Tiempo continuo. Batalla desigual

Dragon Ball Xenoverse 2 se estrena como una propuesta continuista respecto a su predecesor, que consiguió revivir una saga que parecía abocada a contar con títulos intranscendentes y sin ningún tipo de fondo argumental. Dimps y Bandai Namco rescatan una fórmula eficaz y conocida. Probablemente, más de lo que debería, por lo que deja poco lugar a las sorpresa.

13851

El universo Dragon Ball está de vuelta en las consolas. Patrullero, te toca volver a velar por la seguridad de la historia temporal de la saga nacida de la mente de Akira Toriyama. La Patrulla del Tiempo regresa en Xenoverse 2 para ofrecer nuevas aventuras junto a un nuevo aspirante a héroe que, junto a Trunks del Futuro, puede cambiar los acontecimientos de la historia que se desarrolla desde Dragon Ball Z hasta algunos hechos de Dragon Ball Super.

Con esta premisa, Dragon Ball Xenoverse 2 presenta un argumento muy similar al de su anterior entrega, lo que puede llegar a ser ciertamente repetitivo en algunos puntos de la partida. Así pues, a través de la ciudad Conton City, donde se reúnen los patrulleros del tiempo, se puede acceder a la línea temporal de la serie, comenzando por el desembarco de los saiyans en la Tierra. 

Con la ayuda del Anciano Kai y la Kaiyoshin del Tiempo, el nuevo héroe elegido entre las diferentes razas disponibles (las mismas del primer Xenoverse), puede acceder a diferentes tareas como misiones del argumento, fallas temporales, misiones secundarias o eventos de maestro. Todo ello con una única misión: salvar el tiempo de las oscuras garras de los enemigos que pretenden apoderarse de él y de sus consecuencias.

Dragon Ball Xenoverse 2 no inventa la pólvora. Y, probablemente se debe a que no hacía falta, ya que Había conseguido sorprender con el primer título de esta subsaga que se ha ganado el favor del público. No obstante, cuenta con elementos extremadamente repetitivos y que dan la impresión de estar viviendo el mismo juego con una estética renovada. Aunque esa es la sensación que deja en las primeras horas de juego, lo cierto es que hay añadidos de lo más interesantes que aportan cierto aire fresco a una fórmula que, con la continuidad de Dragon Ball Super, promete extenderse en el tiempo.

Algunas de las mayores novedades pueden encontrarse en la propia recreación de la ciudad, que en este título pasa a llamarse Conton City, sustituyendo a la simple Tokitoki City del primer Xenoverse. El trabajo realizado en este aspecto resulta soberbio, ya que se ha triplicado el tamaño de la ciudad y se le ha aportado más sentido que el que tenía en la anterior entrega. Ahora se ofrece la posibilidad de visitar algunos escenarios característicos de Dragon Ball Z, como la Corporación Cápsula, la mansión de Satán o la nave de Freezer, sin la necesidad de introducirse en una misión. 

Todo esto hace que la interacción con el mapa sea mucho más fluida y completa, además de poder disponer de diferentes vehículos para moverse por los diferentes escenarios que lo componen, hasta que se adquiere la licencia de Vuelo, que permite moverse con total libertad y rapidez por la ciudad para llegar lo antes posible a los lugares que se deseen visitar. A este respecto, también se han incluido máquinas de teletransporte entre los lugares más destacados del mapa, por si se quiere evitar el viaje de una punta a otra del mismo. Se nota que desde Dimps han querido revolucionar este aspecto respecto a las tres pequeñas secciones, además de la cámara del Tiempo, que ofrecía Dragon Ball Xenoverse.

Pero yendo al meollo del asunto, lo que de verdad destaca de Dragon Ball Xenoverse 2 son los combates. Se ha renovado toda la interfaz de los mismos, modificando los datos que se ofrecen en pantalla y el aspecto general de los escenarios. Algo que aporta un toque renovado y que ofrece la sensación de no estar visitando el mismo juego que se lanzó hace año y medio. Tal y como ocurría por aquel entonces, las batallas se basan en algunos hechos diferentes a lo que ofrece el conocido lore de Dragon Ball, por lo que la misión es luchar para conseguir reinstaurar la falla temporal y volver a obtener el resultado inicial para que los hechos vuelvan a su cauce y así no destruir el futuro.

La estructura RPG sigue presente, por lo que el personaje en cuestión puede mejorar sus atributos en función de los resultados obtenidos en las misiones, yendo desde el rango D hasta el Z. Los parámetros en este aspecto son los mismos, lamentablemente también lo concerniente a la obtención de habilidades en las misiones secundarias, que continúan siendo totalmente aleatorias y no tienen una función concreta que cumplir para su consecución. Además, también regresan las monedas zeni y un nuevo tipo de insignia con el que se pueden obtener elementos especiales en las tiendas repartidas por Conton City.

Donde tal vez adolece Dragon Ball Xenoverse es en el aspecto técnico. Es cierto que ha sufrido un claro avance respecto a su anterior entrega y que ha aprendido de algunos errores realizados en la misma, pero el aspecto que presenta no parece estar a la altura de lo que se requiere de un título de estas características y a la altura de la generación en la que la industria se encuentra. Los tonos de los colores están mucho más apagados que en el título anterior, lo que parece incomprensible y el pulido de los escenarios no está del todo conseguido. Sí es cierto que la disposición de los lugares conocidos de la saga se han ampliado y presentan un volumen de detalles mucho mayor, pero adolece en el sentido técnico.

Especialmente estos errores se denotan en la interacción y destrucción del entorno, que resulta artificial y algo torpe, aunque esto ya ocurría en su predecesor, por lo que no es un problema exclusivo de Dragon Ball Xenoverse 2. Por lo general, el producto es insatisfactorio en este aspecto pero no empaña en absoluto la experiencia jugable; de hecho, en cuanto a los combates y la técnica de los mismos, con nuevos golpes y movimientos especiales, consigue mejorar notablemente lo conseguido en la primera entrega.

De este modo, Dragon Ball Xenoverse 2 se presenta como una propuesta continuista y que sabe aprender de los pocos errores cometidos hace año y medio con la experiencia novedosa de esta nueva línea argumental que ha adquirido la serie. No obstante, aún se trata de un producto al que le faltan varios aspectos por pulir, como su vertiente multijugador, que no ofrece demasiadas prestaciones, más allá de las batallas en línea y la posibilidad de disfrutar de las misiones secundarias en cooperativo. Una línea continuista que cumple con lo que promete, pero que no aporta nada nuevo y desconocido.

Juan Montes

Jugabilidad: Un absoluto calco de la primera entrega. Dragon Ball Xenoverse 2 bebe directamente de lo que Dimps mostró hace año y medio con el primer capítulo de la subsaga y apenas introduce novedades al respecto. Es una fórmula que funcionó bastante bien en su momento y que sigue obteniendo buenos resultados. Lo más destacable a este nivel es la navegación por la nueva ciudad, Conton City, cuyo tamaño y posibilidades ofrecen una nueva experiencia de la que no gozaba el primer Xenoverse.

Gráficos: Sin duda, el peor aspecto de Dragon Ball Xenoverse 2. Incluso parece más apagado que un juego lanzado por la misma compañía y prácticamente el mismo contenido hace año y medio. Por lo que, al ritmo que avanza la industria del videojuego actual, puede considerarse cuanto menos insuficiente respecto a lo que cabría esperar de un título de estas características. Las mecánicas sí que han conseguido mejorarse y ampliarse, aunque su resulta es aceptable, sin más.

Duración: La duración es realmente variable. En términos argumentales, la historia puede extenderse hasta las 15 horas, pero si el objetivo es la consecución de todas las misiones secundarias, las tareas de maestro y la obtención de todas las habilidades y ataques finales, puede extenderse hasta las más de 50 horas.

Sonido: La banda sonora de Xenoverse 2 se ha modificado respecto a la del primer título. Los temas son mucho más movidos que en su predecesor y aporta un ritmo dinámico a la acción de los combates y la navegación por el mapa. En cuanto al doblaje, repiten las voces en inglés, por lo que hay que estar atentos a los subtítulos.

Conclusión: Dragon Ball Xenoverse 2 es un producto notable, aunque destacaría más si no tuviera un espejo en el que mirarse. La similitud y casi exactitud con el primer Xenoverse no son un desacierto, pero sí que provoca cierta pereza en determinados momentos antes la impresión de estar viviendo un déja vu constante. Aun así, los seguidores de la saga estarán encantados con el producto y con el excelente repaso por los hechos más importantes de Dragon Ball Z y Dragon Ball Super.
 

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…

La mayoría de vehículos que hacen su aparición en el recorrido de Conton City contienen guiños al universo Dragon Ball.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar