Guerreros incombustibles

5924

Spike y Namco-Bandai siguen buscando el juego de Dragon Ball definitivo. Nuevos controles y modos para un título atractivo que recupera la esencia de PlayStation 2, pero…

Porque, a decir verdad, parece que los últimos juegos basados en la popular franquicia Dragon Ball tienen que tener un “pero”. Y Ultimate Tenkaichi, pese a la interesante evolución que supone, no termina de hacer honor a su nombre. ¿Un buen juego de Dragon Ball? Tal vez, pero no el definitivo.

La batalla final

Ultimate Tenkaichi llega a las tiendas con la premisa de ser el título que los fans de la obra de Akira Toriyama venían demandando, especialmente después de los fallidos Raging Blast y Burst Limit. Un juego para el que, supuestamente, el estudio Spike ha escuchado directamente las peticiones de los fans. ¿Se nota esto en el resultado final? Es evidente que sí. Para empezar, por los modos incluidos en el juego.

Su plato fuerte es, sin duda, un completo modo Historia, que narra la parte de la serie que va desde la llegada de Raditz a la Tierra hasta la lucha final contra Célula. Es decir, la época “Z” en la que Dragon Ball gozó de mayor popularidad. Esta duradera modalidad cuenta con un desarrollo abierto, si bien los combates van siguiendo fielmente el hilo del manga original.

Pero en segundo lugar también encontramos en Ultimate Tenkaichi un interesante modo llamado Héroe. En él dejamos de lado a los protagonistas de la serie para crear uno propio. Para lo cual contamos con un editor que nos permite elegir pelo, aspecto, estatura, color, ropa, etc. No es el editor más completo que hemos visto, pero cada opción mantiene el estilo clásico de Toriyama. Una vez elegido el diseño y los atributos del personaje, pasamos a un mundo abierto en el que tenemos que ir entrenando y enfrentándonos a distintos personajes. En este sentido, el juego presenta un argumento en el que se dan cita héroes y villanos de la saga, pero de una forma completamente original (y algo extraña, las cosas como son). Tan pronto estamos entrenando con Krilin como peleándonos con las Fuerzas Especiales de Freezer. En cualquier caso, la originalidad del modo se agradece, especialmente por lo que aumenta la duración del juego.

El principal problema de Ultimate Tenkaichi lo encontramos, no obstante, en los combates. Pese a que se han pulido los problemas que arrastraban las entregas anteriores, principalmente relacionados con la gestión de la cámara, estos resultan demasiados insustanciales. Tal vez en un intento por plasmar demasiado fielmente las luchas de la serie de animación, o tal vez por llegar a un público lo más amplio posible, lo cierto es que los enfrentamientos son demasiado simples. Es verdad que cada personaje tiene sus ataques y movimientos especiales, pero lo fácil que son de ejecutar y la velocidad con la que se llevan a cabo hacen que se vuelven repetitivos y cansen más de lo debido. Sobre todo porque cada lucha resulta demasiado larga para lo sencillas que resultan.

Por lo demás, el trabajo de Spike demuestra dedicación. En total encontramos más de cien personajes manejables -se incluyen también de la serie Dragon Ball GT, aunque no de los primeros tiempos del anime-, enemigos finales (por primera vez dentro de la serie) y detalles que harán las delicias de los aficionados, como poder reunir las bolas de dragón mediante cumplimiento de objetivos o fichas de los luchadores.

También en el apartado gráfico se nota una evidente evolución con respecto a Raging Blast. Si bien los juegos de Dragon Ball ya sobrepasaron hace tiempo la calidad de los dibujos animados originales, en esta ocasión nos encontramos con personajes muy bien recreados y amplios entornos que, además, son destruibles en gran medida. Pero lo mejor son los efectos, que hacen que cada combate sea un auténtico espectáculo de luces y explosiones.

Así pues, podemos asegurar que Spike anda por el buen camino, y que ha conseguido crear el Dragon Ball más completo y cuidado de lo que va de generación; pese a que aún no sea la entrega perfecta. Aunque el lanzamiento agradará a los fans por sus atractivos modos y sobresaliente aspecto gráfico, la simpleza de las peleas lo aleja bastante de los grandes del género, especialmente si buscamos un juego de lucha profundo y divertido.

Publicaciones relacionadas

Cerrar