Cenizas a las cenizas

Bethesda recupera el concepto del premiado título Elder Scrolls: Oblivion y lo orienta a un universo postapocalíptico, el de la conocida serie Fallout. Un título donde podemos descubrir las ruinas de un mundo lleno de secretos a nuestro alcance.

Fallout 3 nos traslada a un mundo del futuro arrasado como consecuencia de una terrible guerra nuclear. Un lugar en el que los humanos supervivientes tienen que luchar día a día contra terribles mutantes y donde solo están seguros detrás de sus armas.

Sobrevivir en el mañana

Fallout 3 comienza cuando, tras una existencia relativamente sencilla bajo tierra, nuestro padre desaparece. Es entonces cuando decidimos salir a la superficie del mundo y empezar una búsqueda que, poco a poco, desvela un guión lleno de sorpresas. Lógicamente, no seremos nosotros quienes las desvelemos aquí.

Fallout 3 es, básicamente, un juego de acción en primera persona, solo que con un altísimo componente rolero. ¿Qué quiere decir esto? Pues que durante la aventura podemos ir mejorando nuestras habilidades, aprendiendo otras nuevas, reuniendo objetos y demás elementos típicos del género. Siempre mientras exploramos un mundo tan inmenso como el que ya vimos en su día en el citado Oblivion.

Por supuesto, el juego cuenta con un generoso abanico de enemigos y mutantes de todo tipo, con los que vamos enfrentándonos a medida que avanzamos en el desarrollo. Pero estos no son el único peligro que nos espera en Fallout 3. Al estar en un mundo radiactivo, la propia contaminación del ambiente resulta fatal para nosotros, por lo que cada poco tiempo tenemos que controlar el efecto que causa en nuestro cuerpo y curarnos. Y, ciertamente, ni las balas ni los botiquines son abundantes durante el juego.

Tal y como sucedía en Oblivion, Fallout 3 destaca también por su libertad de acción. Y no solo en cuanto a la posibilidad de elegir las misiones que queremos llevar a cabo, sino también a la hora de actuar. En la aventura nosotros somos los encargados de elegir si queremos ayudar a la gente o, por el contrario, utilizar la fuerza para hacernos con todo lo que queramos. El viejo juicio moral del bien y el mal a nuestra disposición. ¿Prefieres hacer amigos o enemigos?

A nivel técnico, el juego presenta un acabado similar al contemplado en Oblivion, aunque bastante más detallado y sólido en todos los aspectos. Por supuesto, partiendo en todo momento de un estilo artístico decadente y sobrecogedor, que se nota especialmente en el diseño de algunos mutantes o de ciertos lugares realmente siniestros. El único aspecto menos vistoso es la apariencia de los personajes humanos, que continúan resultando demasiado cuadriculados y rígidos. Un defecto eso sí que no afecta en nada a la jubabilidad. Eso y algún que otro error de programación y testeo (conocidos como “bugs”) aislado que a veces nos sorprenden durante la partida.

Para finalizar, debéis saber que este título ha recibido un total de cinco expansiones, y que la edición GOTY (juego del año) del título las incluye todas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar