Pisando a fondo

El circo de la Fórmula 1 se da un paseo por Wii, plataforma que hoy por hoy no cuenta precisamente con un catálogo de juegos rompedor ni cuantioso dentro del género de la velocidad.

Si hay un tipo de juegos que anda un tanto descuidado en Wii ese es el de la velocidad. Y, más concretamente, el de los simuladores “serios”, por así decirlo. Es decir, títulos que se salgan de la línea que proponen arcades como Mario Kart Wii. Y es que al margen de la saga Need for Speed, que tampoco es que sea la panacea de los simuladores ni mucho menos, hay poco que echarse a la boca en esta consola en esta materia. Pero para eso llega Fórmula 1 2009, título que supone una alegría enorme para los incondicionales de la velocidad y la simulación, si bien presenta algún que otro problema de relevancia del que más tarde daremos cuenta.

100% oficial

Si hay un aspecto que destaca de este título, ese es justamente el que tiene que ver con su carácter oficial. Codemasters, los creadores del título, se han asegurado la licencia oficial del Campeonato del Mundo de la especialidad, lo que les permite poner en liza todos los pilotos, monoplazas, equipos y trazados que forman parte del torneo de ese mismo año. Evidentemente esto hace que el título gane en realismo, y más teniendo en cuenta que el juego presenta otros detalles que acentúan este hecho. Uno de ellos es la innegable sensación de velocidad que desprenden los vehículos. Ya sea a los mandos de un Ferrari o de los monoplazas más limitados que forman parte de la parrilla de salida, todos ellos se mueven a velocidades de vértigo por la pista. Y si encima pilotamos empleando alguna de las vistas interiores, la sensación ya es total.

El control de los vehículos también aumenta el realismo que desprende el título. Si así lo deseamos, podemos correr respetando todas las reglas que rigen el Mundial de Fórmula 1, si bien también es posible rebajar un poco el nivel de exigencia para adaptarse a los pilotos menos expertos.

A medio gas

Pero como os avisábamos líneas más arriba, el título también flojea en determinados apartados. Uno de ellos tiene que ver con los modos de juego. La oferta que presenta F-1 2009 en este campo es demasiado limitada. Y si hay algo que se echa de menos de manera especial es algún tipo de multijugador online. Sí, el juego nos permite jugar a dobles en la misma consola a pantalla dividida, algo que se agradece, y mucho. Pero no lo suficiente como para compensar la ausencia de la ya citada modalidad online, que termina mermando las posibilidades jugables y de diversión del título.

El apartado gráfico también se muestra algo irregular. Y es que para compensar la mencionada (y conseguida) sensación de velocidad de la que hace gala el título, se han tenido que sacrificar ciertos aspectos importantes. Así, el modelado de los vehículos deja mucho que desear y los circuitos se muestran vacíos y faltos de detalle. Y es una pena, porque por lo demás se trata de un simulador bastante completo y aparente.

Cerrar