Caminando entre dinosaurios

Los autores de Silent Hill Shattered Memories y Ghost Rider firman un juego de corte infantil muy influido por la clásica serie Pokémon, de Nintendo. Pero, en esta ocasión, con feroces dinosaurios como protagonistas en lugar de mascotas.

Dinosaur King nos pone en la piel de Rex o Max, dos personajes encargados de recuperar una serie de aparatos conocidos como Captasaurios que tienen la habilidad de revivir dinosaurios extinguidos. Estos han caído en manos de una organización llamada Gang Alfa que, cómo no, pretende hacer un uso abusivo y malvado del invento.

Estilo Pokémon

Tomando prestada la jugabilidad de la conocida serie Pokémon, Clímax y SEGA presentan una aventura de rol en la que, como su propio nombre indica, tenemos que conseguir hasta setenta dinosaurios diferentes, y todos ellos con sus propias características. Para ello partimos del concepto típico de ir visitando diferentes lugares, interactuando con todo tipo de personajes y, claro, peleando. O sea, que el desarrollo es similar a lo observado en los títulos protagonizados por los Pokémon, sólo que cambiando los jefes de gimnasio del título de Game Freak por los enemigos finales de turno.

Lo curioso de los combates es que, a diferencia de lo que podríamos esperar en un principio, estos se llevan a cabo mediante el popular juego de “piedra, papel o tijera”. Sí, como en el clásico plataformas de 8 bits Alex Kidd in Miracle World. Por supuesto la fórmula aquí es algo más compleja y los enemigos no solo son muchas veces impredecibles, sino que intentan engañarnos con alguna que otra treta. Además podemos utilizar hasta tres dinosaurios (no a la vez, sino cambiando entre ellos) y seleccionar distintos ataques. Si ganamos un golpe, podemos realizamos. Al principio parece algo confuso, pero enseguida resulta bastante fácil hacerse con la dinámica. Además, siendo un juego claramente pensado para un público infantil, los únicos combates que pueden considerarse más o menos un reto son los que acontecen al final del nivel. Los demás son muy, pero que muy sencillos de superar.

Claro, como en este juego no podemos conseguir dinosaurios salvajes, por así decirlo, la manera de ir coleccionando estas bestias pasa por hacernos con sus huesos. Es entonces cuando pasamos a competir en una especie de minijuego táctil en el que, con ayuda del lápiz de DS, tenemos que ir limpiando un fósil, con cuidado de que nuestro “pico” no se desgaste. Para ello durante los primeros minutos de juego recibimos un radar y un taladro que nos permiten buscar libremente fósiles allá donde queramos.

Con respecto a los gráficos, el juego mezcla escenarios y personajes en dos dimensiones durante la mayor parte del tiempo (también al estilo Pokémon, una vez más) con recreaciones en 3D de los dinosaurios durante los combates. No obstante, y a pesar de la posibilidad de poder disputar combates con un amigo, lo cierto es que el juego resulta en todo momento extremadamente sencillo, estando totalmente pensado para los usuarios más pequeños de la casa.

Cerrar