La revolución de Dragon Quest

12047

La saga Dragon Quest es uno de los grandes baluartes de Square Enix en tierras niponas y cada vez adquiere más fuerza en Occidente. Con Dragon Quest Heroes: El Infortunio del Árbol del Mundo y la Raíz del Mal asistimos a una auténtica reunión de los héroes más característicos de la franquicia para demostrarnos las capacidades del género musou con una soberbia propuesta.

Dragon Quest lleva varias décadas entre nosotros y siempre ha conseguido sorprendernos con sus excelentes propuestas, cargadas de combates por turnos y con argumentos de lo más llamativos en alguno de sus títulos. No obstante, con Dragon Quest Heroes: El Infortunio del Árbol del Mundo y la Raíz del Mal, asistimos a toda una revolución en el género musou y, concretamente, en lo referente a la saga, ya que se trata con sorprendentes tintes de hack n slash que no dejan a nadie indiferente. Desde AlfaBetaJuega hemos tenido ocasión de probar su versión para PlayStation 4 y estas son nuestras impresiones.

Y, como no podía ser de otra manera, los chicos de la compañía nipona poseedora de los derechos de la marca, han recurrido a unos absolutos genios en el género hack n slash como Omega Force (a pesar de las críticas recibidas por su trabajo en Hyrule Warriors) para hacerse cargo de este spin off que congrega a algunos de los personajes reconocibles de las numerosas entregas que ha recibido Dragon Quest en todas las plataformas durante todos estos años. 

Para disfrutar de Dragon Quest Heroes hay que tener claro que nos enfrentamos a un título frenético en el que las batallas parecen no tener fin a medida que avanzamos por su intrincada historia. Una historia que nos traslada hasta el reino de Arba, donde nuestros héroes y los monstruos característicos de la saga conviven en paz y armonía, como viene siendo una constante en dicho universo. No obstante, una malvada figura altera dicha paz y provoca que todos los monstruos con los que antes compartían momentos complacientes se vuelvan bestias hostiles ante las que habrá que tener extremo cuidado. Y hasta aquí nos dejan leer. El resto lo tendréis que averiguar por vosotros mismos, aunque el argumento no es lo realmente interesante de este título.

Con esto queremos decir que sus principales características se centran en la jugabilidad. Nos situamos ante un juego que engancha desde los primeros momentos y del que es prácticamente imposible despegarse si conseguimos cazar al vuelo la premisa que se presenta ante nosotros. Si eres incondicional de la saga, te aguardan grandes momentos con Dragon Quest Heroes y, si no lo eres, posiblemente también. Esta es una de las virtudes que más destacan de esta aventura: la capacidad de atrapar a cualquier jugador que se precie.

Una vez nos introducimos de lleno en la propuesta, descubrimos que todo lo que nos habían contado sobre Dragon Quest es un cuento japonés, o algo por el estilo. Los combates por turnos desaparecen para dejarnos vía libre ante nuestras acciones por el extenso mapa mientras nos abrimos paso ante una cantidad ingente de enemigos que se van interponiendo entre nuestros héroes y su objetivo. Unos héroes tan numerosos que provocan algún que otro quebradero de cabeza a la hora de seleccionarlos en nuestro equipo principal, confirmado por tan solo cuatro personajes en tiempo real. Como suele ser habitual en estos casos, podemos alternar en el control de cada uno de ellos al alcance de un único botón. Fácil, sencillo y para toda la familia.

Por supuesto, como no podía ser de otra manera, la consecución de nuestros ataques cuenta con un componente rolero de lo más atractivo. Dependiendo del compañero de combate que decidamos escoger, tenemos la posibilidad de realizar multitud de combos con los que la magia llena de color nuestra pantalla y derrota a los enemigos con una facilidad pasmosa. Incluso cuando la cosa se pone realmente fea, tenemos la opción de utilizar el modo Tensión, que convierte a nuestros personajes en una devastación imparable durante un tiempo limitado. Una absoluta gozada cuando nos vemos acorralados por los molestos monstruos típicos de la saga. 

Todos estos aspectos se encuentran parapetados en un sistema de evolución de personajes de lo más completo, lo que nos permite adquirir diferentes habilidades para ellos a medida que vamos avanzando por las diferentes pantallas de las que se compone el juego. Una gran cantidad de submenús que nos mantendrán varios minutos pegados al desarrollo para conseguir las mejoras que más nos convengan y se adapten a nuestro estilo de juego. Pero, si te preguntas dónde han quedado los elementos característicos de Dragon Quest, debes saber que en las distintas urbes que tenemos a nuestra disposición podemos encontrar armeros, alquimistas y demás personalidad que nos permiten disfrutar de poderosas creaciones para hacer frente a los enemigos con mayor eficacia. Incluso contamos un con clásico barco volador para viajar entre las ciudades con ligereza.

Pero si echas algo en alta, no desesperes, porque los monstruos también podrán unirse a la partida para mostrarnos su colaboración. Esta práctica es un clásico entre los clásicos de Dragon Quest y en un spin off de este calibre, no podía ser menos. La inclusión de estas pequeñas ayudas se realiza mediante la obtención de las monedas de monstruo, a través de las cuales se nos permite invocar a las criaturas durante un breve período de tiempo o de manera permanente, dependiendo de las habilidades que poseamos al respecto. Lo más interesante de todo es que, en este caso, también se incluye su particular componente estratégico, debido a que la cantidad de monedas es limitada y algunas especiales ocupan más espacio que otras, por lo que hay que actuar con cautela a la hora de usarlas. No obstante, dicho espacio se puede ir ampliando.

Y adentrándonos en el nivel técnico, Dragon Quest Heroes luce realmente soberbio en PlayStation 4. Las texturas son una auténtica maravilla digna de ser vista en la consola de nueva generación, demostrando lo que es capaz de aportar la máquina de Sony a un título tan colorido como es esta aventura. Todo ello se sustenta gracias a los 1080p a los que luce el título y a unos 60fps realmente estables en todo momento, lo que permite disfrutar de la propuesta de un modo fluido y continuo. Por su parte, las animaciones de los personajes están muy bien definidas y son variadas dentro de un límite, por lo que no da la sensación de ser una secuencia repetitiva que estemos cansados de observar en el campo de batalla. Todo es realmente atractivo a nivel técnico.

Centrándonos en los escenarios, nos damos cuenta de que Omega Force ha realizado un trabajo inmenso al respecto. Los numerosos mapas de los que hace gala el título están tratados hasta el más mínimo detalle, con lo que no vemos un aspecto simple y vago del vasto terreno que nos rodea, sino que incluso en el horizonte, los elementos que tenemos en nuestra visión son perfectamente reconocibles, ofreciendo un conjunto bello y cuidado.

Lo único que puede echarse en falta en Dragon Quest Heroes es una vertiente multijugador, que le hubiera venido de perlas para poder disfrutar de la aventura junto a nuestros amigos y darles cera a los monstruos. No obstante, la versión occidental también cuenta con un potente aliciente, y es que todos los DLC que se añadieron con el lanzamiento en tierras niponas están incluidos en la misma, por lo que podemos disfrutar de la experiencia más completa de esta auténtica revolución en el género musou.

Juan Montes


——————————————————————————–

Jugabilidad: Divertida, dinámica y atrayente. Con Dragon Quest Heroes no hay lugar a la pausa y a los momentos de tranquilidad. Si queremos afrontar la propuesta, debemos estar preparados para vivir momentos frenéticos y cargados de elementos que convierten nuestra experiencia en un auténtico vicio por eliminar los enemigos que se interponen en nuestro camino. Si te aburres, será porque quieres.

Gráficos: Demuestran de lo que es capaz PlayStation 4 con los títulos de este corte animado. Los elementos que aparecen en pantalla lucen con un color muy vivo y bello que nos introduce de lleno en el mundo de Dragon Quest y aporta una frescura desconocida hasta el momento en la saga. Por su parte, la fluidez del título en sus mecánicas es sobresaliente, por lo que nos permite disfrutar de su propuesta sin ningún tipo de corte o textura extraña.

Duración: Superar la historia de Dragon Quest Heroes puede suponer entre 20 y 25 horas en su curso normal. No obstante, si decidimos explorar y experimentar con las diferentes opciones que nos permite su amplio mundo, podríamos ver aumentada dicha duración hasta más de 50 horas.

Sonido: El aspecto sonoro destaca notablemente por encima de lo que podemos estar acostumbrados respecto a Dragon Quest. Las melodías creadas por el genio Koichi Sugiyama se impregnan a la perfección con los momentos que nos toca vivir en la acción del título, algo que se agradece para introducirnos con mayor vivacidad. Además, los diálogos entre los personajes fluyen a la perfección, al igual que el resultado de su doblaje.

Conclusión: 

Dragon Quest Heroes se presenta como una apuesta de lo más interesante para una saga tan longeva. Su temática hack n slash consigue revolucionar por completo lo que conocíamos hasta el momento de la franquicia, aunque mantiene su esencia de un modo increíble, introduciéndonos en su universo e impregnándolo todo con un toque de modernidad y aportando sensaciones realmente buenas en lo jugable. Además, el terreno visual es un absoluto deleite, por lo que el juego en su conjunto no tiene ningún desperdicio.
——————————————————————————-
Juegos relacionados:


Si te gusta Dragon Quest Heroes: El Infortunio del Árbol del Mundo y la Raíz del Mal, te gustará:


No te quedes solo en el juego:

  • Un anime: Las aventuras de Fly (Dragon Quest: Dai no Daiboken)
  • Una película: Mazes and Monsters (1982)
  • Una canción: Adrian von ziegler – Celtic Music – Legend (Chiptune Version)
     

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar