Rol con solera

Square Enix nos ofrece una nueva oportunidad de disfrutar de una de las entregas más recordadas de la serie Final Fantasy. Y encima podemos hacerlo en cualquier parte.

No es casualidad que Final Fantasy IV haya visto la luz tanto en PSP como en Nintendo DS. Y es que se trata de una de las aventuras mejor valoradas de la historia de esta mítica serie. Un juego que ya vio la luz en nuestro país en la portátil Game Boy Advance, pero que ahora vuelve con un lavado de cara en tres dimensiones exclusivo. ¿Estás listo para volver a vivir una aventura única?

Fantasía atemporal

¿Pero Final Fantasy IV no es un juego viejo?  Pues sí. Concretamente fue la primera entrega de la serie en ver la luz en Súper Nintendo, en la época de los 16 bits. Lo hizo allá por 1991 y, por desgracia para los que por entonces ya jugábamos, sólo lo hizo en Japón. Pero eso no quitó para que su fama pronto se expandiera en todo el mundo como la pólvora.

Como ya sucediera en su día, Final Fantasy IV nos pone en la piel de Cecil, un caballero real que tiene que cumplir las órdenes que le imponen. No obstante, éste pronto se ve envuelto en un giro de acontecimientos que le llevan a descubrir que nada es lo que parece. No desvelaremos más detalles de la sugerente trama, pero sí es cierto que Final Fantasy IV tiene uno de los argumentos más profundos y llenos de suspense de toda la serie, con acontecimientos que no dejan de cambiar y un montón de personajes distintos.

Por lo demás, el juego tiene un estilo propio de los 16 bits. O lo que es lo mismo, que durante la aventura viajamos por distintas aldeas y mazmorras, enfrentándonos a enemigos salvajes, subiendo de nivel, dialogando con personajes, etc. Un planteamiento convencional basado en combates por turnos.

Lo que sí han cambiado han sido las novedades que se han incluido en esta versión exclusiva de Nintendo DS. Para empezar, los gráficos originales en dos dimensiones se han sustituido por un motor en 3D más acorde con los tiempos que corren (al menos en la portátil de Nintendo). Y lo mismo sucede con las escenas cinemáticas, que esta vez salpican la acción en todos los acontecimientos importantes. Al lavado de cara gráfico también hay que sumarle otro sonoro, que hasta incluye diálogos entre los personajes (en inglés, eso sí, si bien el juego está en castellano). Además, como no podía ser de otra manera, este Final Fantasy IV incluye control táctil, por lo que podemos realizar cualquier acción a golpe de lápiz. Lo dicho, una nueva oportunidad de revivir un clásico con mayúsculas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar