Rol de consola

La conocida serie de rol y acción vuelve a la carga con una nueva entrega. Y esta vez lo hace expandiendo su universo también al mundo de las consolas PlayStation 3 y Xbox 360.

Para esta tercera entrega de Dungeon Siege, ha sido el estudio Obsidian (Alpha Protocol, Neverwinter Nights) el encargado del desarrollar el juego. Y lo ha hecho de una manera completamente continuista, que sigue fielmente el estilo que ya vimos en PC durante las dos primeras entregas.

Un reino en peligro

La historia del juego nos lleva al reino de Ehb, un lugar que pasa por una profunda crisis como consecuencia de la pérdida de su rey. La llamada Décima Legión, que siempre se encargó de proteger dicho reino, ha sido ahora marginada por el propio pueblo y exiliada, mientras que una tirana, Jeyne Kassynder, ha tomado el control. Como se puede apreciar, estamos ante un profundo argumento que recuerda sobremanera la historia de Rohan, de El Señor de los Anillos.

Para enfrentarnos a tal injusta situación y deshacer las cosas, tenemos que ponernos en la piel de uno de los cuatro guerreros entre los que el juego nos permite elegir. Estos son el espadachín Lucas, los magos Reinhart y Anjali, y la bruja Katarina. Cada uno de ellos tiene sus propias características, armas, ataques y demás, por lo que es importante seleccionar el que más se ajuste a nuestros gustos.

Una vez elegido uno de ellos, nos encontramos con un juego de rol y acción clásico, de los de toda la vida. En él tenemos que recorrer distintos niveles muy lineales, resolver misiones y enfrentarnos a un gran número de incesantes enemigos. En este sentido los enfrentamientos resultan muy directos, como sucede en cualquier juego de acción convencional. El toque rolero lo encontramos en la posibilidad de subir de nivel a nuestro personaje, así como en la gran cantidad de hechizos, armas y objetos que podemos encontrar y mejorar a lo largo del juego.

Dungeon Siege III está bastante enfocado a ser jugado en compañía, algo que se aprecia en el tamaño de los niveles y, sobre todo, en la gran cantidad de enemigos que nos salen al paso (jefes finales incluidos). Así pues, podemos jugar con un amigo en una misma consola, o con hasta tres compañeros a través de Internet. Esto, lógicamente, hace que la aventura resulta bastante más sencilla de superar.

Artísticamente, el título mantiene su clásico aspecto medievo-fantástico, típico de series como la ya mencionada El Señor de los Anillos. Esto no sólo se aprecia en los personajes, sino también en los escenarios que, como el propio nombre de la saga indica, están formados principalmente por mazmorras, cuevas y lugares semejantes. La banda sonora, por su parte, también tiene un tinte muy épico, y los diálogos en inglés están subtitulados al castellano.

Cerrar