¿Quién dijo miedo?

5953

Isaac Clarke continúa su aventura por el espacio, en este caso cambiando los angustiosos pasillos de la nave USG Ishimura por la inmensa ciudad espacial The Sprawl. Lo que no varía ni un ápice es el terror y la temible amenaza que suponen los sangrientos necromorfos.

Dead Space no solo fue un enorme éxito, sino que también convirtió al estudio Visceral Games en uno de los más respetados y mejor valorados del sector. No obstante, tampoco faltaron las voces que criticaron ciertos aspectos del título, como un desarrollo algo encorsetado o pocas sorpresas pasados los primeros minutos. Pues bien, en este caso los autores de Dante’s Inferno se han puesto las pilas y han desarrollado una aventura de terror mucho más ambiciosa en todos los sentidos. Para empezar, la nave USG Ishimura ya no es el lugar donde se lleva cabo el juego, sino The Sprawl, una gigantesca urbe espacial repleta de secretos por desvelar.

Arriba las armas
A pesar de que Dead Space 2 sigue de cerca los pasos del original, muchas cosas han cambiado. Para empezar, el juego se desmarca completamente de las aventuras de terror puras (un género con el que la primera parte parecía sentirse más afín) para apostar por la acción pura y dura. ¿Qué significa esto? Pues que lo nuevo de Visceral Games tiene muchos más enemigos, un ritmo más intenso, más cinemáticas y deja menos lugar a la exploración. Ojo, esto no significa que en Dead Space 2 no la haya, pero sí es cierto que ahora todo resulta más directo, más “cañero”.

Este nuevo enfoque, mucho más cinematográfico, también se aprecia en multitud de escenas, que esta vez ofrecen un punto de vista menos subjetivo pero indudablemente más espectacular. ¿Se pierde con esto algo de miedo? Ni por asomo, aunque es verdad que la sensación general es de menos angustia que en el primer Dead Space.

Ya no estás solo
El resto de características vuelven a ser, en líneas generales, las mismas que ya viéramos en el original. Es decir, algunos puzles sencillos, lugares donde mejorar las habilidades de Isaac o conseguir diferentes objetos, zonas de gravedad cero en las que movernos libremente por el espacio, etc. Pero qué duda cabe de que la gran novedad de Dead Space 2 es su nuevo modo multijugador.

Dicho multijugador, que no dejó de generar polémica durante los meses de desarrollo del juego, ofrece una propuesta directa llamada Humanos contra Alienígenas. Más claro agua… En ella podemos tomar el papel de unos o de otros para protagonizar intensas y sangrientas batallas, cada bando con sus propias características. Por ejemplo, los necromorfos son letales en las distancias cortas, pero los humanos hacen más daño desde lejos gracias a sus armas.

Así pues, Dead Space 2 sigue siendo un título enfocado especialmente para los amantes de este tipo de juegos, donde la acción y el terror van de la mano. Eso sí, esta vez Visceral Games ha incluido un poco más de todo: multijugador, más enemigos, escenarios más amplios, puzles más variados… Si te gustó la primera parte, ya sabes… aunque es indudable que este ya no sorprende tanto como lo hiciera el original (algo lógico, por otro lado).

Publicaciones relacionadas

Cerrar