El universo de las leyendas

11139

Por fin ha llegado la fecha que muchos de los usuarios estaban esperando desde que el juego se anunció hace ya año y medio. Ha llegado a nuestras manos Destiny, la nueva franquicia de Bungie, el estudio artífice de Halo una de las sagas más importantes de la pasada generación de consolas.

En Destiny se fusionan muchísimos géneros que ya conocemos pero con una ambientación única de ciencia ficción que solo Bungie podía imaginar, siendo el titulo más ambicioso del estudio, tanto que lleva gestándose desde hace cinco años. Esto lo saben los usuarios y no en vano más de 4 millones de jugadores han probado la beta que se lanzó a principios de verano, además de ser el titulo más reservado de la historia. ¿Qué es lo que ofrece Destiny que encandila a todos los que se acercan a él? Vamos a verlo en este análisis.

Antes de meternos en materia, en AlfaBetaJuega hemos decidido que dada la magnitud y el contenido que tiene Destiny vamos a dividir su análisis en dos partes, uno centrado en la historia y su apartado técnico, y otro donde hablaremos de su componente multijugador. Aunque como hemos visto en los avances que hemos realizado del juego ambas vertientes se fusionan durante nuestras partidas, sí que hay un end game centrado en partidas multijugador y algunos modos de juego que hacen uso de las capacidades sociales de las consolas, que merecen tratarse de una manera independiente.

El argumento de esta odisea espacial que Bungie ha creado gira en torno a El Viajero, un ente que se presenta a la humanidad de forma repentina. Este descubrimiento supone un punto de inflexión en los avances tecnológicos humanos, ya que con la aguda del Viajero estos serán capaces de surcar el espacio exterior en viajes interplanetarios. Es una época de prosperidad para el ser humano, pero dicha época toca a su fin cuando La Oscuridad, tras siglos y siglos de búsqueda, encuentra al Viajero para acabar con él. De esta manera se origina una gran guerra que acaba con casi toda la humanidad y con su protector. Muchísimo tiempo después se vuelven a tener indicios de que La Oscuridad se cierne de nuevo contra los humanos, esta vez en La Torre, el último emplazamiento de los hombres seguro de la galaxia, por lo que se necesita alguien que la detenga y la destruya de una vez por todas.

Ahí es donde entramos nosotros, un Guardián que ha sido elegido para proteger al Viajero, y que emprenderá un viaje sin igual por el universo para hacer frente a las huestes de La Oscuridad y descubrir cómo derrotarla. Estaremos acompañados en todo momento de un espectro, una pequeña máquina creada por el Viajero que nos irá ampliando información a medida que avancemos, además de algunas pinceladas de la historia antes de nuestra aparición.

Completar la historia nos podría llevar cerca de quince horas, y lo haremos a través de 30 misiones que deberemos ir realizando. En ellas visitaremos distintos emplazamientos, como la Luna, Venus o la Tierra, lugar desde donde comenzaremos nuestra andadura, más concretamente en una Rusia totalmente asolada por la guerra y el abandono.

Aunque durante las primeras horas el argumento no avanza demasiado, conociendo sólo algunos detalles de lore del juego, en el tramo final se empiezan a suceder los acontecimientos y engancha de lo lindo. Los objetivos de cada misión son variados, teniendo que recoger fragmentos de tecnología humana, poner en funcionamiento algunos sistemas o investigar la zona en busca de algunas pistas para continuar nuestro camino. 

Normalmente es el mismo mapa, pero es gigantesco, por lo que salvo que los objetivos así lo digan no recorreremos dos veces la misma localización. Es tal el tamaño de los escenarios que en ocasiones tendremos que recurrir a nuestro colibrí, una pequeña nave terrestre que nos permitirá recorrer distancias más rápidamente. Una vez nos metamos en la misión, no hay tiempo de carga entre zonas, lo cual ayuda a la inmersión del jugador, un tanto que se apunta Bungie, ya que resulta increíble con escenarios tan trabajados como los que nos encontraremos.

Aunque Destiny es principalmente un juego de disparos en primera persona, tiene elementos que lo alejan de ese género, ya que bebe de los RPG a la hora de plantear el desarrollo de nuestro personaje. Al comienzo de nuestra partida podremos crear a nuestro protagonista a nuestro gusto, eligiendo sexo y raza entre las tres que hay disponibles: Humanos, Awoken y Exos, modificando sus rasgos faciales en un pequeño editor según nuestra elección. Sobre los primeros sobran las palabras, pero los segundos son una raza extraterrestre de piel azulada con un físico impresionante, como una mezcla entre vampiros, elfos y fantasmas. Los Exos son mecánicos inexpresivos e incansables robots que fueron creados durante la gran guerra.

Tras esto determinaremos la clase a la que perteneceremos, a elegir entre Titan, Hechicero y Cazador. Los Titanes son una suerte de soldados capaces de llevar armas y armaduras pesadas, casi indestructibles y cuentan con habilidades muy ofensivas. En cambio el Hechicero puede canalizar la fuerza del Viajero para usarla en su beneficio, atacando con ella a sus enemigos desde la distancia. Por ultimo están los Cazadores, unos acechadores sigilosos letales tanto con las armas de fuego como con las de cuerpo a cuerpo que van buscando sus presas por el universo.

A medida que vayamos avanzando en el juego nuestro personaje irá subiendo de nivel hasta un máximo de 20, desbloqueando nuevas habilidades propias de nuestra clase con las que iremos siendo cada vez más solventes en el combate. Otra cosa que se ha recuperado de los RPG es la personalización del equipo, ya que al derrotar a nuestros enemigos y en las tiendas que nos encontraremos podremos comprar nuevos objetos con los que aumentar nuestras capacidades, tanto defensivas con la armadura, como ofensivas con las armas disponibles. Cada una de ellas tendrá sus propias características y cuanto más las usemos iremos consiguiendo mejoras de armadura que nos imbuirán nuevas capacidades. No todos los objetos y armas son del mismo tipo, ya que como en otra clase de juegos, estos tendrán un tipo de rareza que determinará la facilidad con la que podremos conseguirlo, además de que esto nos dará una pista de cuan poderoso es el objeto, pues cuanto más raro es, mejores características tendrá.

Pero en Destiny no nos convertiremos en el típico héroe solitario que todo lo puede, ni mucho menos, ya que a lo largo de nuestro camino encontraremos a infinidad de guardianes con la misma misión que nosotros. En este punto es donde reside la gracia de Destiny, ya que como si de un MMO se tratase otros jugadores están presentes en nuestras partidas, pudiendo verlos e interactuar con ellos a través de las opciones disponibles como bailar, saludar, señalar o sentarse.

Puede ocurrir, y ocurre más de lo que podríamos llegar a pensar, que estamos realizando una misión y nos vemos inmersos en una batalla cuando de pronto aparece algún que otro jugador que nos echa una mano derrotando a nuestros enemigos, para luego seguir su camino. Decimos que esta interconectividad es el punto fuerte del título porque muchos de los esfuerzos de Bungie durante el desarrollo de Destiny han ido en este camino, solo para que su nuevo juego se sintiera vivo y en constante movimiento. Para hacerlo, irán sacando nuevo contenido y expansiones durante los próximos años para que el juego perdure y siempre los jugadores quieran pasar tiempo con él. 

Como máximo exponente de esta interconectividad esta La Torre, el lugar de encuentro de todos los jugadores, donde pueden encontrar a los guardianes que lideran sus clases que les darán recompensas, tiendas donde comprar nuevo equipo, y recibir nuevos encargos. Estos encargos son misiones aparte de la historia que podremos completar para recibir jugosas recompensas, lo que aumenta en mucho las horas de juego si queremos completar todos los objetivos. 

Aunque Destiny se puede jugar solo, el título ha sido diseñado para hacerlo en compañía, ya que algunas misiones opcionales están recomendadas para hacerlas con amigos, dada su dificultad. Incluso en la historia nos encontraremos en algún momento en el que los enfrentamientos seremos desbordados por el número de enemigos, por lo que si contamos con la ayuda de un compañero de equipo se nota la diferencia, pero si somos lo suficientemente habilidosos podremos superar esos retos sin problemas. Es más, una vez lleguemos al máximo nivel tendremos acceso a Raids en las que solo podremos acceder si vamos en un equipo con nuestros amigos ya que son extremadamente difíciles, pero hay suculentas recompensas para quienes las completen. Os contaremos más acerca de ellas en la segunda parte del análisis, más enfocado en las características multijugador de Destiny.

Si nos metemos en el apartado técnico del juego, vemos que el trabajo que ha realizado Bungie es para quitarse el sombrero. Gráficamente nos encontramos con un título que hace gala de lo que es capaz la nueva generación de consolas, con unos escenarios enormes y detallados, llenos de elementos y sin tiempos de cargas entre zonas. Los combates son frenéticos y los efectos de nuestras armas, poderes y la de los enemigos se suceden sin ninguna caída de framerate, siempre constante a 30 fps y a una resolución de 1080p, todo un espectáculo visual en nuestra pantalla. Incluso las pantallas de carga, en las que vemos nuestra nave viajando por el espacio es digna de admirar, y más de una vez nos quedaremos mirándola sin razón alguna.

En el apartado sonoro la calidad no decae ni mucho menos, pues tenemos una banda sonora orquestal que le sienta al juego como anillo al dedo, pero cuando los combates se ponen tensos esta cambiará a un tipo de electro con muchísimos registros. Cada pieza que escucharemos en Destiny ha sido compuesta por Martin O'Donnel, pero cuenta con la colaboración de nombres como Paul McCartney, el ultimo Beatle superviviente. Los efectos de sonido también están a la altura, y cada arma contara con su efecto característico, por lo que tras muchas horas de juego terminaremos por reconocer a algunas de ellas.

Álvaro Moral Arce

———————————–

Valoración final

Gráficos: Sencillamente impresionantes. El detallado de los escenarios y de los personajes es asombroso, además todo se mueve con gran fluidez, incluso cuando la acción es de lo más intensa. 

Jugabilidad: Destiny es un FPS con toques de exploración y RPG, por lo que lo que nos encontramos en eé va por este camino, con muchos elementos a los que dirigirnos, una acción digna de los mejores juegos del género y una personalización y desarrollo de personajes a la altura de otros juegos de rol. Además el control responde a la perfección, incluso cuando tenemos montones de habilidades que ejecutar.

Sonido: En este apartado el nivel es tan alto como en los anteriores. La banda sonora es sensacional, y está muy bien implementada con el juego, además tiene colaboraciones de lujo. La ambientación y los efectos sonoros rozan el mismo nivel, ayudando a la inmersión del jugador.

Duración: Las misiones del modo historia nos podrían durar unas 15 horas, más si nos gusta ir con calma explorando cada rincón de los mapas. Esta duración podría verse aumentada si nos metemos en partidas multijugador tras conseguir el máximo nivel, consiguiendo nuevos objetos con los que comerciar y equiparnos.

Conclusión

Destiny a priori es una combinación de elementos de otros géneros, pero lo que coge de aquí y allá lo cambia y adapta de una manera tan brillante que lo hace suya. Una jugabilidad genial, una ambientación soberbia y una historia absorbente son las bazas que tiene el juego para enganchar a los jugadores, y vaya que lo hace. Destiny es el juego que muchas consolas necesitan, sobre todo las de nueva generación, ya que a poco que nos atraiga el universo que Bungie ha creado quedaremos prendados de él sin remedio, y más si nuestro grupo de amigos también lo hace, ya que tendremos juego para rato.

————————————

Juegos relacionados:

Mass Effect

Halo

No te quedes sólo en el juego:

Una serie: Star Trek

Un libro: Guía del autoestopista intergaláctico, de Douglas Adams

Publicaciones relacionadas

Cerrar