este reportero con sus fanboys.

Conclusión: Dead Rising 4 es lo que estábamos esperando, la saga no ha dado síntomas de fatiga y el regreso de Frank West ha sido perfecto. Matar zombies y dar humor es algo que ha sabido hacer Capcom en este título. La personalidad de este periodista es la misma que en la del primer juego y su carisma sigue presente. A eso le unimos un sistema de juego sencillo con miles de infectados a los que se puede matar incluso en un triciclo y tenemos el perfecto juego que tus padres no querrían regalarte en navidades aunque sí que disfrutarías jugando en tus momentos de ocio. Si has seguido la saga y has sentido que lo que vino después del primer juego no estaba a la altura, encontrarás eso que has buscado con esta cuarta entrega.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Un lugar…
Saga Dead Rising
Left 4 Dead 2

El centro comercial Willamette

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar