Miedo en el cuerpo

Monolith ha conseguido desarrollar uno de los juegos de acción en primera persona más intensos y mejor ambientados de la actual generación. ¿Estás preparado para desvelar los muchos secretos que se esconden tras F.E.A.R.?

F.E.A.R. es, por derecho propio, uno de los juegos de acción más importantes de la actual generación. No en vano ha sido uno de los primeros encargados en asentar las bases del género de los shooters en primera persona, como veremos más adelante. Eso y presentar un argumento cinematográfico lleno de suspense y con esa ambientación que solo los creadores del escalofriante Condemned son capaces de crear.

Comando de élite

En este título firmado por Monolith encarnamos el papel de uno de los miembros del equipo conocido como F.E.A.R., un grupo de soldados especialistas encargado de enfrentarse a las misiones más peligrosas y extremas. En este caso nuestro objetivo es el comandante Fettel, un antiguo militar de lo más perturbado que tiene a su servicio todo un ejército con el que tenemos que vernos las caras.

¿Pero en realidad se trata de un juego de acción o una aventura de terror? Pues más bien lo primero. Es más, F.E.A.R. puede definirse como un título de acción pero con una ambientación escalofriante, que no deja que pasen ni cinco minutos sin darte algún buen susto. Un estilo que Monolith ya empieza a convertir en marca de la casa. En cualquier caso, el juego tiene unas características claras que le hacen poder mirar cara a cara a franquicias como Halo o Killzone.

Para empezar, F.E.A.R. está dividido en diez misiones distintas, siempre manteniéndose dentro de un estilo directo y rápido, como es habitual dentro de los exponentes de su género. ¿Sus principales características? Pues por ejemplo los poderes del protagonista. Habilidades sobrenaturales, a lo Clive Barker’s Jericho, que nos permiten realizar acciones tan flipantes como detener el tiempo. Sí, como lo hacíamos en el clásico de Remedy, Max Payne.

Por otro lado, el título cuenta con unos enemigos que, aunque son clones, resultan más inteligentes que la mayoría de tipos a los que nos solemos enfrentar en los juegos de acción. Estos se esconden, huyen y no paran quietos ni un segundo, lo que hace que cada tiroteo sea imprevisible y nos mantenga en todo momento en estado de alerta.

Además, y como ya empieza a ser costumbre, el lanzamiento de Warner llega doblado al castellano y con una banda sonora que parece sacada de una auténtica superproducción de Hollywood. De hecho, aunque la escucháramos de forma independiente y ajena al juego, seguiría resultando interesante.

A todo esto hay que sumar, como comentábamos antes, un argumento lleno de suspense inusualmente profundo dentro del género que invita por sí mismo a profundizar en la aventura.

Cerrar