Diversión a raudales por Kyrat

11371

Si durante todo este tiempo habéis echado de menos la vorágine de frenetismo, supervivencia y libertad por las que apuesta la franquicia Far Cry, Ubisoft en esta ocasión nos vuelve a encandilar con Far Cry 4, un título que recoge algunas de las bondades de anteriores entregas de la saga y las pule para dar como resultado un juego donde la espectacularidad, la diversión y las innumerables cosas por hacer se unen en un único elemento. Bienvenidos a Far Cry 4, bienvenidos a Kyrat.

Son muchos los elementos que a lo largo de los últimos años han hecho situarse a Far Cry como una de las franquicias de peso en la industria del videojuego y que el pasado 2012 dio fruto a un juego excelente y muy bien recogido por los fans: Far Cry 3.

Ubisoft ha sabido reconocer las fortalezas que hicieron de la anterior entrega un gran juego para implementarlas una vez más en Far Cry 4 con ciertas mejoras, lo que da lugar una vez más a un juego tremendamente divertido y repleto de cosas por hacer, pero donde se observan pocas novedades con respecto a su anterior entrega. Sí que es cierto que se introducen nuevos elementos con respecto a lo anteriormente visto y que detallaremos a continuación, pero en general da la sensación de que la compañía gala se ha querido ceñir a lo seguro sin arriesgar demasiado en innovaciones importantes dentro de la fórmula jugable.

De esta manera, nos pondremos en la piel de Ajay Ghale, quién por diferentes circunstancias personales viaja a Kyrat, una región ficticia del Himalaya. Lugar en el que sin comerlo ni beberlo se verá involucrado en una cruenta guerra civil entre el carismático dictador Pagan Min y La Senda Dorada, un grupo que planta cara a la opresión de la dictadura a través de la fuerza. Ajay, el protagonista, es el hijo de uno de los héroes fundadores de la organización por lo que al llegar a Kyrat se nos verá como una leyenda viviente y prácticamente se nos forzará a luchar por la libertad de la región.



Una vez más se nos ofrece una experiencia con un tremendo sabor a libertad donde no solamente debemos luchar contra las fuerzas del ejército para liberar el país: si queremos sobrevivir también debemos plantar cara a la mortífera fauna que habita en Kyrat, ayudar a sus residentes a lo largo de diferentes y variadas tareas o descubrir localizaciones y lugares secretos en las que encontraremos diferentes útiles que utilizar en nuestra odisea.

Para lograr llevar a cabo nuestra misión contamos con un tremendo arsenal en el que se engloban armas de todo tipo y que deberemos comprar a los diferentes vendedores afincados en los pueblos de Kyrat u obtener por misiones. Podemos encontrar desde los clásicos rifles de asalto o subfusiles hasta opciones sigilosas como el arco, sin olvidar las armas más espectaculares como pueden ser los lanzallamas o lanzagranadas. La gran mayoría de ellas nos permitirán añadirles determinados complementos para que se ajusten mejor a las necesidades de la situación a la que nos vayamos a enfrentar, por lo que si queremos ser especialmente sigilosos en una misión de rescate de rehenes, una opción a tener en cuenta sería equiparnos con un arco y un rifle de francotirador modificado con un silenciador.

La fauna de Kyrat también será un elemento clave en Far Cry 4, ya que se volverá un recurso vital a la hora de desarrollarnos y poder dotar a nuestro personaje como más espacios para armas, o mochilas más grandes, algo que os daréis cuenta que será muy necesario al poco de iniciar vuestras andanzas. Cada animal, desde los tranquilos jabalíes hasta los peligrosísimos tigres de bengala o los tremendos rinocerontes requerirán un tipo de acercamiento diferente y planear nuestros movimientos con cuidado si no queremos que el cazador se convierta en la presa. Una vez recogidas las pieles de los animales repartidos por todo el mapeado y el resto de elementos necesarios, tendremos la posibilidad de crear bolsas y útiles que nos permitan realizar viajes más largos sin tener que pasar por un pueblo a vaciar nuestros bolsillos o cambiar de armas.

Por otra parte La Senda Dorada está dirigida por Amita y Sabal, dos líderes comprometidos con la liberación de Kyrat y que por desgracia tienen diferentes maneras de entender la liberación de la región y cada uno tiene su propia concepción de la forma en la que la guerra debe abordarse. Nosotros como jugadores una vez más nos vemos en la obligación de tomar determinadas decisiones que pondrán en tela de juicio nuestra moralidad e influirán en la historia de una forma u otra conforme a las decisiones que vayamos tomando. A su vez podremos ir ganándonos poco a poco el respeto de los integrantes de La Senda Dorada a través de las decisiones que tomemos, ayudándoles en misiones secundarias o eventos aleatorios, lo que nos otorgará unos “tokens” limitados de Karma que podremos canjear en cualquier momento y así hacer que un grupo de guerrilleros venga en nuestra ayuda en las situaciones más peliagudas.

El mapeado del título es francamente enorme y tendremos una vastísima extensión de terreno que recorrer, plagado de diferentes localizaciones y que nos llevará desde las regiones de la cordillera montañosa del Himalaya a las zonas más altas del mismo, donde nos sumergiremos en paisajes nevados y donde necesitaremos mascarillas de oxígeno para deambular por la zona mientras nos enfrentamos a las condiciones climatológicas y la baja visibilidad. Para que os hagáis una idea, el juego incluso nos transportará a Shangri-La, donde como os podréis imaginar viviremos algunos de los momentos más surrealistas de la franquicia. Una vez más el juego nos propone liberar diferentes torres de radio repartidas por todo el mapa para así despejar la niebla que las cubre y poder localizar con facilidad misiones secundarias que nos pudiesen interesar, puntos de viajes rápido o localizaciones secretas.

Como comentábamos y dada la tremenda extensión del mapa en el que jugaremos, los vehículos también tomarán gran importancia en el juego y a la hora de permitirnos recorrer el mapeado con soltura. Muy en la línea de anteriores juegos, podemos encontrar vehículos como coches, camionetas, quads o barcas que vienen seguidas por algunas de las novedades del título, tales como el autogiro con el que podremos recorrer el mapa a través del aire, o elefantes que podremos montar y que además de como medio de transporte nos servirán como mortífera y arrolladora arma. Otros medios de transporte más situacionales, como las tirolinas o las ala deltas nos permiten recorrer gran distancias en poco tiempo y ya de paso quedarnos maravillados con los imponentes paisajes.

Gráficamente nos encontramos con un título que si bien no es una revolución visual en cuanto a los elementos aislados que se muestran en pantalla, sí que suponen un conjunto espectacular una vez que los contemplamos todos juntos. La frondosa vegetación, los increíbles horizontes y paisajes montañosos o las diferentes condiciones climatológicas son los que hacen que Far Cry 4 tenga identidad propia en su apartado visual y doten de una tremenda inmersión al título. Tanto Xbox One como PlayStation 4 corren a 30 fps y lucen una resolución de 1080p que hará que veamos los enormes escenarios de Far Cry en consola con más detalle que nunca.



Como la diversión se suele vivir mejor en compañía, para esta entrega Ubisoft ha decidido dotar de mayor protagonismo al apartado multijugador de Far Cry 4. Concretamente es el apartado cooperativo el que brilla y nos permite en cualquier momento y lugar de la historia invitar a un amigo para que se una a nuestro mundo y colabore con nosotros a la hora de sembrar el caos por todo Kyrat. A diferencia de lo que ocurría con Far Cry 3 donde el elemento cooperativo se ceñía a determinadas subsecciones del mapa, en Far Cry 4 contaremos con la posibilidad de recorrer todo el mapa al completo en compañía de un amigo. El aspecto negativo de esta gran funcionalidad radica en que no podremos jugar misiones principales de la campaña si nos encontramos en este modo de juego, pero sin duda este defecto pierde importancia cuando tenemos en cuenta que podemos encarar el resto de fortalezas, tareas, y misiones secundarias (que son muchas) en compañía de un amigo. Os aseguramos que tanto los momentos de jugabilidad más seria y aquellos otros en los que os apetezca hacer el cabra con los autogiros o el C4 os depararán grandes risas.

No podemos olvidarnos tampoco de la otra gran faceta del multijugador por la que Far Cry 4 ha apostado: el apartado competitivo. En esta ocasión se nos ofrecen 3 modos de juego muy diferentes entre sí. Uno de ellos nos propondrá transportar para destruir/salvar (en función de nuestro bando) una serie de máscaras repartidas por el mapa, otro plantar/desactivar bombas en determinados objetivos de importancia, u otro capturar/defender diferentes fuertes y localizaciones. Estos modos de juego a priori sencillos cobran una profundidad sorprendentemente inesperada cuando tenemos en cuenta que los mapas en los que se desarrollan son tremendamente grandes y podemos hacer uso de vehículos.

En ellos jugaremos con La Senda Dorada, quienes tendrán a su disposición prácticamente todas las armas del juego y los vehículos, o las tropas de Pagan Min, que irán equipadas con arco y cuentan con la virtud de ser invisibles mientras andan agachados además de contar con la posibilidad montar en elefantes y de invocar un águila para desconcertar a los enemigos, un oso que aguante grandes cantidades de daño o un tigre completamente letal para que les ayude. Contra todo pronóstico, el apartado competitivo de Far Cry 4 está en consonancia con el resto del título, aportando una experiencia grande y muy divertida.



Adrián López
————–

Valoración Final:

Jugabilidad: Far Cry 4 es un título divertidísimo y repleto de cosas que hacer. Ya sea por sus elementos de acción, sigilo, caza o conducción nos encontramos con un juego que siempre nos propone diferentes actividades y donde gracias a un mapa tremendamente grande podremos perdernos para disfrutar a nuestro antojo. En cambio se echa en falta más innovación con respecto a su anterior entrega, ya que no aporta los elementos novedosos suficientes para dotar a la experiencia de identidad propia con respecto al anterior título.

Duración: Nos encontramos con un juego que alarga su vida hasta las 35 horas y que está repleto de misiones secundarias, lugares por descubrir y actividades por realizar. Teniendo en cuenta el mundo abierto de su apartado cooperativo y las horas que ofrece el apartado competitivo, si queremos podemos tener Far Cry 4 para mucho tiempo.

Gráficos: El juego corre a 30 imágenes por segundo muy estables y luce una resolución de 1080p tanto en Xbox One como en PlayStation 4. Debido a su condición de juego intergeneracional no muestra mejoras significativas con respecto a lo visto en su anterior entrega pero sí impresionan los escenarios y la sensación de enormidad que transmite estar rodeado por un entorno como es el Himalaya.

Sonido: Un doblaje que está a la altura y efectos de sonido que cumplen su función para las armas, vehículos y caos generalizado. La fauna y los animales son los que salen más beneficiados en este sentido, con un apartado sonoro muy inmersivo en los momentos de mayor tranquilidad y de caza sigilosa.

Conclusión:

Far Cry 4 es un juego tremendamente divertido que pone sobre la mesa un montón de horas de juego para dedicarle. El aspecto multijugador del título se ha mejorado en gran medida ofreciendo un apartado cooperativo con grandes posibilidades gracias a su mundo abierto y un apartado competitivo sorprendentemente divertido gracias a los grandes mapas y la clara diferenciación en las clases jugables. Si te gustó Far Cry 3 o no lo jugaste, encontrarás en Far Cry 4 un juego que te divertirá todavía más que el anterior.

—————–

Juegos relacionados:

Si te ha gustado te gustará:

No te quedes sólo en el juego:

  • Los Juegos del Hambre (película)

Publicaciones relacionadas

Cerrar