La revolución ciberrenacentista

5932

Hace algo más de una década, Eidos revolucionó para siempre los juegos de acción y rol en PC. Y lo hizo dando forma a Deus Ex, una gran aventura que no se asemejaba a nada de lo que había aparecido en el mercado por aquel entonces.

En el año 2000, los jugadores de PC se llevaron una gratísima sorpresa con la aparición de Deus Ex. Bajo este escueto -y extraño- nombre se escondía una aventura de un calado y profundidad sin precedentes en aquella época. Sí, porque pocas veces se habían fundido en un mismo título elementos tan variopintos como aventura, acción, rol, exploración, interacción con decenas de personajes y otros ingredientes secundarios más. Es por eso que Deus Ex: Human Revolution (tercera entrega de la serie) haya causado tanta expectación antes de su lanzamiento, interés que se ha visto respaldado por un título realmente completo, largo como él solo y ambicioso, muy ambicioso.

Biotecnología “aumentada”

La acción tiene lugar en el año 2027. En esta época la biotecnología ya forma parte de la vida cotidiana de los ciudadanos de medio mundo y, fruto de dicha tecnología, surgen brotes de violencia. Los “aumentados”, nombre que reciben las personas dotadas de avances biotecnológicos aplicados a su cuerpo, cada vez son más en número… grupo que contrasta con aquellos que se oponen a la aplicación de dicha tecnología en seres humanos.

Con este marco como telón de fondo arranca la aventura. Nosotros encarnamos el papel de Adam Jensen, el jefe de seguridad de una de las empresas más poderosas de biotecnología, Sarif Industries. Tras un violento atentado a la sede de dicha corporación, Adam queda gravemente herido y, para salvarle la vida, se le aplican múltiples implantes (o aumentos). Desde entonces, y al margen de convertirse en una especie de cyborg, Adam comenzará su venganza personal. No queremos desvelaros más partes del argumento para no estropear parte de la experiencia, pero creednos cuando os decimos que la trama gana en complejidad a medida que pasan las horas.

¿Y qué nos depara esta mega-aventura? Pues casi de todo. La libertad de acción que nos brinda el título es muy considerable, pudiendo explorar múltiples decorados de un tamaño gigantesco que esconden de todo… incluso numerosas misiones secundarias que nos son reveladas hablando con la gente apropiada.

Pero hay mucho más en Deus Ex. A medida que avanzamos podemos ir mejorando las aptitudes del protagonista implantándole “aumentos”. ¿Y qué se consigue con su integración? Ver a través de las paredes, caer desde varios metros de altura sin sufrir daños, piratear ordenadores con suma facilidad, romper paredes de un puñetazo… El número de estos aumentos es considerable y su utilización tiene un gran impacto en el desarrollo. Esto mismo sucede con ciertas decisiones que podemos ir tomando a lo largo de la aventura, decisiones que cambian el transcurso de algunos acontecimientos… incluyendo el propio final de la aventura.

En cuanto a su jugabilidad, imaginad un Metal Gear super refinado y mucho más largo, variado y evolucionado. Así, en esta gran producción se funden constantemente la acción con los disparos, la infiltración, la exploración y los diálogos. ¡Y lo mejor de todo es que podemos jugar como más nos guste o interese! Muy pocos títulos en el mercado nos ofrecen lo mismo.

Pero esta gran obra también destaca en otros muchos aspectos. El diseño y la línea artística que sigue son únicos, combinando la estética “cyberpunk” con conceptos abstractos y modernos, muy Blade Runner. Y el sonido es igual de estimulante, con una banda sonora muy sugerente y un doblaje en castellano muy trabajado.

Desde luego, las cualidades que encierra esta aventura son muy cuantiosas, y apenas encontramos nada que echarle en cara. Alguno podría echar de menos algún tipo de modo multijugador, pero sería algo injusto teniendo en cuenta el género al que pertenece.

Publicaciones relacionadas

Cerrar