Aventuras en el mar

¿Qué misterios esconde el fondo del mar? Sumérgete de la mano de Nintendo y descubre qué siente un auténtico buzo. Un título exótico y relajante a partes iguales.

Siempre con la intención de innovar, Nintendo ofrece en esta ocasión uno de esos juegos difíciles de clasificar que supone una experiencia radicalmente opuesta a lo que estamos acostumbrados a ver en una consola. Un título que nos lleva a las siempre interesantes profundidades oceánicas.

Date un chapuzón

Endless Ocean no es, para entendernos, una aventura como tal. En lugar de proponernos emociones fuertes, el juego es algo así como un simulador de buceo, que permite que conozcamos los animales y las plantas que se esconden bajo las aguas. De esta forma se consigue una experiencia exótica, relajante y muy distinta.

Básicamente Endless Ocean nos lleva a explorar un mar situado en el Pacífico, en el que podemos encontrar arrecifes de coral, ruinas, todo tipo de peces, cuevas… Aunque insistimos, durante el juego no hay batallas, peligros ni nada por el estilo. Simplemente se trata de una aventura en la que conocer el fondo marino. ¿Queda claro? Pues seguimos.

A pesar de que, como es lógico, el título se lleva a cabo sobre todo en el fondo del océano, también hay momentos en los que podemos estar en tierra firme. Bueno, todo lo firme que es nuestro barco, a decir verdad. El caso es que allí podemos conocer a otros personajes, administrar nuestras misiones y objetivos (mediante nuestro teléfono móvil) o aprender alguna que otra nueva cosilla gracias una completa enciclopedia marina.

Así pues, durante el juego encontramos muchas especies animales diferentes como delfines, tortugas, tiburones… En general podemos interactuar con ellas, aunque de manera limitada. Así, podemos darles de comer, entrenarles o jugar con ellos. Como hemos dicho, siempre desde un plano pacífico y “buenrollista”. De hecho el gran atractivo de Endless Ocean es ese, sentirse como un buzo de verdad, descubriendo rincones remotos y olvidados de mar.

A nivel visual, el título de Nintendo convence. Nada más sumergirnos por primera vez nos encontramos con un trabajo que desprende realismo. Los animales tienen unas texturas y animaciones convincentes, y los fondos están ambientados e iluminados de forma que de verdad parece que estamos buceando. En conjunto, Endless Ocean posee un apartado técnico que apuesta por la misma idea que el propio juego: relajarnos y sumergirnos (nunca mejor dicho) en el interesante mundo acuático. Eso sí, para disfrutar del juego es imprescindible que nos interese la naturaleza y las experiencias exóticas. Endless Ocean son unas vacaciones en toda regla, pero sin tiros… ni siquiera arpones. Si buscas acción o emociones fuertes, busca mejor en otra parte.

Cerrar