Los límites de la locura

Es difícil encontrar juegos de terror en Nintendo DS. Un género que ahora se revitaliza de la mano de Dementium. Tiros, puzles y muchos sustos dentro de una atmósfera asfixiante.

Dementium: The Ward es un juego de acción y terror a la antigua usanza. Así, el argumento nos traslada a una noche de tormenta en la cual despertamos sin saber nada… y en lo que parece un hospital psiquiátrico que ha conocido días mejores. A partir de ese momento nuestra tarea es la de escapar de allí, y de paso responder a unas cuantas preguntas por el camino. Si el miedo nos lo permite, claro…

Noche de perros

Aunque Dementium: The Ward tiene una ambientación muy a lo Silent Hill, lo cierto es que a la hora de la verdad su propuesta jugable no tiene nada que ver con el clásico de Konami. En lugar de eso nos encontramos con una aventura de acción en primera persona, más en la línea del famoso Doom. De este no solo hereda el aspecto de algunos enemigos, sino también la propuesta laberíntica de los niveles, que nos obligan a consultar el mapa cada dos por tres para saber dónde demonios tenemos que dirigirnos. Y nunca mejor dicho…

A través de pasillos y más pasillos angustiosos y asfixiantes nos encontramos con distintos tipos de escalofriantes enemigos, desde lentos y descerebrados zombis hasta almas voladoras capaces de causarnos más de un dolor de cabeza. Para terminar con ellos contamos con distintas armas (tampoco demasiadas), que tenemos que compaginar con el uso de una linterna (ya que no podemos llevar más de un objeto a la vez). Y lo cierto es que, al igual que sucedía en el primer Resident Evil, resulta de vital importancia racionar bien la munición, puesto que no es nada abundante y cuesta tumbar a los enemigos. En cualquier caso, el título se controla mezclando el manejo tradicional y el lápiz táctil, de una forma un tanto parecida a la mostrada en los Metroid de Nintendo DS.

Por último, otro de los aspectos importantes del título son los puzles. La mayoría de ellos están relacionados con el entorno, y pasan por pruebas como recordar un número escrito en una pared o reconocer la melodía de una cajita musical. Para ayudarnos en esta tarea contamos con una útil agenda en la que podemos escribir, también gracias a la pantalla táctil.

En definitiva, estamos ante una aventura apta para los amantes de las emociones fuertes. Y es que, a pesar de ser un título portátil, Dementium: The Ward cuenta con una ambientación oscura, llena de relámpagos, ruidos escalofriantes y muchos sustos capaces de helar la sangre de cualquiera, sobre todo si jugamos de noche y en la oscuridad. Y ojo a su apartado gráfico, que es de lo más avanzado que se ha visto en esta consola.

Cerrar