El retorno del rey

El popular personaje de El Señor de los Anillos repasa sus más recordadas aventuras en un título que nos devuelve una vez más a la Tierra Media. La lucha contra Sauron se juega de nuevo en nuestras consolas.

Después del indudable éxito de las versiones cinematográficas de El Señor de los Anillos filmadas por Peter Jackson y de que Electronic Arts se ocupara de adaptar a los videojuegos dichas películas, parece que ahora es Warner quien se esfuerza por llevarnos una y otra vez de vuelta a la Tierra Media. En esta ocasión lo hace con una aventura familiar y de corte clásico protagonizada prácticamente en exclusiva por el montaraz Aragorn.

Una nueva visión

A estas alturas, creemos que es totalmente innecesario volver a explicar en qué consiste el universo de El Señor de los Anillos, puesto que a buen seguro habrás leído el libro, visto alguna de las películas, jugado a algún título o algo por el estilo. Por lo tanto iremos directo al grano: en Las Aventuras de Aragorn la historia comienza con Samsagaz Gamyi, uno de los hobbits supervivientes de la Guerra del Anillo que cuenta a sus descendientes cómo fueron sus aventuras en el pasado. En concreto, las del actual rey de los hombres: Aragorn.

A decir verdad, Las Aventuras de Aragorn no es exactamente una adaptación de las películas de Jackson, sino que se trata de un juego más basado en la trilogía literaria original. ¿Qué significa esto? Pues que las situaciones que vivimos a lo largo del juego son más variadas que en, por ejemplo, las halladas en las adaptaciones que en su día hizo Electronic Arts.

Rey de espadas

En cualquier caso, Las Aventuras de Aragorn es una aventura de acción en toda regla. Durante los ocho niveles de los que consta la aventura, nuestra principal misión consiste en derrotar a todo tipo de enemigos, para lo cual contamos con nuestra habilidad con la espada que, además, está reflejada en el uso tanto del mando de Wii como del de PS Move. No obstante, aquellos usuarios que lo prefieran también pueden jugar con el pad convencional.

A pesar de su orientación clara hacia la acción, el juego también incorpora un componente de rol, lo que cada vez es más habitual en este tipo de lanzamientos. Este nos permite, simplemente, ir subiendo de nivel a medida que superamos las diferentes fases y derrotamos a los enemigos. Poco a poco nos volvemos más fuertes, aunque lo cierto es que el juego está muy enfocado a los más pequeños de la casa (solo hace falta fijarse en su estética) y por lo tanto no resulta difícil. Además, en todo momento el título nos da la ocasión de disfrutar de sus aventuras con otro jugador, pasando a jugar la campaña individual de forma cooperativa.

Cerrar