Con zombis y a lo loco

Una de las aventuras de terror más queridas y valoradas de Xbox 360, Dead Rising, ha sido readaptada para Wii por sus mismos creadores, Capcom. Prepárate para vivir una auténtica experiencia excitante y morbosa en un hipermercado rodeado de zombis.

Debido al éxito obtenido en Xbox 360, Capcom ha decidido readaptar dicho título a Wii (eso sí, de PS3 nada de nada). Y lo ha hecho tratando de mantener intactas la mayor cantidad posible de virtudes del original, reto realmente complicado teniendo en cuenta la gran diferencia tecnológica existente entre una y otra máquina.

Un fotógrafo en peligro

Dead Rising es, ante todo, una aventura de acción en tercera persona con toques de terror. El protagonista es Frank West, un tipo que por amor a su profesión (y al peligro, parece ser) se ve metido en un follón de proporciones épicas. Y es que dicho personaje se cuela a hurtadillas en el interior de un hipermercado atestado de muertos vivientes. ¿Y por qué hace tal locura? Pues muy sencillo: para conseguir el reportaje de su vida… ¡si es que logra salir vivito y coleando del atolladero, claro!

Nuestra meta consiste en sobrevivir pase lo que pase y pese a quien pese, así de fácil. Pero claro, con decenas de zombis sueltos por ahí, el objetivo se complica exponencialmente conforme pasan las horas que estamos encerrados en dicho centro comercial. Y a medida que avanzamos en la trama vamos descubriendo nuevos detalles acerca del argumento. Y no solo eso, ya que también podemos ir cumpliendo un buen número de misiones principales y secundarias que se nos van encomendando.

Y es que la jugabilidad que ostenta Dead Rising es del todo abierta. Así, es posible explorar las numerosas zonas y tiendas que alberga dicho centro comercial, pudiendo interactuar con un buen número de objetos y de personajes secundarios. Y nos conviene hacerlo, ya que de esta forma obtenemos interesantes recompensas…

Igual… ¡o casi!

Como decíamos antes, esta conversión del clásico del mismo nombre de Xbox 360 es casi idéntica a esta, si bien presenta algún que otro importante cambio. Uno de ellos tiene que ver con el sistema de control, totalmente adaptado al Wiimote y Nunchaku de Wii. Y la verdad es que este nuevo sistema funciona mejor que el original, ya que gozamos de una mayor precisión a la hora de apuntar a los rivales.

Pero no podemos decir lo mismo del cambio sufrido en términos técnicos. Lógicamente y teniendo en cuenta las limitaciones de Wii con respecto a Xbox 360, muy evidentes, Capcom ha tenido que recortar la calidad de las texturas que cubren los escenarios, el número de muertos vivientes que pueblan los fondos, la suavidad en el paso de imágenes, la resolución general… Vamos, que gráficamente queda muy por debajo de lo observado en el juego original, siendo este precisamente el defecto más importante que presenta esta versión para Wii de Dead Rising.

A pesar de esto, y dadas las escasísimas aventuras de terror existentes en el catálogo de juegos de Wii, los fans de este tipo de juegos harían bien probando las aventuras de Frank West.

 

Cerrar