Un clásico muy competitivo

12451

Codemasters nos vuelve a deleitar con este arcade sobre ruedas, recordándonos que la mítica saga Colin Mcrae está más viva que nunca. DIRT RALLY, que ya se puede disfrutar en Steam para PC, llegará a PlayStation 4 y Xbox One el 5 de abril de 2016.

El simulador arranca, y nunca mejor dicho, con las instrucciones del jefe de equipo que te llevará al paso más importante para pisar el acelerador. El juego nos permitirá adquirir y conducir hasta 39 coches que están clasificados por épocas: desde los años 60 hasta la actualidad con vehículos específicos para el modo Hillclimb o Rallycross que se desbloquearán cuando consigas crédito suficiente para hacerte con uno de estos bólidos.

Del mismo modo, para iniciarte como piloto no sólo hay que valorar el vehículo con el que competirás en cada circuito. También es importante contratar ingenieros que trabajen para mejorar los autos y arreglar los desperfectos entre una etapa y otra. Hay que tener en cuenta para ello las características de cada ingeniero, ya que cualquier retraso mecánico supondrá una sanción que repercutirá directamente en nuestra clasificación.

Pero entremos en materia. Empezarás tu trayectoria profesional en Grecia y a los mandos de un Mini Cooper S o un Lancia Fulvia HF, los dos modelos disponibles en la década de los 60. No olvides a la hora de comprar que las características del terreno, las condiciones climatológicas o incluso el trazado serán factores a tener en cuenta para elegir nuestro coche en cada momento.

Los jugadores que se inicien con Dirt Rally en este género podrán modificar las preferencias para facilitar el control del vehículo como la transmisión asistida, el control del embrague o la tracción de los neumáticos. Una vez dominado el control del vehículo, que no es tarea fácil, sería recomendable poner en manual estas opciones para sacar el máximo rendimiento al realismo del videojuego.

Y en esto último queremos detenernos. Dirt Rally recupera la esencia de los rallies provocando sensaciones gracias a sus espectaculares gráficos y conseguidos efectos tales como el polvo o la nieve. Las opciones de cámara también contribuyen a este realismo. Si bien un volante haría con este videojuego una experiencia completa, la cámara interna implica un nivel de exigencia mayor. Para ello, las directrices del copiloto se convierten en la mejor guía por trazados sinuosos, estrechos y con obstáculos que nos harán salir de la pista sin previo aviso.

La cámara en primera persona también nos aporta sensación de velocidad, pero por el contrario si optamos por la cámara exterior trasera conseguimos mayor control del coche, en detrimento de la sensación en primera persona.

Así y todo, el vehículo responde a la perfección a nuestras órdenes aunque eso no significa que sea un juego fácil. Todo lo contrario. Dirt Rally es un exigente simulador en el que cualquier error te manda fuera del recorrido. Pero cuando se coge el truquillo es una delicia manipular estos autos. A diferencia de otros títulos anteriores, el juego es bastante permisivo con los daños del vehículo. Normalmente el coche quedaba destrozado cuando salías de pista o chocabas con algún obstáculo hasta el punto de romper motor y no poder continuar la carrera. Sin embargo, en esta ocasión el deterioro es muy leve en comparación, ya que se puede romper la luna delantera o sufrir algún pinchazo que te dará la opción de continuar la etapa o cambiarla con alguna penalización en el tiempo. En ese sentido se agradece porque como apuntábamos, permanecer en el trazado no es tarea fácil.

A primera vista el contenido puede parecer pobre, tan sólo 6 rallies y las dos modalidades especiales de Hillclimb y Rallycross, pero lo cierto es que podemos pasar horas para manejar con fluidez nuestros diferentes coches.

Mirando el resultado final sorprende lo poco cuidado que están los detalles de los vehículos, sobre todo se aprecia esta carencia en las diferentes vistas y cámaras que nos muestran de cerca el exterior de los mismos. También detectamos un error en el doblaje del juego, por ejemplo en las instrucciones que da el copiloto en la primera etapa del circuito de Suecia, aunque suponemos que en su versión para consola este fallo será subsanado.

Pero en definitiva, Dirt Rally merece mucho la pena por recuperar el género y darle personalidad ganadora. Disfruten de horas y horas de velocidad, curvas imposibles y emoción a raudales.

 

Raquel Morales

—————————————–


Valoración final:

Jugabilidad: Los controles no tienen ningún misterio. Los vehículos son sensibles a los movimientos y cualquier error o tropiezo puede suponer la pérdida de su control. Las preferencias mejoran la experiencia del más habilidoso conductor y ayudan al jugador nobel.

Gráficos: Salvo el detalle exterior de los coches, los escenarios cuentan con una calidad gráfica de excepción mientras que los efectos climatológicos y texturas del terreno contribuyen a dar el máximo realismo a nuestras carreras.

Sonido: La voz del copiloto, sin duda la más presente en el juego, está falta de humanidad. Sí, a veces parece un dispositivo GPS, si no fuera porque afortunadamente su tono no es irritante. En algunas etapas no está bien hecho el doblaje y se cuelan instrucciones en inglés. Por otra parte, los efectos sonoros, como el motor del coche, la grava golpeando los neumáticos o la carrocería contribuyen a la perfección con la atmósfera de la carrera.

Duración: La exigencia del juego permite pasar horas al volante pese al escaso contenido. Las diferentes opciones permiten al jugador marcarse unos objetivos en función del nivel que alcance con su vehículo. No obstante, el juego permite competir online en una liga con otros usuarios y conseguir logros mientras progresas en tu trayectoria profesional.

CONCLUSIÓN: Dirt Rally regresa con fuerza y dejando el género donde se merece. Codemasters invita a los jugadores a disfrutar de la velocidad, con volante o mando, y a competir con otros usuarios y con uno mismo. Un título imprescindible por las sensaciones que consigue despertar. 

 

—————————————–

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes sólo en el juego:

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar