Recordando tiempos de unión

13601

Dragon Quest VII: Fragmentos de un Mundo Olvidado llevaba muchos años pidiéndose por los jugadores europeos, y finalmente hemos recibido nuestro regalo en una perfecta adaptación para Nintendo 3DS

El título llegó en su momento para PlayStation, pero por desgracia el público de Europa no pudo llegar a disfrutar con él. Considerado uno de los videojuegos clave de la saga, esta entrega es imperdible para todo gran amante de estos representantes del rol japonés.

La isla de Estard es considerada por sus habitantes el único remanente de la civilización humana. Más allá de las fronteras y Bahía Boquerón, la parte pesquera del continente, tan solo hay océanos y océanos. Pero los protagonistas se niegan a creer que están solos, y defienden la existencia de otros territorios inexplorados. Intentando buscar pistas de ello, terminarán viviendo la aventura de sus vidas y viajando al pasado, épocas remotas en las que los territorios todavía estaban unidos.

 

Dragon Quest VII nos trae todo un mundo nuevo que explorar y descubrir que no dejará indiferente. Al principio del juego tendremos un mapa algo reducido pero a medida que vayamos avanzando en la historia descubriremos su grandiosidad y todos los parajes que nos esperan.

Los escenarios en sí no son demasiado grandes pero a medida que vayamos recolectando fragmentos de piedra visitaremos inhóspitos continentes. Tendremos en la pantalla táctil un plano de cada lugar para que nos hagamos una idea de qué encontraremos. En caso de pueblos podremos ver la localización de las Iglesias (fundamentales para guardar la partida), tiendas y otros puntos de interés, mientras que en caso de escenarios de combate veremos grosso modo el terreno en el que nos moveremos.

Como parte de la exploración del juego, tendremos toda una serie de personajes por conocer y con los que interactuar. Pese a que puede que no apetezca demasiado hablar con absolutamente cada persona, esto es bastante importante porque te ayuda a conocer más el mundo en el que vives e incluso sobre tus posibles objetivos. También podremos cotillear el mobiliario de la gente en busca de objetos interesantes como monedas o ítems curativos. Es más, a la hora de conseguir cosas también romperemos barriles y jarrones, con la posibilidad de llegar a recibir algo.

En Dragon Quest VII tendremos que superar todo tipo de situaciones que llegan a requerir hasta solucionar puzles, lo que requerirá de tu máxima atención y varios intentos. Si te quedas atascado siempre puedes recurrir a tu compañero de aventuras (si cuentas con uno en ese momento) en busca de alguna pista.

A la hora del combate, volvemos a tener un amplio repertorio de enemigos y un sistema por turnos. Habrá que ser pacientes y realistas con las posibilidades de ganar, pues confiarse demasiado puede ser tu perdición. Para ello tendrás que equiparte bien, para lo que podrás elegir hasta 30 vocaciones diferentes, y a medida que subas de nivel irás aprendiendo habilidades y hechizos que te ayudarán a hacer más daño.

Tus compañeros atacarán solos, pero tú podrás determinar qué tipo de estrategia deben seguir. Es importante hacer un buen uso de la estrategia, pues puede determinar el curso del combate. Eso sí, hay ocasiones en las que por mucha estrategia que uses te verás obligado a huir, como por ejemplo al principio del juego. Tal vez con dos enemigos te cueste, pero si te aparecen seis a la vez… mejor que corras.

A veces podrás contar con ventaja, ya que si atacas por la espalda a los enemigos podrás dar el primer golpe. Sin embargo, ellos también pueden hacer lo mismo. Para evitarlo, deberás vigilar bien a los monstruos que se mueven por el mapa.

Durante el curso del combate irás sufriendo golpes, y en ocasiones acabarás siendo afectado por ataques de estado. Una forma de librate de ellos será acudir a las Iglesias para que te curen. 

El apartado técnico de Dragon Quest VII es muy fluido y apenas presenta complicaciones, pero quizá lo que más llama la atención son sus personajes. Este es un videojuego de pura aventura que te trae recuerdos de todas sus anteriores entregas, pero también tiene ese toque inocente y juvenil de la saga. Cada uno de los personajes tiene una diferenciada personalidad y una forma de hablar distinta, lo que hace el título muchísimo más rico.

En cuanto a sus gráficos, destacan los vivos colores que se utilizan y el diseño de personajes tan propio de Akira Toriyama. Aquí los personajes no son demasiado altos y los protagonistas parecen niños, pero lo cierto es que rondan los 18 años de edad. El diseño de cada escenario ha tenido mucha cura de pequeños detalles como el mobiliario de las casas, pero donde más se ha podido apreciar ha sido en los monstruos, que gozan de un carisma propio.

La banda sonora del videojuego es impresionante y épica, aunque puede haber veces que te parezca algo repetitiva. Sabe distinguir perfectamente entre los terrenos no-hostiles y el combate, lo que te ayuda a sumergirte más en la historia. Su traducción es impresionante y es que Dragon Quest VII no llega solo traducido, sino también adaptado totalmente al castellano. Personajes con nombres que hacen referencia al ‘pagafantismo’ o que hablan con acento andaluz nos harán soltar varias carcajadas.

Dragon Quest VII para Nintendo 3DS es una buena forma de retomar esta fantástica saga, y la diversión está asegurada con él. Recuerda que el 16 de septiembre tienes una cita con él y vendrá con funcionalidad StreetPass con la que intercambiar objetos con otros jugadores.

María Rosado

 

Jugabilidad: No presenta muchas complicaciones a la hora de comprender las mecánicas básicas, y de hecho si has jugado a otras entregas de la saga ya sabrás según qué cosas. Eso sí, la dificultad puede llegar a resultar todo un reto.

Historia: Está muy bien hilada y te hace querer descubrir más y más a medida que juegas. Puede parecer simple, perocon el tiempo irás descubriendo que se esconde una gran trama debajo del misterio que guarda la existencia de una única isla.

Duración: Es una experiencia a la que dedicarle mucho tiempo, tanto como para llegar a superar las 100 horas si quieres estudiar cada rincón del juego.

Gráficos: Se usan colores muy vivos y todo es muy animado. El diseño de los personajes y los enemigos es increíble, aunque los humanos tienen plantillas determinadas y terminarás encontrándote los mismos en todos lados.

Sonido: La banda sonora sabe transmitir cuán épica es la aventura de nuestros protagonistas, aunque en ocasiones puede resultar algo repetitiva. Pese a que los personajes no hablan, los textos están en completo castellano y te dan más de un momento hilarante. Sin duda, los nombre de los personajes son tremendamente originales.

Conclusión: Dragon Quest VII es un juego obligatorio para todo fan de la saga, pero también supone un punto de inicio a ella que vale la pena. Puede que esta entrega sea algo más humorística y juvenil que otras, pero eso no quita la gran historia que esconde.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Toda la saga Dragon Quest

Algunas casas tienen puertas secretas que te permiten acceder a rincones que parecen inaccesibles. ¡Tan solo hay que jugar con la cámara!

Publicaciones relacionadas

Cerrar