El miedo continúa

La estremecedora saga de Warner y Monolith vuelve a la carga, con otra intensa entrega llena de tiros, sustos y alguna que otra sorpresa. Alma está de vuelta y la guerra contra lo paranormal no ha hecho más que comenzar. ¿Te apuntas?

Aunque Monolith ha demostrado con creces ser un estudio de lo más polifacético, lo cierto es que resulta evidente que los juegos de acción en primera persona son el género que mejor dominan. Ejemplos claros que sirven para apoyar tal afirmación podrían ser sus dos entregas de la adulta saga Condemned (ambas publicadas por SEGA). Pero por si quedaba alguna duda, aquí está F.E.A.R. 2, la secuela de la que posiblemente sea su serie más famosa hasta la fecha, y la que les dio fama internacional.

¿Quién dijo miedo?

Nada más empezar a jugar a este nuevo lanzamiento, resulta evidente que F.E.A.R. 2 apuesta por el continuismo. Es decir, que el juego mantiene todas las bases ya vistas en la primera entrega, aunque sumando, eso sí, una lógica mejora gráfica (los años no pasan en balde para nada ni nadie, y menos para los shooters en primera persona).

Una vez más nos encontramos con un título de disparos en primera persona frenético, que tiene en su trepidante ritmo aquello que le hace distinto a tantos y tantos otros juegos similares que hay en el mercado. Eso y que, como ya sabrán los aficionados a la serie, la ambientación del juego sigue siendo escalofriante. Que nadie se engañe, F.E.A.R. 2 es un juego de acción más que de terror (ni siquiera da tanto miedo como los últimos y suavizados Resident Evil), pero su estética oscura y siniestra hace que en más de una ocasión demos un salto en el sofá. Algo que ya ocurría con la anteriormente citada serie Condemned, marca de la casa.

Apunta y dispara

Como suele ser habitual dentro del género, F.E.A.R. 2 se divide en dos vertientes bien marcadas: su modo principal y el multijugador. El primero cuenta con catorce niveles (lo que le convierte en uno de lo títulos de acción más largos que hemos jugado), y el segundo permite enfrentamientos de hasta dieciséis usuarios simultáneos. No en vano, se nota que los programadores han cuidado más la experiencia individual, simplemente por el mero hecho de que tanto el argumento como el desarrollo son muy importantes dentro de esta serie.

Por otro lado, y como siempre es frecuente en los títulos de Monolith y Warner, F.E.A.R 2 está doblado al castellano, como si de una superproducción de Hollywood se tratase. Y es que, en realidad, todo en el título tiene un cierto aire cinematográfico, empezando por los escenarios, que podemos destruir en gran medida con nuestras balas, o los propios diálogos que se llevan a cabo entre los distintos personajes. La banda sonora, cañera y variada, también apunta en la misma peliculera dirección.

Puede que le falte algo más de “chispa” para destacar dentro de un género tan masificado como es el de los shooters subjetivos, pero también es cierto que el título está exento de fallos de bulto.

Cerrar