Análisis de Dynasty Feud – Dinastía de luchadores

 

Si bien el juego en solitario no se puede obviar en la actualidad, tampoco podemos olvidar a aquellos que utilizan el videojuego como elemento para socializar. Para estos últimos usuarios que disfrutan del modo multijugador llega Dynasty Feud, un título que nos enfrenta en intensos combates a otros tantos individuos de una forma muy especial. En esta ocasión no tendremos que elegir un solo luchador, sino que tendremos a nuestra disposición a toda una familia.

En Dynasty Feud tendremos que querer a nuestra familia de luchadores tal y como es. Quizás uno de sus integrantes nos atraiga más que otro, pero a lo largo de la partida tendremos que ir maniobrando con otros combatientes para obtener la victoria. La clave es muy sencilla, elige a una dinastía y practica con todos y cada uno de sus integrantes. Y recuerda, no solo podrás hacerlo en el multijugador local, también tendrás a tu disposición.

“Mi familia no son gente normal, de otra época y corte mortal. ¿Para qué discutir, si puedes pelear?”. La canción de Loquillo podría ser el tema de Dynasty Feud, título que llega a PlayStation 4 de la mano del programa Talents para darnos la oportunidad de sumergirnos en un videojuego que se caracteriza por dos elementos principales. El principal es su rapidez, las partidas serán veloces y perfectas para aquellos que disponen de poco tiempo para esta afición o para organizar torneos en su multijugador local que permite una gran rotación entre los participantes.

El segundo punto importante de Dynasty Feud es que no tendremos un solo luchador, sino toda una familia de combatientes dispuestos a partirse la cara por su apellido. Tendremos que manejarnos con todos ellos y aprender a usar sus distintas habilidades si queremos llevarnos la victoria. En este punto cabe destacar la variedad de dinastías que se ponen a nuestra disposición para enfrentarnos dentro de estas partidas y que abarcan diversos estilos. Por ejemplo podemos emplear en nuestros combates a un grupo de vaqueros, o a unos vikingos con aspecto de rockeros.

¿Y quién gana en Dynasty Feud? Pues aunque suene a tópico, el que mejor conozca a su familia. Tradicionalmente los videojuegos de lucha nos hacen adaptarnos a un solo personaje y aprovechar todas sus características que nos ofrecen. A lo largo de nuestros enfrentamientos iremos manejando distintos luchadores y cada uno con habilidades distintas. Los habrá que sean buenos a distancia, otros cuerpo a cuerpo. La clave es jugar y rejugar para aprender a manejarlos todos es el punto principal de este título. A tu disposición quedan las 8 familias y los más de 40 luchadores que las integran.

En cuanto a los movimientos de los luchadores en Dynasty Feud, los controles son muy sencillos. Por un lado tendremos a nuestra disposición los ataques simples cuerpo a cuerpo y caracterizados por la rapidez nos permitirá realizarlos antes de recibir daño, también habrá golpes más fuertes que requerirán un tiempo de carga durante el cual estaremos vendidos a nuestros rivales. A medida que consigamos eliminar a nuestros rivales, iremos llenando la barra del movimiento especial que como imaginarás supone un golpe sobre la mesa en las partidas. Uno de ellos por ejemplo permitirá una lluvia de balas sobre los enemigos.

También hay que destacar que en Dynasty Feud no hay barras de vida ni nada parecido. La vitalidad del rival se esfumará con tan solo un golpe que podrás dar a distancia, con el consecuente tiempo de carga, o cuerpo a cuerpo arriesgándonos a recibir una réplica antes de darnos cuenta. Otra de las claves de las partidas en Dynasty Feud es la rapidez con la que te muevas en el escenario. Como hemos dicho, este título es tan intenso como las uniones familiares de sus miembros. Salta, corre y no te quedes quieto más que para disparar a tus rivales a distancia. Aprovecha el toque plataformero que brinda este juego y gracias al cual tenemos a nuestra disposición un escenario que puede jugar a nuestro favor.

Salta entre las distintas plataformas y esquiva los ataques de los enemigos y gana lugares estratégicos. Del mismo modo los escenarios también pueden jugar a en nuestra contra o a nuestro favor ya que en ocasiones incluirán elementos que jueguen en nuestra contra como por ejemplo el saltar de un vagón de tren a otro para evitar caer en las vías y dar por cerrada nuestra partida. Una vez que ya conoces las características de los combates toca saber en qué modos de juego podremos emplearlo, en este sentido Dynasty Feud pone a nuestra disposición los siguientes:

  • – Gimnasio. El tutorial de toda la vida, perfecto para aprender a toda la dinastía de luchadores ya que nos permite elegir a alguno de sus integrantes para practicar con él.
  • – Multijugador online. De 2 a 4 jugadores en el escenario, un reto en el que podrás pelear junto a tu dinastía contra jugadores de todo el mundo. Requiere de suscripción a los servicios de PlayStation Plus-
  • – Multijugador local. También de 2 a 4 jugadores que se enfrentan en una partida dentro de la misma pantalla. Perfecto para jugar con los amigos de toda la vida en rápidas partidas.
  • – All Star. Atrévete a formar tu propia familia con integrantes de todas las dinastías. Aprende cómo funcionan los distintos luchadores y combínalos para crear el grupo más peligroso del mundo.

En todos estos modos, salvo el gimnasio, destaca la alta rejugabilidad de Dynasty Feud. Como mucho una partida nos tendrá ocupados a todos durante 10 minutos. Un título perfecto para todos aquellos que dispongan de poco tiempo para disfrutar de esta afición en forma de videojuegos. También es una buena opción para esos torneos tipo “rey de la pista” en donde se van rotando los participantes cada vez que alguien pierde. Una prueba de que un modo historia no siempre hace falta y que los títulos multijugador tienen mucho que ofrecer.

A nivel gráfico queda claro que no estamos ante un videojuego que vaya a ser recordado por su calidad de imagen. Sin embargo, Kaia Studio ha salvado este punto haciendo un videojuego amable con personajes caracterizados desde el humor y con escenarios en 2D que nos hacen sumergirnos completamente en un intenso brawler plataformero. Dynasty Feud ya te espera en PlayStation Store para disfrutar de este título en donde las rencillas familiares son la clave y el centro de la acción. ¿Te atreves a vivir la intensidad que te brinda este título?

Damián Montero

JUGABILIDAD. Su nivel de sencillez es difícil de creer. Saltar y atacar, no hay más. Aunque estemos en un videojuego de lucha no hay difíciles combos para dar lugar a ataques sorprendentemente fuertes. Poco tiempo vas a invertir en dominar este juego en este punto. Eso sí, hazte a la idea de que cada luchador requerirá que te muevas de un modo u otro.

GRÁFICOS. Hay que recordar que estamos ante un título desarrollado con las características que brinda un indie. Escenarios en 2D y personajes caricaturizados es lo que te espera en Dynasty Feud.

SONIDO. Si la imagen es sinónimo de caricatura, el sonido no se queda atrás. Su banda sonora y sus efectos de sonido son perfectos para aumentar la diversión. No hay grandes temas para descargar y hacerlos tu canción favorita, pero desde luego que sí van a contribuir a aumentar la intensidad de tus combates.

DURACIÓN. Estamos ante un videojuego altamente rejugable. Las rápidas partidas nos permiten tomar la revancha tantas veces como queramos. Además los usuarios también pueden aprovechar este juego para dominar todas las familias y aprender a manejar a todos los integrantes de las dinastías de luchadores.

CONCLUSÓN. Al igual que en su versión para PC, Dynasty Feud nos permite disfrutar de un juego rápido, con partidas que se pueden suceder de forma muy intensa. Durante los combates poco tiempo habrá para respirar y habrá que moverse o morir. No te quedes quieto, ataca y salta en la búsqueda de la victoria. Pero recuerda, la estrategia también es importante. Aprende las características de los escenarios y de tus luchadores y actúa en consecuencia.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Broforce
 
 
No manejaremos a un luchador, sino a toda una familia de ellos.
 

Cerrar