Los orígenes de Goku

Tras el juego de Nintendo DS, Dragon Ball: Origins, Goku continúa profundizando en la época de su infancia, esta vez en Wii. Aventuras y acción con el sello de la serie.

A pesar del incuestionable éxito de la parte “Z” de la serie Dragon Ball, muchos de sus aficionados no dudan en que su primera etapa, más orientada a las aventuras y el sentido del humor que a los combates, es una de las mejores. Ahora tenemos la oportunidad de revivirla en Wii, en concreto en la etapa que va de la lucha contra el Red Ribbon hasta el enfrentamiento final contra Piccolo.

Eleva tu ki

Dragon Ball: Revenge of King Piccolo es una aventura en tercera persona muy clásica, en la línea de los grandes arcades recreativos. O lo que es lo mismo, tenemos que ir de un punto a otro de escenarios prácticamente lineales mientras nos enfrentamos a enemigos de todo tipo. Para derrotarlos, Goku es capaz de dar patadas, puñetazos y lanzar ondas vitales, gracias a un control que mezcla un estilo tradicional con movimientos especiales a la hora de hacer ataques de energía. Además, para esto también es necesario rellenar previamente una barra de ki (magia). De todas formas, aunque los escenarios son, ya decimos, muy rectos y con pocas sorpresas, hay tesoros escondidos que tenemos que buscar si queremos completar enteramente la aventura.

Al final de cada nivel el juego presenta enemigos finales, entre los que se encuentran grandes personajes de la serie, como Tao Pai Pai o el propio Piccolo (padre, el original). Estos, como es lógico, son algo más difíciles de derrotar que los enemigos comunes. Aún así, el título es bastante accesible y, por lo general, no resulta nada difícil profundizar en él. Algo que lo convierte en una apuesta muy pensada para los chavales de la casa. Con todo, el modo Historia principal ronda las ocho o diez horas de juego, dependiendo de nuestra habilidad y experiencia.

Durante los nueve niveles que incluye el juego, nos encontramos con que éste es muy fiel al manga original creado por Akira Toriyama. Prueba fehaciente de ello son las escenas cinemáticas que narran los momentos más importantes de la infancia de Son Goku. De hecho, el propio juego cuenta con una estética que mezcla dos y tres dimensiones (es en 3D pero tiene un desarrollo lateral a lo Double Dragon) y en todo momento parece sacado de un comic, gracias a sus gráficos estilo dibujos animados. Además del modo principal, el juego cuenta con una opción llamada Torneo en la que medirnos contra todo tipo de personajes y una Tienda, en la que podemos comprar héroes, canciones, objetos y muchas cosas más.

Cerrar