Mazmorras clasicistas y esperpénticas

9308

Abres la mazmorra y aparece frente a ti un cíclope de la noche encantada con bastón con clavo en su punta de nivel 15. Tira los dados. ¡Ups! Tirada fallida, has muerto.

Los que alguna vez hayáis jugado a juegos de rol y mazmorras conoceréis esta sensación de frustración que pueden provocar los dados en medio de una fantasía medieval.

El nuevo Dragon´s Crown, exclusivo para PlayStation 3 y Vita, es una plasmación de esta tónica solo que, evidentemente no tenemos dados, si no la fuerza de nuestros golpes.

El título, desarrollado por Vanillaware, es un beat´em up clásico (demasiado clásico hay que decir) ambientado en una edad media inexistente plagada de monstruos, magos, brujas… Por si acaso no lo sabéis, un beat´em up es el típico juego de combates callejeros de yo contra el barrio. Esos títulos de recreativas en los que andamos por una calle repartiendo mandanga a todo el que se cruza en nuestro camino.

La particularidad de Dragon´s Crown en este género es que está enormemente centrado en su vertiente de título de rol. Es decir, el juego básicamente consiste en entrar en mazmorras, acabar con todo lo que hay en la mazmorra y hacer un objetivo concreto que suele ser matar a un jefe final con variantes, es decir, salvando a unas chicas, recogiendo un objeto o simplemente matando.

A esta fórmula de lo más clásica se suma el elemento de rol en muchas vertientes. Tendremos que ir visitando distintas localizaciones en una ciudad principal para ir haciendo avanzar la historia y enterarnos exactamente de por qué vamos a entrar a determinada mazmorra, cuál es nuestro objetivo argumental.

Ojo, cuando decimos que hay una ciudad principal, no esperéis un juego de mundo abierto ni nada por el estilo. Como beat´em up clásico estamos ante un juego en dos dimensiones pero con algo de profundidad en los movimientos. La ciudad, es simplemente una larga calle con diferentes puertas que nos permitirán acceder a tiendas varias, el castillo, el establo…

El problema es que los paseos por la ciudad tienen un interés nulo y, pese a que tengamos un menú de desplazamiento rápido, lo más sensato en el juego hubiera sido directamente ir de cinemática (bueno, animación fija) en cinemática, de fase en fase, con un menú antes de entrar a dicha fase para poder hacer compras y modificar a nuestro personaje.

¿Por qué decimos que es un problema? Porque el ritmo de juego decae enormemente por estos paseos absurdos que no nos dejan ir a lo que realmente importa: atacar mazmorras.

No es que no nos guste el rol pero es que las conversaciones que mantenemos con cada personaje tampoco nos permiten tomar opciones, ni tenemos ningún tipo de libertad para elegir qué misión queremos hacer, ni va a afectar a nada que vayamos primero a un sitio y luego a otro. Por lo que estamos perdiendo el tiempo.

Tampoco ayuda ni al ritmo ni al interés por mantener conversaciones ni seguir el argumento del juego que Dragon´s Crown esté completamente en inglés. Esto es un pecado capital teniendo en cuenta que la mitad o más del tiempo que estemos jugando a Dragon´s Crown lo vamos a pasar escuchando la voz de un único narrador que hace de todos los personajes en textos larguísimos y con un inglés bastante técnico (los subtítulos también están en inglés, y los menús, acciones y tutoriales de las mismas, también están en inglés).

Así que si no tenéis unos mínimos conocimientos de la lengua de Shakespeare vais a tener un dilema que os puede dejar la cabeza como aquella calavera del Ser o no Ser de Hamlet.

El remate de esta dinámica rolera viene con lo que es de lo mejor del título aunque también pueda condenarle: tenemos cientos de cosas que podemos añadir a nuestro personaje y equipo antes de entrar en combate.

Esto es muy interesante, es decir, podemos elegir qué escudo y espada ponerle a nuestro guerrero (estas se van destrozando hasta que quedan inútiles y toque cambiarlas); podemos elegir qué objetos cargar (pociones para curarnos a nosotros o a nuestros compañeros); mejorar nuestras habilidades y aprender algún truco nuevo; podemos llevar amuletos que potencien características de nuestro muñeco; resucitar aliados y ponerlos en nuestro equipo (muy útiles cuando no jugamos en partidas con amigos hasta cuatro)…

En este sentido Dragon´s Crown es una maravilla sí, pero a la hora de la verdad, cuando decidimos entrar a la mazmorra, todo lo que hemos seleccionado tiene un valor real en combate bastante nulo. Evidentemente, sí se nota que llevemos aliados o no, pero salvo eso, el resto de modificaciones que hemos hecho no alteran la experiencia de juego.

Al final, la experiencia de juego es el combate en las mazmorras y aquí también tenemos luces y sombras. Entre las luces encontramos que la variedad de enemigos que vamos a encontrar es enorme y sus diseños son realmente impresionantes (especialmente las de los jefes finales de cada mazmorra).

En la sombra a esto, al final su variedad en diseño no lo es tanto en su forma de atacar y caer bajo nuestra espada.

Volviendo a la luz, la jugabilidad tiene algunos destellos originales como que con un joystiq podamos mover un puntero para abrir cofres con el ladroncete que siempre nos acompaña, o descifrar runas en busca de potenciadores o incluso pedirles a nuestros aliados que suelten armas y monturas que han cogido pero que queremos nosotros.

Pero de nuevo volviendo a la oscuridad, el sistema de combate es excesivamente simple. Es cierto que la variedad de unos personajes a otros es muy alta, no es lo mismo coger al guerrero que al hechicero que al enano o la arquera. Pero de unos personajes a otros, ahí está el problema. Lo que sucede es que luego cada personaje está muy pero que muy limitado en cuanto a movimientos.

Pongamos el caso del guerrero: con un único botón golpeamos, dependiendo de la dirección que pulsemos haremos un movimiento u otro. Solo un botón para todos los golpes, es decir, cuando se acaban las direcciones no hay más dónde rascar. Un segundo botón nos permite hacer una habilidad "especial". En el caso del guerrero nos permite clavar su espada en el suelo y hacer un miniterremoto. En los primeros niveles de esta habilidad es totalmente inútil y encima perdemos nuestra espada durante un tiempo, haciendo menos efectivos nuestros golpes (es muy interesante eso sí, que se nos caiga el arma cuando nos golpean fuerte). Pero todas las habilidades especiales van por esa tónica. Un segundo ejemplo: si cogemos al hechicero, su habilidad especial es recargar el maná que le permite hacer la magia (con un botón). Si no recargamos no atacamos. Un sistema excesivamente simple.

Pero lo peor es que no hay sistemas de contraataque interesantes y para nuestra guardia, de nuevo por ejemplo con el guerrero, se usa el mismo botón que utilizamos para atacar (por lo que la confusión está asegurada y a veces hacemos lo contrario a lo que queremos hacer).

Y lo peor es que sobran botones en el mando que bien podían haber tenido una función. 

De ahí que digamos que estamos ante un juego excesivamente clásico (para mal), en lo que a jugabilidad se refiere puesto que es demasiado sencillo y simple en los combates y demasiado complejo e inútil en las modificaciones roleras previas al combate.

Al final el juego se termina volviendo tedioso porque tenemos más bien poco que hacer a parte de machacar botones en demasiados pasajes e intentar encontrarnos en medio de la locura cuando se juntan los poderes de todos nuestros aliados y los de nuestros enemigos en pantalla.

Dragon´s Crown se termina convirtiendo en un juego contemplativo, puesto que es más interesante de ver que de jugar. Su mayor logro es un diseño artístico que quita el hipo, con unos escenarios y personajes que son verdaderas obras de arte que se podrían colgar de museos. Sus excesos en los diseños de los protagonistas (ya sabéis que los personajes tienen mucha pechonalidad, o miembros fuera de lo común) le vienen estupendo porque le dan una personalidad y uniformidad al juego.

Esto es sin lugar a dudas es lo mejor que tiene Dragon´s Crown aunque también hay que tener en cuenta que pese a que el diseño artístico es magistral las animaciones durante el desarrollo de la partida son bastante simplonas.

Néstor García

———————————————————-
Valoración final

Jugabilidad: Simplona en los combates y excesivamente compleja para al final resultar inútil en lo que ha modificaciones de rol previas a las mazmorras se refiere.

Gráficos: Su diseño artístico es sin lugar a dudas lo mejor del juego. Dragon´s Crown es tan bello y excesivo que podría colgarse de una galería de arte y no dejaría indiferente a nadie. Sus animaciones son demasiado sencillas, eso sí.

Música: Los temas van acorde al estilo pero son escasos. Resulta imperdonable que el juego esté completamente en inglés más aún cuando la mitad del juego la pasamos escuchando-leyendo diálogos.

Duración: Subir a todos los personajes hasta su nivel máximo es una tarea ardua que llevará cientos de horas. Además se disfruta mucho repitiendo mazmorras y jugando en local o línea. Es un juego largo.

Conclusión
Dragon´s Crown es un juego más contemplativo que divertido de jugar. Tiene enormes aciertos y su acabo visual es sencillamente magistral pero, a la hora de la verdad, es un título simplísimo y repetitivo en cuanto a dinámicas y le falta mucho ritmo de juego. Un título que hace décadas hubiera causado furor pero que ahora solo es apto para los más fans del beat´em up con ganas de rol y unos buenos conocimientos de inglés.

—————————————————–

Si te ha gustado te gustará

No te quedes solo en el juego

  • Una película: El Hobbit de Peter Jackson
  • Una serie: He-Man y los Masters del Universo 

Publicaciones relacionadas

Cerrar