Manos a la obra

Square Enix nos presenta una nueva aventura enmarcada en el universo Dragon Quest, esta vez con un estilo muy similar a Minecraft, donde la gestión de recursos y supervivencia son la clave del éxito. El objetivo será la reconstrucción de Alefgrado, un reino ha perdido la capacidad de construir, precisamente el don que el héroe protagonista tratará de volver a transferir a los desamparados ciudadanos.

13086

La popular franquicia Dragon Quest ofrecerá en unos días su nueva entrega, Dragon Quest Builders, en la que su universo se trasladará a un videojuego de gestión de recursos y supervivencia de jugabilidad muy similar a Minecraft. Este nuevo trabajo de Square Enix ofrecerá la posibilidad de construir a nuestro antojo en un mundo donde los elementos más conocidos de la saga, también los monstruos, serán los auténticos protagonistas.

El título aterrizará el próximo 14 de octubre en los sistemas PlayStation 4 y PlayStation Vita, donde los usuarios de ambas plataformas podrán disfrutar de este autodefinido RPG de acción. Cabe destacar, sin embargo, que los propietarios de la consola portátil de Sony solo podrán adquirirlo en su versión digital, mientras el resto podrá hacerlo también en formato físico. 

La oscuridad se cernió sobre el reino de Alefgrado muchos años atrás en el momento en que Draconarius, señor de todos los monstruos, persuadió a quien iba a derrotarlo para que se uniera a él. Este hecho afectó directamente a la población, que perdió la capacidad de construir para el resto de sus días, viéndose obligados a sobrevivir entre ruinas de lo que un día fueron majestuosas ciudades. 

Afortunadamente, un héroe recién aparecido, escogido por la mismísima Diosa, tratará de devolver al mundo a su estado más esplendoroso. Su objetivo, reconstruir las aldeas de todos los ciudadanos y devolverles, además, el don de la creación para que de ahora en adelante pueden valerse por sí mismos y así acabar con el temible villano.

La primera decisión a la que debe hacer frente el jugador es la referente al diseño de su personaje. Pese a que las opciones son muy simples, puede escogerse el sexo, el nombre, el color del pelo, de la piel y de los ojos. Una vez completado este paso, dará comienzo la aventura, que nos introduce en la trama con un prólogo a la vez tutorial. La Diosa, también llamada Espíritu de la Tierra, nos explica que somos la esperanza de un pueblo que ha perdido la capacidad de construir, una habilidad que de la que solo goza el protagonista, capaz de combinar materias primas para construir nuevos objetos.

De este modo, sabemos que el personaje principal es capaz de recolectar los materiales a su alcance para crear elementos más complejos. Por ejemplo, puede hacer uso de los llamados pétalos blancos para preparar una crema curativa y recuperar vitalidad, de la misma forma que con otros elementos es capaz de construir una fuente de luz como una antorcha o un arma como una porra de ciprés mediante una simple rama rota. Para confeccionar cualquiera de estos objetos el héroe precisa de un tocón, un puesto de creación con el que nos toparemos en múltiples ocasiones mientras avanzamos por el mapa de forma completamente libre.

Sin embargo, para realizar cualquier acción sobre el tocón precisaremos de las mencionadas materias primas, que irán almacenándose en la zona inferior de la pantalla, donde se dispone el inventario del personaje. No obstante, para su recolección es necesario realizar algún tipo de acción. Para recolectar tierra, por ejemplo, deberemos golpearla con un arma, que en determinados golpes acabará por disponerla ante nosotros en forma de bloque.

Los bloques son, precisamente, el modo en que se recolecta cada uno de los elementos, que también podemos reubicar a nuestro antojo por los amplios escenarios. Como en Minecraft, clara inspiración de Dragon Quest Builders, el usuario también es capaz de amontonar estos materiales del modo que considere para crear estructuras de todo tipo, por ejemplo viviendas. De hecho, cuando el protagonista llegue a algunas de las ruinas que antaño fueron grandes fortificaciones, verá como los antiguos ciudadanos se acercan para solicitarle algunos trabajos, como la reconstrucción de sus casas u otras edificaciones.

Si un residente de la ciudad tiene una exclamación sobre la cabeza significará que quiere pedir algo, por lo que será conveniente acercarse a hablar con él. Sin embargo, la parte más relevante del mensaje en ocasiones se mostrará sobre su cabeza de forma directa, sin necesidad de iniciar la interacción. Del mismo modo que cuando completes una petición aparecerá una “V” sobre su cabeza a modo de confirmación.

Ahora bien, la creación de edificios no es tan simple o libre como pueda parecer. Aunque el proceso de construcción en sí mismo sí es sencillo en lo relativo a la jugabilidad, una edificación solo se considerará como tal cuando cumpla una serie de requisitos. Por ejemplo, para que un habitáculo cualquiera sea considerado una habitación habitable deberá tener al menos paredes de dos bloques de altura, una puerta y una fuente de luz. También podrán introducirse colchones de paja donde descansar y recuperar salud, convirtiendo así el lugar en una casa como tal.

La razón para hacer descansar a nuestro protagonista es sencilla. Durante sus travesías por el mundo abierto puede caer desde alturas demasiado pronunciadas, llevándole a la pérdida de puntos de salud. Del mismo modo, puede encontrarse con monstruos de todo tipo, algunos de los más icónicos de la franquicia Dragon Quest, que también le pondrán en apuros dependiendo de su tamaño y habilidades. Por supuesto, al acabar con ellos también obtendremos materias primas para utilizar en cualquier momento.

El descanso, asimismo, será útil para evitar las fases nocturnas, en las que los peligros del juego se acentúan sobremanera. Y es que el tiempo avanza y ofrece marcados ciclos día/noche, en las que las condiciones serán muy diferentes para nuestro personaje, que verá incrementado el número de monstruos poderosos cuando haya menos luz. Ese será el momento de regresar a la base más cercana que, estando señalada con el Estandarte de la Esperanza, capaz de iluminar toda la zona, servirá de protección ante las amenazas externas. Aunque si el héroe se ve obligado a afrontar algún peligro, podrá hacer uso de su armadura, que puede equiparse en cualquier momento para resistir mejor a cualquier enfrentamiento directo.

Ese halo de luz que desprende cualquier ciudad en la que hayamos introducido el estandarte es perfectamente visible al pausar el juego, momento en el que accedemos a una vista cenital del mapa que no solo nos permite observar la zona en la que se encuentra el protagonista. La visión desde las alturas permitirá moverse en cualquier dirección del mapa e inspeccionar así las partes del escenario más alejadas de nuestro localización.

Otro de los aspectos más llamativos es la ausencia de doblaje en cualquier idioma. Como en algunas de las propuestas más clásicas del género, toda explicación o interacción será visible a través de textos, que se presentan traducidos al castellano. De hecho, cuando nuestro protagonista inicie una conversación con otro personaje solo intuiremos su comentario por la posterior respuesta, que sí aparecerá en un cuadro de diálogo. Por el contrario, el héroe solo emitirá algún sonido o realizará movimientos corporales para expresarse, al menos en lo que respecta al jugador, pues la persona al frente será capaz de entenderle a la perfección.

Respecto al apartado gráfico, los desarrolladores han confeccionado un producto relativamente sencillo aunque vistoso. El diseño de personajes y escenarios en tres dimensiones es suficiente para una propuesta de estas características, que llama sobre todo la atención por sus opciones jugables. La banda sonora, muy presente en todo momento, se intuye como un elemento narrativo más, diferenciando claramente algunas partes del mapa, como las ciudades o las explanadas abiertas para la exploración, con melodías muy marcadas.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: Los mecanismos son simples y fácilmente ejecutables. El personaje se controla de forma sencilla por los escenarios y el proceso de construcción es llamativamente intuitivo. Por tanto, estamos ante un título dirigido a un público muy amplio por su ausencia de dificultad en la mayor parte de fases.

GRÁFICOS: Visualmente cumple con el objetivo. El diseño de personajes y escenarios en tres dimensiones, inspirados en la franquicia Dragon Quest, funciona en su conjunto. La iluminación, además, adquiere un papel relevante en lo que respecta al cambio de fases día/noche, uno de los puntos fuertes del juego.

SONIDO: La ausencia de doblaje en cualquiera de los idiomas hace recaer nuestra atención en los efectos sonoros y en la banda sonora. Este último elemento está muy presente en todo momento, diferenciando las fases desarrolladas en las ciudades en en el resto de localizaciones, que activan melodías diferentes. Los efectos, por su parte, resultan demasiado pronunciados durante las conversaciones, en las que cualquier salto de línea emite un característico sonido.

DURACIÓN: El tipo de propuesta deja patente que la duración está en manos del jugador. De él dependerá le profundización en cuanto a la construcción de edificaciones, que podrá afrontarse de forma concienzuda o simplemente cumplidora dependiendo de su interés.

HISTORIA: La jugabilidad es la verdadera protagonista de un título que ofrece una trama suficientemente interesante para captar la atención de los fans de la franquicia, que verán representados algunos de los elementos, visuales y narrativos, más característicos de Dragon Quest en una obra marcadamente diferente.

CONCLUSIÓN: Aunque Dragon Quest Builders es un videojuego dirigido a los seguidores de la franquicia, su mecánica y jugabilidad será apreciada por cualquier tipo de usuarios, sobre todo por aquellos que sientan predilección por propuestas como Minecraft, claro referente de Square Enix en la concepción de la obra que nos ocupa. Sin embargo, nos preguntamos si la forma de juego puede tornarse repetitiva para un sector de jugadores que se hubiera sentido más cómodo con un mayor surtido de opciones a su disposición, pese a que la forma de afrontar la aventura solo está sujeta, irónicamente, a la imaginación de cada usuario.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Dragon Quest VII

Dragon Quest Heroes: El infortunio del Árbol del Mundo y la raíz del mal


Dragon Quest IX


Los monstruos más incónicos de la franquicia estarán presentes en Dragon Quest Builders.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar