Batallas a la japonesa

La conocida serie de Tecmo regresa a PlayStation 3 con un juego que amplía la experiencia de su última entrega. Más combates multitudinarios con un fuerte sabor asiático.

Parece que últimamente está bastante de moda el hecho de crear nuevas versiones o secuelas directas de juegos que ya salieron a la venta hace algún tiempo. Eso ha venido sucediendo con títulos como Marvel vs. Capcom 3, que hace poco recibió su “versión definitiva”, o el que ahora nos ocupa, Dynasty Warriors 7. Con lo que respecta a este último, Omega Force ha sumado novedades y alicientes exclusivos a esta notable entrega, gracias a los cuales los amantes de la serie podrán seguir disfrutando de ella. Solamente en PlayStation 3, eso sí.

Una nueva experiencia

Lo primero que encontramos en Dynasty Warriors 7 Xtreme Legends es el interesante modo que le da nombre, bautizado como Legend. Este podría entenderse de manera parecida a un modo Historia convencional, solo que con sus propias características; la más importante de ellas, sin duda, la de poder elegir a cualquier personaje desde el inicio de la aventura. Por lo demás, el desarrollo del juego sigue lo visto en cualquier Dynasty Warriors que se preste. Estamos ante un juego de acción y combates, en el que el rol, la estrategia táctica y la historia cobran un componente muy importante. Algo que los aficionados a la serie o a los antiguos imperios orientales agradecerán.

La jugabilidad de Xtreme Legends, por lo tanto, se vuelve a fundamentar en superar distintas misiones que nos llevan a recorrer grandes escenarios en los que enfrentarnos a un alto número de enemigos. Además, a medida que avanzamos también podemos subir de nivel y mejorar nuestros atributos y objetos. Una fórmula que requiere paciencia, sobre todo al principio, pero que llega a resultar muy adictiva y envolvente con el paso de las horas.

¿Y qué más novedades encontramos durante el juego? Para empezar, tres personajes inéditos, que se suman al plantel anterior. Estos, llamados Wang Yi, Guo Jia y Pang De, responden al clásico perfil japonés que solemos encontrar en mangas, animes y juegos “muy nipones”. La primera es una feroz guerrera que utiliza dos espadas como si hubiese nadie ya con ellas de serie, el segundo un mago capaz de valerse de bolas de energía para acabar con los enemigos y el tercero un fuerte guerrero que esconde más de una sorpresa entre sus músculos. Por supuesto, los tres resultan muy distintos entre sí, tanto por sus características en el combate como por sus técnicas especiales, que vuelven a ser uno de los grandes atractivos del juego.

Otra novedad es un modo de dificultad nuevo y realmente duro. Se llama Pesadilla y, como ya sugiere su nombre, resulta únicamente recomendable para los más puestos dentro de esta longeva serie. Vamos, para esos usuarios que busquen un reto solo apto para unos pocos.

Por último, también encontramos otra interesante modalidad llamada Challenge. Esta se compone de distintos desafíos en los que tenmos que superar niveles en un tiempo determinado o luchar en lo lugares más inverosímiles. A diferencia de otros “extras” similares, en este caso se trata de una experiencia bastante completa y profunda, que sin duda atrapará a los jugadores casi tanto como el modo Legend.

Pero si algo merece destacarse también Xtreme Legends, es su interacción con el Dynasty Warriors 7 anterior. En cualquier momento, y si disponemos del disco original, es posible transferir al nuevo lanzamiento sus principales modos, sumándoles así los añadidos de este y ampliando la experiencia original.

En definitiva, estamos ante una entrega más completa de lo que parece en un principio, como ya es habitual en este tipo de lanzamientos a los que nos tienen acostumbrados desde Tecmo. Por lo demás, todo en este Xtreme Legends sigue lo visto en los capítulos anteriores, incluidos los gráficos.

Visualmente, el trabajo llevado a cabo por Omega resulta notable. Las batallas llegan a ser realmente espectaculares, debido sobre todo a la gran cantidad de enemigos a los que podemos enfrentarnos sin que su motor se resienta lo más mínimo. Además algunos golpes son muy llamativos y el diseño artístico está tan trabajado como de costumbre. Los escenarios, por su parte, son tan amplios como el desarrollo del juego requiere, si bien no destacan precisamente por resultar muy detallados.

VALORACIÓN FINAL

Jugabilidad: La misma de siempre, o la amas o la odias. Grandes batallas épicas y algo de rol. Todo muy “a la japonesa”. Las novedades incluidas justifican el lanzamiento del título.

Gráficos: El juego vuelve a mantener el buen nivel técnico de Dynasty Warriors 7. Tanto los combates como los personajes están muy cuidados, sobre todo en los momentos más abarrotados de guerreros.

Sonido: La banda sonora tiene bastante calidad, aunque dadas las características del juego termina haciéndose algo repetitiva. El doblaje en inglés o japonés cumple.

Duración: Como todos los Dynasty Warriors, resulta bastante largo, especialmente si jugamos en una dificultad elevada. El número de novedades encantará a los fans de la serie.

Conclusión: Gracias a sus modos de juego, nuevos personajes y demás sorpresas, estamos ante un título bastante destacable. Una compra muy recomendable para aquellos usuarios que disfrutaran del anterior Dynasty Warriors 7 y aún tengan ganas de más. Eso sí, seguimos estando ante un juego “muy suyo”, que requiere paciencia y sentir mucho interés por los títulos japoneses de ambientación china.

Cerrar