La ley de la selva

7725

Preparaos para una de las aventuras más grandes, abiertas y exóticas del año. En Far Cry 3 solo tenemos un objetivo: sobrevivir. El cómo lo hagamos, depende de nosotros. Bienvenidos al paraíso del jugón.

Imagina que estás en una paradisiaca isla en mitad de un archipiélago tropical. Pero lo que empieza como un viaje de auténtico placer y aventuras, termina por convertirse en toda una pesadilla.

Eso es lo que le ocurre al protagonista de Far Cry 3, Jason Brody, que sin comerlo ni beberlo se encuentra luchando por sobrevivir rodeado de una serie de psicópatas sin escrúpulos que la toman con él y sus compañeros. La ley de la selva, nunca mejor dicho.

Al igual que sus anteriores entregas, Far Cry 3 es un sandbox. Es decir, un juego de desarrollo abierto en el que tenemos entera libertad para decidir qué hacer. Y creednos, hay muchas cosas por hacer en esta enorme aventura. Una aventura que, además, vuelve a cambiar el estilo africano de la segunda parte por un entorno selvático, vivo y realmente logrado.

Las posibilidades del juego son muchísimas, no solo a la hora de realizar las variadas misiones principales y secundarias que ofrece, sino también, por ejemplo, en lo que se refiere a eliminar a los enemigos. Podemos hacerlo como queramos: acabando con ellos de forma sigilosa y ayudándonos de los entornos, y dejando hablar a las armas de fuego.

Y es que en Far Cry 3 el término libertad toma una nueva proporción. Solo en armas (que además son modificables, y podemos equipar hasta tres), contamos con casi cuarenta de ellas distintas, que van desde los rudimentarios arcos y cuchillos, hasta rifles, ametralladoras o incluso lanzacohetes. Todo un arsenal a nuestra disposición.

 Pero lo cierto es que esta ayuda es imprescindible. En el juego no solo encontramos amenazas en forma de enemigos humanos (hay diferentes facciones con las que tenemos que competir por el dominio territorial de la isla), sino también bestias animales que no dudarán en intentar tomarnos como aperitivo.

A lo largo de la aventura encontramos osos, tiburones, felinos, dragones de Komodo y un buen número de bichos diferentes que, además, dan al juego un aspecto de los más creíble y salvaje.

 

 

Pronto nos encontramos con que Far Cry 3 esconde un montón de opciones que se van abriendo ante nosotros. El inhóspito entorno no tarda en convertirse en nuestro feliz patio de recreo. En él podemos llevar a cabo las  típicas misiones de asesinato, ir de un lugar a otro o eliminación de enemigos, pero también todo tipo de juegos.

Podemos echar carreras a través de la selva, jugar al póker, tirar cuchillos en plan mercenario y muchas otras cosas. De esta forma  también podemos conseguir dinero para luego hacer negocios con los comerciantes de la zona.

Aunque no todo en el juego cuesta pasta. También es posible recolectar objetos y materiales con los que después crear nuestros propios artículos.

Tampoco podemos olvidar otros de los alicientes del juego: los vehículos, que suponen una gran ayuda tanto para movernos por los enormes escenarios como para superar muchos de los distintos retos del título. También hay una considerable variedad de ellos, que va desde los representativos jeeps hasta camiones, un ala delta o motos de agua.

Todas estas posibilidades hacen de Far Cry 3 una aventura realmente enorme, que nos invita a jugar como nosotros queramos. Es decir, podemos ir a saco, superando misiones y disparando sin parar, o bien disfrutar de sus muchas tareas secundarias, derrotar a los enemigos de forma sigilosa, etc.

En total, Far Cry 3 puede alcanzar las veinte horas de juego, siendo una experiencia larga y emocionante, donde en todo momento predomina la acción. Incluso por encima de la exploración, si bien es cierto que durante el juego vamos “abriendo” diferentes lugares. No todo es accesible desde el primer momento.

 

 

La dificultad, por su parte, es la propia en este tipo de aventuras. No es un título especialmente difícil, pero que sí nos obliga a cuidar bastante nuestros movimientos y estudiar las situaciones si no queremos ver desaparecer nuestra vida demasiado rápido.

Aunque por si todo esto os pareciese poco, el título también cuenta con otro aliciente, el multijugador, en el que destacan intensas partidas en las que ayudarse con otros usuarios resulta imprescindible en el plano cooperativo. Incluso si queremos luchar por conseguir la mayor puntuación.

Técnicamente se trata de un juego realmente vistoso, detallado y donde tanto los personajes como los entornos destacan por su credibilidad. En todo momento te sientes como estando en una isla tropical auténtica. También los efectos de los tiroteos, las explosiones o la iluminación están muy cuidados.

————————————————————————————————————————————-

Valoración final

Jugabilidad: Divertido, variado y emocionante. Un sandbox en estado puro.

Gráficos: La recreación de la isla está realmente conseguida.  

Sonido: El doblaje y la banda sonora están a la altura de una gran producción.

Duración: La campaña dura unas veinte horas, depende de lo que nos entretengamos con los retos secundarios.

Conclusión

Far Cry 3 ha cumplido con lo prometido, convirtiéndose en uno de los sandbox más interesantes de lo que llevamos de año. Técnicamente sólido, presenta un montón de posibilidades jugables que encantarán a los fans del género. La locura llega a tu consola.

————————————————————————————————————————————-

Juegos relacionados

Far Cry, la saga

Crysis

No te quedes solo en el juego

Película: Mercenarios de Sylvester Stallone

Serie: Perdidos de JJ Abrahams

Canción: Welcome to the Jungle de Guns and Roses

Publicaciones relacionadas

Cerrar