Escuadrón de limpieza

10349

En enero del 2012 aparecía en PC un juego desarrollado por los hasta entonces desconocidos Hitbox Team, que terminó convirtiéndose en uno de los juegos indies del momento, recibiendo las alabanzas de la prensa y del público: Dustforce, que unos meses más tarde también saldría para Mac y Linux gracias a Steam y el Humble Indie Bundle, respectivamente. Dos años después, y de la mano de Capcom, que esta vez ejerce como distribuidora, el juego da el salto a Playstation 3, PSVita (incluyendo el sistema CrossPlay) y Xbox 360, ampliando así la cantidad de jugadores que podrán acceder a él, y que además trae consigo alguna novedad bajo el brazo.

En Dustforce encarnaremos a un grupo de barrenderos con los que limpiaremos el mundo de la suciedad y la corrupción que inunda el mundo, incluso llegando a corromper a diferentes seres vivos, haciendo de ellos agentes de la inmundicia que nos pondrá las cosas un poco más complicadas en nuestro camino para conseguir un lugar limpio. Esta premisa es una mera excusa para que podamos adentrarnos en el verdadero núcleo del juego: la jugabilidad.

Nos encontramos pues ante un título de plataformas en el que tendremos que ir completando los diferentes niveles que componen los mundos en los que se divide el juego. A priori Dustforce tiene un planteamiento bastante sencillo, pero cuando nos ponemos a los mandos entendemos que es un juego exigente que requiere cierta precisión para completar los niveles, tal y como pasaba con Super Meat Boy, en el que el ensayo y error se convertía en norma hasta que conseguíamos los movimientos perfectos que nos permitían pasar a la siguiente fase. En este sentido Bitbox ha hecho un gran trabajo en cuanto al diseño de los niveles, en los que predomina la verticalidad, incluso sorprendente, al ver que la pantalla de selección de mundo es un nivel en sí mismo, ya que para acceder a ellos tendremos que escalar y saltar por diferentes obstáculos.

Para hacerlo nos ayudaremos de hasta cuatro barrenderos, con los que seremos capaces de dar grandes saltos, correr por las paredes, o por los techos mientras pasamos nuestro cepillo por toda superficie que pase bajo nuestros pies. A medida que vayamos quitando la suciedad de los escenarios iremos aumentando la barra del movimiento especial, que nos permitirá limpiar toda la mugre de una zona entera, incluso la de los enemigos más duros, y nuestro nivel de combo, el que si conseguimos mantenerlo en un nivel alto, nos ayudara a obtener una mejor puntuación en el nivel. Para evitar que lo consigamos habrá montones de trampas y enemigos, que nos pondrán las cosas más complicadas, ya que con un solo golpe que recibamos o si morimos, nuestro combo se reseteará, yéndose al traste la puntuación perfecta que tratábamos de conseguir, y es que este es el principal medio para seguir abriendo niveles.

Cada vez que completemos uno de ellos, obtendremos una puntuación en forma de rango que dependerá del porcentaje de suciedad que hayamos limpiado en el nivel y la manera en que lo hayamos hecho, que variará en función del nivel de combo, o si lo hemos perdido muchas veces, el número de muertes, etc., siendo el rango S el máximo que podremos obtener. Con dichas puntuaciones iremos ganando llaves con las que abriremos nuevos niveles (y más difíciles), ya que no todos estarán accesibles desde el principio del juego. Si lo hacemos tan sumamente bien que conseguimos alcanzar el máximo rango en algún nivel, conseguiremos desbloquear llaves doradas que desbloquearán las fases más duras, que pondrá a prueba todo nuestro dominio del juego.

En un juego de este tipo, el control toma una especial importancia, ya que es el que lleva todo el peso de la experiencia del jugador, y si no está bien implementado puede echar a perder todo el conjunto. Afortunadamente no es el caso de Dustforce, que cuenta con un control de esos que es fácil de manejar, pero que para llegar a dominar tendremos que pasar bastante tiempo con ello hasta conseguirlo. Además, los personajes son diferentes entre sí, no solo de aspecto, si no que varían levemente sus características, tales como la velocidad, o la fuerza de sus golpes, experimentando con uno u otro hasta encontrar el que mejor se adapte a nuestra manera de jugar o el que sea más útil en cada nivel.

Dustforce cuenta además con un modo multijugador, en el que ya sea localmente o por medio de Playstation Network o Xbox Live podremos disfrutar de modos de juego competitivos con hasta cuatro jugadores, cuyo objetivo principal es conseguir la mejor puntuación, tomando uno de los jugadores tomará el papel de los barrenderos, mientras que el otro será el encargado de ensuciar el escenario. Uno de los modos de juego disponibles es el de "Rey de la colina", en el que tendremos que ser el jugador con más presencia del nivel, con limpieza o suciedad dependiendo en el equipo en el que nos encontremos, en unos intervalos de tiempo que irán marcando la puntuación final. La otra modalidad es la de "Supervivencia", que suele contener escenarios con una presencia mucho mayor de trampas en las que caer, consiste pues en competir por ser el jugador que conserve el mayor número de vidas en el momento en el que la partida termine, cuando uno de los otros jugadores haya consumido todas las disponibles. 

Los juegos indie siempre se caracterizan por un apartado artistico realmente trabajado, y ya en su lanzamiento en sus versiones de ordenador, Dustforce contaba con un nivel técnico sobresaliente, con un aspecto grafico de corte preciosista y minimalista, que apostaba por la sencillez como medio para llegar a los jugadores, y lo consiguió. Con su llegada a consolas, es algo que ha permanecido intacto, y vuelve a maravillarnos nuevamente, cabe destacar los niveles del Parque en el que las hojas otoñales revolotean a nuestro paso, con un efecto que nos dejara impresionados. Si nos metemos en su apartado sonoro nos encontraremos con unas melodías muy cuidadas, simples y acordes al estilo del juego, ambientando perfectamente los escenarios por los que nos moveremos, sin llegar a estorbar en ningún momento, llegando a ser incluso pegadizas. También está muy cuidada la ambientación de los niveles, dependiendo de a qué mundo pertenezcan nos encontraremos diseños más industriales cuando nos estamos en el Laboratorio, o interminables paredes de mármol con elementos góticos de La Mansión, o escenarios más naturales cuando nos encontramos en el ya mencionado Parque.

Álvaro Moral Arce

———————————————————

Valoración final

Jugabilidad: El punto fuerte, y el más importante del juego. Dustforce tiene una jugabilidad endiablada que requiere cierta rapidez de reacción y unos movimientos perfectos, un auténtico desafío, aunque en ocasiones puede resultar demasiado difícil conseguir el rango S para poder seguir abriendo niveles, pero es igualmente disfrutable y satisfactorio cuando te acostumbras y lo consigues.

Sonido: Muy bien trabajado, con melodías ambientales que cumplen sobradamente su función, la de acompañar nuestras sesiones de juego sin resultar pesada ni repetitiva. Los efectos de sonido, pese a ser escasos, también encajan perfectamente.

Gráficos: Otro de los apartados que hace de Dustforce un juego muy recomendable. Con sus gráficos sencillos hará que sintamos que todo fluye mientras avanzamos, haciendo revolotear las hojas que se quedan flotando en el aire tras nuestro paso. Una autentica gozada.

Duración: Estamos ante un título al que vamos a tener que echar muchas horas si queremos completar todos los niveles que pone a nuestra disposición, ya que para acceder a ellos tendremos que dominar antes el control que nos haga alcanzar las máximas puntuaciones, variando el tiempo invertido dependiendo de nuestra habilidad.

Conclusión

Dustforce vuelve al panorama actual resurgiendo en consolas tras dos años desde su lanzamiento, trayéndonos de nuevo la jugabilidad y el desafío que hizo de él el juego indie del momento, trayéndose consigo un modo multijugador muy apetecible si queremos echar alguna partida rápida, tanto en local como online, donde la diversión es máxima en partidas de 4 vs 4, aunque se echa de menos algún modo de juego más. El paso del tiempo no le ha sentado nada mal a Dustforce, que viene para que los amantes de las plataformas encuentren un titulo que suponga un verdadero desafío para estos jugadores, que disfrutan con la auto superación. Un juego muy recomendable y un gran añadido al catalogo de indies de Playstation3, PSVita y Xbox 360 gracias a la rapidez, la verticalidad de los escenarios, su rejugabilidad y un gran diseño de niveles.

———————————————————

No te quedes solo en el juego:

  • Una película: Wall-E, batallón de limpieza, de Pixar

Cerrar