El caos llega a los Tres Reinos

11620

Dynasty Warriors 8: Empires llega a PlayStation 4 un mes más tarde de lo previsto, ya que el juego se retrasó del 30 de enero al 27 de febrero. Sin embargo, la franquicia regresa con la última y más completa expansión de su octava entrega numerada en la que se sigue apostando por la acción pero, en esta ocasión, con un enfoque mucho más estratégico que el de la serie principal.

Dynasty Warriors 8: Empires se centra, una vez más, en las caóticas vidas de los guerreros en la medida que sus funestas decisiones afectan al auge y caída de las naciones por las que luchan valientemente. Estos valientes guerreros avanzarán a través de la Antigua China y en el Romance de los Tres Reinos cuchillada tras cuchillada en una guerra civil desatada tras la caída de la dinastía Han y la posterior división del país en tres reinos que luchan contra todo por lograr la unión.

Koei Tecmo ofrece una expansión de la saga Dynasty Warriors que llega con nuevo contenido creado desde cero. En Empires, en las batallas masivas cobra más importancia la estrategia, que cuenta con numerosas posibilidades y variedades que ofrecen una nueva experiencia jugable. Y es que esta expansión cumple a la perfección con todo aquello que uno espera y añade numerosos elementos que la convierten en una de las mejores hasta el momento.

En esta ocasión existe la posibilidad de elegir entre 83 guerreros únicos y de crear nuestros propios personajes originales gracias a la función de edición. Además, no habrá que enfrentarse únicamente a miles de soldados enemigos sino que los ejércitos pueden domesticar bestias que luego lanzan en el campo de batalla. Igualmente, los nuevos elementos meteorológicos se aplican a los más de cuarenta campos de batalla, que se verán afectados por los cambios climáticos y por el paso del tiempo. Por ejemplo, si hay mucho aire en una zona del mapa, un ataque de fuego hará más daño de lo normal ya que el viento avivará aún más las llamas. O los ataques planeados en la noche serán más efectivos que durante el día.

En Empires ya no hay que elegir una determinada bandera por la que luchar ya que es el propio jugador quien elige a quien servir en cada momento de la trama. Incluso una vez dominada la situación se añade la posibilidad de crear nuestra propia dinastía. Para ello es muy importante saber qué estrategia utilizar en cada momento. Hay que tener en cuenta todos y cada uno de los factores como, por ejemplo, las alianzas. Pero la estrategia no implica que las numerosas batallas se dejen a un lado. Tranquilos que aquí también se pueden dar millones de mamporros como es de costumbre en la franquicia.

El juego llega con muchas novedades con respecto a las anteriores entregas. Por ejemplo, el sistema de estratagemas que tienen diversos efectos durante el transcurso de batalla. Se pueden seleccionar hasta cinco estratagemas diferentes, algunas son de gran escala y otras están disponibles únicamente por un cierto periodo de tiempo. Durante los combates habrá determinados eventos prefijados como el incendio de un campamento, usar catapultas, curar la salud o provocar tormenta para lograr la inundación de terrenos. Las estratagemas nos dan el control sobre esos eventos, por lo que dependerá de nosotros elegir el momento de activarlos. Además, el juego trae consigue la llegada de un nuevo personaje que se une a la enorme plantilla de 83 guerreros. Se trata de Xun Yu, del Reino Wei. 

Otra de las nuevas características es el modo edición, que hace las delicias del juego. Este modo permite crear nuestros propios personajes para poder usarlos en el Modo Imperio. Para ello, el juego ha experimentado varias mejoras de esta función, entre las que se incluye la posibilidad de editar a los soldados aliados, sus caballos de guerra, sus estandartes y las banderas, entre otros detalles, que harán que cada batalla sea única. Incluso se podrá ver el aspecto de los futuros guerreros, nuestros herederos, que toman los rasgos tanto de nuestro personaje como el de su pareja. Este modo también permite editar los mapas usados en los escenarios, algo que otorga más libertad para crear entornos. Todo lo que uno crea lo puede colgar en el servidor del juego para compartirlo con la comunidad y existe la posibilidad de descargar las creaciones de otros jugadores.

Dynasty Warriors 8: Empires trae consigo nuevas armas, nueve en total. La más llamativa es la ballesta giratoria de Deng, que se puede utilizar tanto en ataques de corta como de larga distancia. Los sabatons de Guan Suo son unas especie de pantuflas que harán que los pies sean armas mortales. Los ganchos pato mandarín de Lianshi, una especie de cuchillas en forma de media luna, compensan su corto alcance con una gran velocidad. Luego está la columna dragón de Liu Shan que es una especie de taburete muy útil para los contraataques y el cilindro de Meng Huo, que se transforman en una palmera y otros objetos y que sirve para arrasar con todo lo que se pone por delante.

La espada en llamas de Sun Quan es una poderosa y completa espada rodeada de llamas muy ágil y rápida. Por su parte, los perforadores emel de Wang Yi son como un par de estiletes de doble hoja que utilizan los asesinos por su buen manejo en el cuerpo a cuerpo. La pareja de abanicos de Xiaoqiao son capaces de generar caóticos tornados y, por ultimo, la espada arco de Yueyinh que combina un arco con una espada de corto alcance. Cada una de estas armas son propias de cada personaje pero existe la posibilidad de ser blandidas por todo el plantel ya que son universales. Aquí hay que tener en cuenta que si nuestro guerrero no es especialista con el arma seleccionada se perderán algunos de los ataques.

Dynasty Warriors 8: Empires cuenta con dos nuevos modos de juego. El primero de ellos es uno que regresa, el Modo Imperio. En esta modalidad se puede elegir entre uno de los distintos roles que mejor encaje con nuestra forma de jugar o para experimentar las consecuencias de las épicas batallas. Por ejemplo, se puede elegir a Liu Bei, un gobernante provincial para vagar por la tierra en busca de su hogar, o a Lu Cu, un guerrero egoísta que se mueve de traición en traición en busca de su propia gloria.

Luego está el modo Escenarios a Medida que ofrece la posibilidad de controlar todo lo que sucederá a lo largo de los escenarios. Los oficiales pueden cambiar dentro de los reinos para confirmar dichas localizaciones y gobernantes. También se puede crear nuestro propio título e introducción para el escenario, dando la posibilidad de crear un nuevo mundo para Los Tres Reinos. Igualmente, los campamentos y las bases cuentan con una mayor interactividad. Ahora se puede construir nuestras propias bases de avanzada en el lugar del campo de batalla que cada uno desee. El juego también se centra en el día a día de nuestro personaje y ofrece la posibilidad incluso de casarnos para estrechar lazos y alianzas con otros reinos.

También se puede tener descendencia y habrá que estar atentos cuando el actual rey decida abdicar o fallezca ya que entonces dará comienzo una etapa delicada en el reino hasta que se nombre a un sucesor, llegando a darse luchas internas que los enemigos podrán aprovechar para atacar. Por ultimo, el modo online ofrece la posibilidad de que dos usuarios participen al mismo tiempo en una batalla. El punto negativo es que por momentos el juego se puede hacer un tanto repetitivo.

Nacho Castañón


———————————————————————————–

Valoración final:

Jugabilidad: El estilo de batallas infinitas con miles y miles de enemigos que derrotar no ha cambiado. Pero sin embargo, gracias a las nuevas características de juego, como los cambios climáticos, las armas o la importancia de la estrategia, en Empires esas batallas han conseguido ampliarse y pulirse, creando una de las entregas de la saga más entretenidas y frescas hasta la fecha. Aunque el estilo puede llegar a ser repetitivo.

Duración: El juego dura lo que uno aguante. Si eres un fiel seguidor de la franquicia estarás horas y horas realizando combos y matando soldados enemigos. Lo malo, que se puede hacer muy repetitivo y uno se puede cansar rápido.

Gráficos: El juego cuenta con una resolución de 1080p y tiene unas texturas más nítidas y unos acabados más logrados, al igual que las animaciones. Aún así, el juego no cuenta con unos gráficos que destaquen o se acerquen a lo que uno desea en la nueva generación de consolas.

Sonido: Como viene siendo habitual en esta franquicia, la música mezcla un motón de sonidos de guitarras con instrumentos eléctricos que otorgan al jugador una mayor adrenalina. Las voces están en ingles y los textos y subtítulos también en inglés. 

Conclusión:

Dynasty Warriors 8: Empires es el juego definitivo de la franquicia. La plantilla de 83 guerreros junto con las nuevas características hacen que el campo de batalla sea único y más caótico que en las anteriores versiones. Las nuevas armas, personajes, el modo edición y el online hacen de Empires un juego único y le convierten en una de las mejores entregas de la franquicia hasta el momento. Aún así, la jugabilidad se puede hacer muy repetitiva y puede llegar a cansar. Si eres fan de la franquicia necesitarás añadir esta pieza a tu colección de nueva generación.

——————————————————————————————

Si te gusta Dynasty Warriors 8: Empires te gustará:

• La saga Dynasty Warriors

No te quedes sólo con el juego:

Una película: El último Samurái
Una libro: El Arte de la Guerra – Sun Tzu

Cerrar