La estrategia del guerrero

En una batalla no solo basta con saber manejar la espada, arco o cualquier arma con capacidad de provocar daño. Hay que saber decidir cualquier paso antes de darlo y saber cuándo es mejor defenderse y cuándo atacar. Después de muchos títulos ofreciéndonos los combates más frenéticos, la saga Dinasty Warrior cambia la acción por la estrategia. Una nueva forma de saber cómo funciona la guerra, un lugar en donde la inteligencia y la preparación son habilidades que te acercan a la victoria tanto como ser el más fiero de tu ejército.

14316

Omega Force se ha especializado en centrar sus videojuegos en guerras. Prueba de ello son los títulos de la saga Dynasty Warriors. Unos productos caracterizados por combates frenéticos en los que prima machacar botones y de vez en cuando esquivar. Pero una buena forma de resumir estos juegos es la de “uno contra mil”. Ahora con Dynasty Warriors: Godseekers esto cambia y nos centraremos en la otra cara de las batallas: la estrategia, saber mover unidades para ponerlas en el ligar correcto en el momento oportuno.

Con Dynasty Warriors: Godseekers nos convertiremos en una suerte de capitán que dispondrá sus tropas a lo largo del campo de batalla y decidirá cuando hay que atacar, cuándo hay que defenderse, por dónde es mejor golpear y cuál es la mejor en cada momento. Eso sin contar con que el enemigo reaccionará a nuestras acciones y nosotros tendremos que readaptar nuestra estrategia para guiar a las tropas hacia la victoria.

La guerra es la combinación de muchos factores y gana el que mejor sabe combinarlos. Estrategia, número de combatientes, destreza de los soldados, tecnología armamentística, de todo ello depende el vencedor. Ahora con Dynasty Warriors: Godseekers vamos a aprender un poco más de este mundo centrándonos especialmente en la toma de decisiones, en la forma de proceder en el campo de batalla. Hay que decidir qué golpes dar, qué unidades deben estar en qué parte y cuándo deben actuar cada una de ellas. Todo ello con las características de esta franquicia y unos personajes que ya conocemos. Eso sí, se pierde el componente de machacar botones y de sentirse el mejor luchador del mundo al enfrentarse contra muchos enemigos al mismo tiempo.

En esta ocasión Dynasty Warriors: Godseekers nos pone en la piel de Zhao Yun y de Lei Bin, dos guerreros que durante una de sus aventuras descubren un antiguo espíritu que llevaba años encerrado por miedo al poder que podía desencadenar en caso de que se tornase malvado. Esta deidad les concederá a ambos un poder bastante interesante: saber leer las mentes de sus adversarios durante la batalla. Una buena herramienta para conseguir la victoria en los numerosos combates que componen la guerra en la que se sumergen estos personajes.

Si antes había que enfundarse un arma y esperar el ataque de las hordas enemigas para conseguir la victoria, ahora la dinámica cambia. En los anteriores Dynasty Warriors la victoria dependía de la capacidad que tuviéramos de machacar botones, ahora habrá que saber distribuir a los jugadores conforme a las necesidades que se requieran en la batalla. De nada servirá lanzarse contra las tropas rivales sin antes tener un mínimo pensamiento sobre lo que debemos hacer.

El campo de batalla estará compuesto por varios cuadrados en los que se colocarán los personajes, tanto los protagonistas como las tropas enemigos. En este punto hay que distinguir las unidades que habrá en el combate: por un lado estarán los héroes que estarán compuestos por personajes muy conocidos en esta saga. También habrá tropas que tratarán de hacernos más fácil el camino infringiendo un daño en los rivales que en ocasiones marcará la diferencia entre la victoria o la derrota. Nuestros contrincantes también tendrán la misma variedad, aunque en determinados momentos obtendremos alguna ayuda que será vital para nuestros objetivos.

Además de los héroes que componen nuestro ejército, en algunas batallas tendremos la ayuda de algunos aliados que aunque no los podamos controlar también se enfrentarán a nuestros mismos rivales. El no poder manipular sus acciones será uno de los puntos a tener en cuenta. En ocasiones merecerá la pena acompañarlos ya que se verán las caras contra un numeroso ejército que les será imposible aniquilar por sí solos. Sin embargo en otros momentos será mejor dividirse los objetivos para hacer esta pelea más rápida. Todo dependerá de las necesidades de la situación.

A la hora de combatir existen varias opciones. Por un lado la más obvia, combatir. Habrá que elegir entre varios movimientos, por un lado estará el golpe especial que causará estragos en el enemigo. Habrá que tener en cuenta cuándo recurrir a él puesto que habrá que esperar algún tiempo antes de repetir. Mientras tanto habrá que elegir entre los ataques normales, los cuales se podrán combinar para hacer combos que provoquen mucho daño en el rival. La defensa será otra opción para los momentos en los que se esté lejos del rival o en los que un personaje ande mal de salud y haya que protegerlo antes de que sean vencidos dando al traste con nuestra misión

También será posible recurrir a varios ítems como recuperación de salud o de ayuda para el combate. Pasado un tiempo y habiendo tenido éxito en nuestros ataques, podremos cargar de forma sincronizando haciendo uno de los movimientos más poderosos de todo el juego. Antes de cada golpe habrá que decidir cuál es la mejor posición para ello, flanquear al enemigo es la mejor idea ya que con esta forma de proceder el daño causado será mucho mayor que si fuésemos de frente. De igual forma habrá que saber distribuir a los personajes por el escenario en función de sus características.

Habrá personajes que sean mejores frente a frente, otros a distancia. Al igual que siempre, los mejores que lancen su ataque desde lejos serán los que menos defensa tengan por lo que mejor mantenerlos fuera del alcance del enemigo. Por otro lado los que infringen mayor daño en el cuerpo a cuerpo deberán ir en grupos de más de uno para eliminar a todo el que se ponga por delante. Antes de cada combate los jugadores tendrán que decidir la dificultad en la que queremos jugarla. También habrá que decidir el equipo que queremos para cada personaje, algunas harán más daño que otras y otras darán un extra como por ejemplo más salud.

En cuanto a gráficos Dynasty Warriors: Godseekers mantiene en las cinemáticas la misma calidad que en juegos anteriores. Aunque en los combates estos cambiarán bastante, salvo las animaciones de los ataques la definición de los escenarios es bastante simple y sirve para lo básico. Aunque dicho sea de paso se trata de un juego de estrategia en el que no hay que centrarse en las gráficas, sino más bien en el tablero y en las posiciones que ocupan los personajes. En este caso desde luego la jugabilidad se impone a la buena imagen.

Damián Montero

Jugabilidad: Hay que destacar que en esta ocasión la saga Dynasty Warriors cambia su dinámica. La forma de interpretar el combate pasa de la acción a la estrategia. Si buscas otro “uno contra cien” este no es tu juego, no obstante si eres fan de la franquicia es una buena forma de enfrentarte a un nuevo reto. Dentro de este género Godseekers ofrece un buen juego en el que tendremos que decidir nuestros movimientos sabiamente.

Gráficos: No es el punto fuerte de Dynasty Warriors: Godseekers. Salvo las cinemáticas, los gráficos de este título no son gran cosa. En esta ocasión Omega Force ha optado por centrarse en una buena jugabilidad que en la buena apariencia. Quizás en la consola portátil apruebe, pero en PlayStation 4 podrían haberse esmerado algo más.

Sonido: Si los gráficos no son gran cosa, el sonido sí que destaca en Dynasty Warriors: Godseekers. Las voces de los personajes son en japonés, esto contribuye a sumergirse en este universo. La entonación de estos hace que no se rompa la magia. Los efectos también ayudan bastante ya que en el campo de batalla escucharemos los ruidos típicos de este: espadas, gritos de guerra, etc.

Duración: Esta dependerá de las ganas que tenga el jugador. Las pocas horas de juego que nos dará la historia principal pueden crecer de diversas formas, como por ejemplo repetir todo el juego en distintas dificultades o repetir algunos capítulos con el fin de crecer nuestro nivel y poder enfrentarnos a nuevos retos.

Conclusión: Dynasty Warriors: Godseekers cambia el sentido de la saga. Mientras que antes teníamos que apretar un botón en repetidas ocasiones para sacar adelante las batallas, aquí habrá que atender al curso de la misma. No habrá dos combates iguales ya que a poco que decidamos otra acción, el enemigo variará su forma de proceder. Una nueva forma de entender la guerra y que da descanso a tanta acción. No es recomendable para los que buscan un musou, pero los que han seguido la saga desde siempre deben darle una oportunidad a esta entrega para ver cómo una misma idea se puede interpretar de distintas maneras.

Juegos Relacionados Si te gusta juega a… Te puede interesar…
Total War: Attila
Warhammer 40.000: Deathmatch

Se cambia la acción por grandes dosis de acción

▪ Fecha de lanzamiento: 01/02/2017

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.
Cerrar