Regresa la magia

Los chicos de Red Thread Games adaptan a PlayStation 4 y Xbox One una obra que atrapó a los seguidores de la saga The Longest Journey en 2014, cuando el videojuego se lanzaba en PC. Tres años después y de la mano de Deep Silver, el estudio noruego ha podido distribuir Dreamfall Chapters en las consolas de actual generación conservando la esencia de su aventura gráfica aunque con algunas mejoras en el apartado técnico.

En 2014 se estrenaba en PC una aventura gráfica titulada Dreamfall Chapters, la nueva entrega de la popular franquicia The Longest Journey. Prosiguiendo los hechos transcurridos en el anterior videojuego, los chicos de Red Thread Games volvían a encandilar a los seguidores de la saga con una propuesta en la que las decisiones volvían a convertirse en las auténticas protagonistas. Tres años después, el estudio noruego ha conseguido distribuirlo en las consolas de actual generación, que ahora también albergarán el juego aunque con algunas ligeras mejoras.

Pese a que los usuarios de PlayStation 4 y Xbox One podrán seguir disfrutando de la misma versión en la que se sumergieron los jugadores de PC, los desarrolladores han trabajado en algunos cambios en el apartado gráfico, que se presenta más pulido respecto a la edición anterior. Por lo demás, la esencia de Dreamfall Chapters se mantiene intacta en su salto a consolas, como podrás comprobar al revisar nuestras impresiones. Sin más, te dejamos con el análisis que hemos podido llevar a cabo mediante un código digital para la máquina de Sony.

Nos encontramos ante una aventura gráfica pensada, sobre todo, para los aficionados a la saga The Longest Journey. Si no fundamental, al menos sí es muy necesario haber jugado a las anteriores entregas de la franquicia para seguir la trama con las máximas garantías. No obstante, cualquier usuario será capaz de desenvolverse en las mecánicas del juego independientemente de la línea argumental, que inevitablemente perderá cierta coherencia si el desconocimiento de los hechos transcurridos anteriormente son absolutos.

A lo largo de la historia, la misma que los usuarios de PC pudieron disfrutar hace algunos años, los protagonistas deberán recorrer más de cincuenta escenarios distribuidos en tres mundos distintos diseñados con el máximo esmero. Pese a las limitaciones técnicas propias de un título de corte independiente, el trabajo artístico consigue suplir cualquier carencia e introducir al usuario en un universo repleto de magia.

Para avanzar será necesario interactuar con el entorno para resolver una serie de puzles, en general intuitivos y de sencilla resolución. En ocasiones simplemente será necesario realizar la acción adecuada mientras, en otras, será la correcta aplicación de diferentes pasos los que lleven al personaje al éxito. De este modo, la observación se convierte en un elemento imprescindible para progresar en cada escenario, que esconderá múltiples sorpresas además de objetos con los que interactuar.

No obstante, será el llamado mundo de los sueños, precisamente en el que arranca la aventura, el que ofrezca más posibilidades. Se trata de un universo onírico donde el personaje es capaz de utilizar una serie de habilidades como el control mental, la ralentización del tiempo, el análisis de elementos o la emisión de luz. Mediante estas opciones, y en muchos casos fusionándolas, seremos capaces de resolver los diferentes retos que nos proponga la trama.

Obviamente, las decisiones volverán a ser el eje central de la trama pese al interés del resto de mecánicas. Los desarrolladores no solo ponen a disposición del jugador una serie de opciones de diálogo de carácter estético. Su objetivo es el de confeccionar una experiencia única en el que cada elección se convierta en trascendente, capaz de determinar el destino de cada usuario en la mágica historia que se nos presenta.

Por ese motivo, hasta la más mínima decisión debería ser considerada previamente y no seleccionada a la ligera. En ese sentido, el personaje manifestará su opinión antes de que le obliguemos a tomar alguna de las elecciones disponibles. De este modo, podremos conocer sus impresiones en voz alta y comprender con exactitud el sentido de la frase que vamos a pronunciar a continuación. Todo un acierto que, en más de una ocasión, servirá para escoger el diálogo más conveniente.

Asimismo, cabe resaltar el tipo de discurso que ejercen los protagonistas. En los primeros minutos del juego, uno de ellos se refiere al usuario del siguiente modo: “Si estoy en coma… ¿cómo es posible que esté hablando contigo?”. Rompiendo la cuarta pared, los desarrolladores pretenden alcanzar un nivel de inmersión que, quizás de otra forma, no hubiese sido tan efectivo para con el jugador.

Ha quedado demostrado que, al menos en lo visual, resulta una propuesta ciertamente llamativa pese a su apartado gráfico modesto. No obstante, los responsables del juego han tratado de mejorar algunos aspectos técnicos para el lanzamiento en PlayStation 4 y Xbox One. Los modelados de los personajes han sido ligeramente retocados, así como las animaciones y los efectos de iluminación, que también se han modificado tras su estreno en ordenadores.

En lo referente al audio, no podemos sino alabar la exquisita banda sonora, que impregna alguno de los momentos más destacados de la aventura. No obstante, aquellos que no se desenvuelvan en inglés tendrán serios problemas para seguir la trama. Los diálogos y la narración en general solo están disponibles en la lengua de Shakespeare además de en alemán. Incluso el subtitulado, que podría haberse incluido en castellano en esta versión para consolas, únicamente está en inglés, alemán y francés.

Sin duda, el inconveniente idiomático se convertirá en un aparatoso impedimento para un sector de los usuarios que, en cualquier caso, podrá seguir disfrutando de la estética y la magia de una historia que los aficionados a las propuestas independientes y, sobre todo a la saga The Longest Journey, no deberían perderse.

Javier Castillo

JUGABILIDAD: En términos jugables, el videojuego se presenta exactamente igual que en su versión de PC. Al margen de las alternativas de diálogo, el jugador puede hacer uso de una serie de mecánicas que le permitirán explorar cada escenario con las máximas garantías. Cada mundo y protagonista disfrutan, además, de diferentes opciones por descubrir.

GRÁFICOS: Pese a no hallarnos ante un título especialmente llamativo en el apartado gráfico, el esmerado diseño artístico consigue superar cualquier impedimento técnico. Las versiones de PlayStation 4 y Xbox One ofrecen, además, una serie de mejoras tanto en las animaciones, la iluminación como en el modelado de los diferentes personajes.

SONIDO: Uno de los puntos fuertes del videojuego es su banda sonora, que enriquece los momentos más destacables de la historia con sus excelentes composiciones. Lamentablemente, entre los idiomas disponibles no se encuentra el castellano, tampoco en el apartado de subtítulos.

DURACIÓN: Esta edición para consolas incluye los cinco episodios de los que consta el juego, por lo que el usuario no deberá esperar entre el lanzamiento de un capítulo y el sucesivo. Además, incluye la banda sonora extendida en versión digital, el instrumento ideal para prolongar la experiencia jugable.

CONCLUSIÓN: Tres años después de su estreno en PC, el videojuego de Red Thread Games llega a consolas para llegar a todos los seguidores de la saga The Longest Journey. Es posible que cualquier amante de las aventuras gráficas se sienta atraído por la magia que desprende Dreamfall Chapters, no obstante, la comprensión su línea argumental dependerá del conocimiento de los hechos transcurridos en las entregas anteriores. Sin duda un condicionante a tener en cuenta antes de su adquirisión. En cualquier caso, el juego ofrece un entretenimiento a la altura en el que la magia y el misterio se fusionan para generar una experiencia tan intrigante como absorbente. Eso sí, íntegramente en inglés.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Saga The Longest Journey
 

El juego consta de tres mundos muy diferentes.

Cerrar