Vuelve el rey

5933

Durante más de diez años, el regreso de Duke Nukem ha sido poco más que un chiste. Algo que parecía que no iba a suceder nunca. Hasta que finalmente Gearbox y 2K Games han decidido resucitar al mítico personaje de una vez por todas.

Tras un infinito número de retrasos, cancelaciones, estudios en quiebra y problemas por el estilo, Duke Nukem Forever es al fin una realidad. Un lanzamiento que recupera el estilo gamberro, políticamente incorrecto, machista y violento de aquel mítico Duke Nukem 3D. Es decir, aquello que todos los aficionados a la serie estábamos esperando.

El gran regreso

La historia del juego comienza doce años después de que el bueno de Duke salvara al mundo de una amenaza alienígena. Ahora este se ha convertido en un auténtico héroe que vive con todo tipo de lujos. O al menos esto es así hasta que los extraterrestres del pasado regresan a la Tierra con intenciones de conquista. Por supuesto, el rubio personaje no se mantendrá al margen mientras los invasores se lían a secuestrar mujeres atractivas.

Partiendo de este inicio, Duke Nukem Forever es un shooter a la vieja usanza. ¿Qué significa esto? Pues que durante su desarrollo Gearbox parece haber olvidado bastante algunas de las evoluciones que el género ha tenido durante los últimos años, ofreciendo un juego muy clásico. Algo que, claro está, encaja perfectamente con la esencia del personaje. En cualquier caso, el lanzamiento continúa teniendo sus propias características.

Para empezar, es posible interactuar en gran medida con los escenarios, siguiendo la fórmula que hiciera célebre a Duke Nukem 3D. Y de la misma manera se han incluido armas con diseños de lo más contundentes, un sentido del humor adulto y picante “marca de la casa”, jefes finales realmente impresionantes o un grado de violencia bastante alto, con escenas gore para dar y tomar.

Pero aún así el juego también puede presumir de incluir algunas novedades, como momentos de conducción, un poco de exploración o algunas plataformas que superar.

Por otro lado, Duke Nukem Forever incluye igualmente modo multijugador para hasta ocho usuarios. El número de modos que este presenta son los siguientes: DukeMatch, Team DukeMatch, Hail to the King y Capture the Babe. Como podéis suponer por los nombres, todos están sacados de los de otros títulos como Gears of War, pero “a lo Duke”. Por ejemplo, en lugar de capturar una bandera tenemos que hacer lo propio con una sensual jovencita.

Por lo tanto, resulta bastante clara cuál ha sido la intención de Gearbox a la hora de resucitar a este carismático y singular héroe: mantener intacta su esencia original. Lejos de preocuparse por intentar estar o no a la altura de los actuales referentes dentro de los shooters, el lanzamiento juega según sus propias reglas. El problema es que no puede competir con los actuales referentes del género en áreas como planteamiento gráfico, diseño de niveles y demás campos importantes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar