Análisis de Dissidia Final Fantasy NT – La fantasía en conjunto se disfruta mejor

119323

El universo de Final Fantasy es tan amplio que ya cuenta con nada menos que quince entregas numeradas e incontables títulos sin un número detrás pero que también cuentan con la firma de la saga de los cristales de Square Enix. Con todo ello, la franquicia cuenta con centenares de personajes que han adquirido un gran protagonismo a lo largo de los treinta años de existencia de la misma. Un motivo más que férreo para juntar a algunos de los más emblemáticos en un título conjunto, donde puedan demostrar su valía y hacer las delicias de los seguidores.

Eso es precisamente lo que lleva haciendo la subsaga Dissidia hace ya algunos años, mezclando algunos de los héroes y villanos más conocidos de todos los títulos de Final Fantasy y lanzándolos al terreno de batalla para protagonizar algunas de las batallas más épicas que se puedan imaginar. El comienzo de 2018 trae una nueva entrega de esta propuesta, denominada Dissidia Final Fantasy NT, contando con un roster más actualizado hasta el momento y con multitud de personajes que se verán ampliados con contenidos adicionales tras su lanzamiento oficial.

En Dissidia Final Fantasy dos bandos se unen para luchar por el control del mundo. En ellos de ellos se sitúan los héroes como Cloud, Lightning, el Guerrero de la Luz o Noctis, liderados por Materia. Por otro lado se sitúan los malos malísimos conocidos por todos como Sephiroth, Kefka, Golbez o El Emperador, liderados por Spiritus. Todos ellos se verán enfrentados en una batalla sin cuartel para conseguir cumplir la tarea que se les ha sido encomendada y poder regresar a sus propios universos. La batalla por el reinado de los cristales no ha hecho más que comenzar.

Lo primero que hay que conocer de Dissidia Final Fantasy NT es su elenco de personajes disponibles que son los siguientes, aunque como ya hemos mencionado, será ampliado mediante DLCs en el futuro, por lo que aunque parezca algo escaso en un principio, se verá ampliado: El Guerrero la la Luz, Garland, Firion, El Emperador, Caballero Cebolla, Nube de Oscuridad, Cecil Harvey, Kain Highwind, Golbez, Bartz Klauser, Exdeath, Terra Branford, Kefka Palazzo, Cloud Strife, Sephiroth, Squall Leonhart, Artemisa, Yitán Tribal, Kuja, Tidus, Jecht, Shantotto, Vaan, Lightning, Y'shtola Rhul, Noctis, Ramza Beoulve y Ace. Nada mal para empezar.

En cuanto a la jugabilidad del título, se ofrecen diferentes variantes, aunque la dinámica es casi siempre la misma. Uno de los aditivos de esta nueva entrega es la necesidad de combatir para poder desbloquear el modo historia. Es decir, Dissidia Final Fantasy NT no cuenta con un modo historia que se pueda iniciar en cualquier momento y continuarlo hasta llegar al final del argumento, sino que ha de ir desbloqueándose poco a poco a medida que se combate en otros modos de juegos y se recolectan memorias que permiten desbloquear uno de los capítulos de este modo historia. Un poco tedioso, tal vez, pero la fórmula no es del todo desacertada. Obliga al jugador a exprimirse a fondo y conocer los combates en profundidad (ya sea en la modalidad online o en la local) para poder hacer frente a la historia.

Entrando en el terreno del argumento, la historia en sí es llamativa, atractiva y contiene algunos tintes que sorprender a medida que se va avanzando por las diferentes ramificaciones que se pueden ir desbloqueando hasta llegar al desenlace. No obstante, sí que se queda algo corta respecto a los profundos y enrevesados argumentos a los que nos tiene acostumbrados la saga Final Fantasy. Además, la implementación de tantos personajes en la trama deja de lado a algunos de ellos de manera casi sacrílega, restándoles una absoluta importancia o incluso limitándolos a un par de apariciones como si fueran meros cameos. Especialmente preocupantes son los casos de Squall y, sobre todo, de Lightning, que a pesar de protagonizar una trilogía de la saga parece una absoluta desconocida. No obstante, para los fans más acérrimos de la franquicia será un argumento notable y que, además, enlaza con algunos de los hechos acontecidos en los anteriores Dissidia lanzados en PSP.

En cuanto a la propia jugabilidad en el terreno de las batallas, Dissidia Final Fantasy NT destaca por su frenetismo desbocado, así como por un firme sentido de la estrategia que es el gran aliciente que cuenta el título respecto a sus predecesores. La puesta a punto de las batallas de 3vs3 permite que las batallas sean mucho más rápidas, frescas y dinámicas, pero al mismo tiempo también obliga al jugador a estar muy atento de todos los frentes y los elementos que se muestran en pantalla para conocer la información de la batalla y los ataques que pueden ser inminentes. Un ejercicio de habilidad y celeridad mental al que cuesta acostumbrarse en un principio, pero que tras unas partidas, resulta magnífico.

En este terreno hay dos tipos de batallas. Las principales se basan en ser el primer equipo en conseguir tres K.O. de los rivales. La particularidad de esto se encuentra en la estricta necesidad de contar con un equipo equilibrado y no toparse con ningún cafre que se dedique a fastidiar las partidas, ya que la posibilidad de rehabilitar a un contendiente caído ofrece la opción de perder una partida porque únicamente uno de los tres participantes sea derrotado en tres ocasiones, aunque los otros dos no cuenten con ninguna baja en su haber. De este modo también se ofrece un nuevo componente estratégico en el que hay que estar muy pendientes de los compañeros y adaptarse a su método de combate para que no acabe en tragedia.

Respecto a las habilidades en batalla, todo se mantiene igual que en las fases beta, como es lógico. Cada persona cuenta con ataques de bravura, que son los más comunes y que pueden herir al contrincante con una consecución de golpes para dejar exánime ante ataques más potentes. Es importante hacer un buen uso de las habilidades para dejar al rival expuesto ante los ataques potentes, los denominados como ataques de vitalidad, que consiguen asestar golpes letales y que pueden acabar con el enemigo de una sentada si su sistema de bravura ha conseguido reducirse a cero. Además, también están disponibles diferentes habilidades EX, que pueden ser tanto defensivas (subir la defensa del equipo, protegerse ante ataques rivales, curar a los aliados…) u ofensivas (envenenar a los rivales, subir el ataque de todos los miembros del equipo, encerrar en trampas a los contrincantes…).


Unas habilidades y ataques de vitalidad que pueden ser modificados y mejorados a medida que cada uno de los personajes adquiere un nuevo nivel, pudiendo contar con técnicas vistas en los juegos que protagonizan y que resultan más efectivas y letales a medida que su nivel aumenta, claro está. De este modo es importante entrenar al máximo posible con los personajes que mejor se adapten al sistema de batalla de cada jugador para poder mejorarlo al máximo y exprimir todas sus prestaciones para salir victorioso.

Otro de los aspectos importantes de Dissidia Final Fantast NT es que no es un videojuego dedicado a aquellos que basen su estrategia en machacar botones a ver qué sale. Si este es tu modo de juego, estás en serio peligro. En las batallas de NT lo más importante es saber tener en cuenta el timming para realizar los ataques y para esquivar los de los rivales. No sirve de nada salir volando como un elefante en una cacharrería para buscar a un rival con la intención de darle una paliza, ya que los apalizados con casi total seguridad seremos nosotros. De este modo es importante saber a qué distancia se encuentra el rival para ejecutar el ataque, si es mejor esquivar o bloquear primero el suyo o si hay tiempo necesario para lanzar un ataque potente o encadenar ataques de bravura. Todo tiene su importancia y puede ser determinante.

Así pues, hay que estar muy pendiente de las líneas que salen del personaje que se controla y conecta con los rivales, ya que el color de esas barras es fundamental para saber si están expuestos (en blanco) o si nos tienen fijados como el objetivo de su próximo ataque (en rojo). Del mismo modo también es importante acudir a la llamada de los cristales de invocación y estar pendientes del medidor de esta habilidad, ya que es una ayuda que ofrece una enorme ventaja si puede ser ejecutada. Lo bueno de esto es que los tres miembros trabajan en equipo y la invocación, así como el medidor, es común para todos. Si uno de los combatientes comienza con la invocación, el resto tiene dos opciones: defenderlo hasta que finalice o unirse a él para que el proceso acelere y sea más rápido ejecutar la invocación. En cuanto a las entidades que pueden invocarse se encuentran Ifrit, Alejandro, Odín, Lamú, Bahamut, Leviatán y Shiva.

Unas invocaciones que nos sirven para enlazar con los diferentes modos de juego. Porque en ciertos momentos de la historia hay que enfrentarse a estos seres y las batallas son completamente diferentes a lo que hemos mencionado, aunque simplemente se basan en conocer su patrón de ataques y contrarrestarlos. No obstante, tienen su dificultad, por lo que hay que andarse con mucho cuidado a la hora de afrontar estos capítulos, aunque tampoco son muy comunes y tan solo sirven para romper un poco con la rutina de lo que propone el título en sí.

En cuanto al resto de modo de juego, más allá de las batallas por conseguir tres K.O. también hay otra modalidad de destrucción del núcleo rival. Este es, si cabe, más estratégico que el anterior, ya que se trata de que cada equipo defienda su “base” y ataque la rival hasta ser destruida. Lo que obliga a estar muy pendiente de ambos bandos y trazar una buena estrategia conjunta entre todos los miembros del equipo para no descuidar ninguno de los puntos candentes de la partida.

Por otro lado se sitúa la modalidad local, que permite al jugador adentrarse en diferentes desafíos con dificultades escalonadas. De este modo, en la tranquilidad de su partida en solitario (o con amigos en casa) puede afrontar multitud de retos con diferentes grados de dificultad. Consta de una secuencia de seis batallas consecutivas en las que se puede elegir la dificultad desde nivel bronce hasta platino. Evidentemente, cuanto mayor sea el reto, mayor es la recompensa final, por lo que hay que elegir bien dependiendo del objetivo que se tenga con estos desafíos.

Las recompensas varían entre memorias para desbloquear el modo historia; de hecho es la mejor opción si quiere completarse el argumento sin recurrir a la modalidad online en la que ahondaremos en breve. Además de estas memorias, también se pueden conseguir los tesoros, que actúan como cajas de botín, aunque hay que destacar que Dissidia Final Fantasy NT no cuenta con ningún tipo de microtransacciones, por lo que este tipo de recompensas hay que conseguirlas únicamente mediante las batallas. En las cajas de botín se incluyen avatares, armas, objetos cosméticos e incluso algunos temas musicales de todos los episodios de la saga o frases para los personajes. Po último, también se obtiene los clásicos guiles (moneda del universo Final Fantasy) para gastarlos en la tienda por nuevas skins para los personajes que se adapten a otros looks que han dispuesto en otras entregas. Esto puede ser el atuendo de Cloud en sus apariciones en Kingdom Hearts o el uniforme de redentora de Lightning, entre otros muchos.

Y centrándonos en la modalidad online que es la que predomina en este nuevo título, hay que decir que su resultado deja bastante que desear. Lo cierto es que hay partidas que se desenvuelven de manera correcta y sin ningún contratiempo, pero este caso no es el más común. Por desgracia, cuenta con un enorme tiempo de espera para encontrar jugadores a la hora de afrontar las batallas en línea, por no mencionar que una vez se accede a la partida suele producirse un lag insufrible que arruina la experiencia por completo. Confiamos en que Square Enix y Team Ninja estén trabajando en ello para ponerle solución lo antes posible.

Por último, hay que mencionar el aspecto técnico del que hace derroche Dissidia Final Fantasy NT. El diseño de los personajes es soberbio, tanto en el material in game como en las cinemáticas que conforman el modo historia. Visualmente es un juego magnífico y los diseños de algunos de sus protagonistas, como son el caso de Cloud o Sephiroth, no hacen sino aumentar el hype respecto a lo que podrá verse en el ansiado remake de Final Fantasy VII. Del mismo modo, la recreación de los escenarios y la consecución de los ataques están perfectamente diseñados y ofrecen un vistazo más que notable a todo lo que engloba el universo Final Fantasy con gran acierto.

Juan Montes

Jugabilidad: La jugabilidad de Dissidia Final Fantasy NT es muy dinámica y frenética, además de aportar una gran variante respecto a los títulos anteriores de la saga con las batallas 3vs3. Gracias a eso ofrece una vertiente estratégica mucho mayor, obligando al jugador a pensar mucho sus movimientos de una manera grácil y rápida, ya que cualquier error puede contarse como una derrota. Algo que se extiende a todos los modos de juego disponibles y al gran elenco de personajes, ya que cada uno cuenta con un estilo de lucha muy definido.

 Duración: La duración no puede venir determinada por una cifra concreta. Ya que el modo historia requiere de los otros modos de juego para ser completado es difícil determinar cuál es el periodo total que puede ofrecer esta modalidad. Por lanzar una moneda al aire diremos que se sitúa entre las 15 y 20 horas si se consiguen desbloquear todas las memorias con celeridad, algo para lo que hace falta una enorme habilidad. No obstante, el resto de modos ofrecen una diversión infinita, por lo que Dissidia Final Fantasy NT es un juego para disfrutarlo durante muchos meses.

 Gráficos: Un absoluto deleite en todos los sentidos. Desde el diseño de los personajes, pasando por los entornos recreados para los mapas, hasta las acciones y la luminosidad que surge de las técnicas utilizadas por los personajes. Todo está tratando con mucho mimo y el trabajo de Team Ninja es encomiable para poder determinar cuál será el resultado aproximado de próximas entregas de la franquicia como el remake de Final Fantasy VII. Sin duda, uno de los grandes alicientes de este título.

Sonido: Otro de los aspectos en los que la nueva entrega de Dissidia destaca de manera notable. Gracias a las cajas de botín se puede tener acceso a multitud de temas extraídos de todos los juegos que componen el título, por lo que los seguidores estarán encantados de poder escuchar las sintonías más conocidas de la franquicia mientras combaten. Al mismo tiempo, NT también cuenta con sus propias melodías mientras se exploran los menús y los diferentes modos de juego, aunque el gran atractivo se encuentra en las extracciones de los más de quince títulos incluidos en el juego.

Conclusión:

En definitiva, Dissidia Final Fantasy NT es un gran juego para todos los amantes de Final Fantasy. Incluye una nueva fórmula de combate que conseguirá readaptar el estilo de lucha de todos aquellos que ya eran unos auténticos maestros en los títulos de PSP y aporta frescura, dinamismo y frenetismo a su conocida fórmula. No obstante, se trata de una apuesta que difícilmente captará a jugadores que no se hayan adentrado anteriormente en el universo de esta subsaga, además de contar con diversos errores en la modalidad online que pueden empañar las primeras experiencias de los jugadores. Pero, en conclusión, estamos ante un título notable que aporta una gran diversión que tendrá continuidad en el tiempo.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar