Magia del pasado

Square Enix presenta una completa recopilación del gran clásico de Super Nintendo. Rol inmortal que de nuevo pueden revivir todos los usuarios de PSP. Un pedacito de historia.

Seguro que más de un jugador veterano conoce, aunque sea de oídas, la saga Final Fantasy IV, un lanzamiento que vio la luz en Japón a principios de los noventa y que, para muchos, es una de las mejores entregas de esta exitosa serie. Pues bien, ahora el juego regresa a PSP en forma de readaptación, y lo hace muy bien acompañado.

Un universo clásico

Final Fantasy IV era -y es- un juego con una historia que parece sacada de una saga de dibujos animados japoneses. Cecil, un caballero que pertenece al ejército del rey, ve cómo éste le traiciona y, tras vivir más de un desengaño, decide volverse en contra de él. Aunque así de primeras puede parecer un argumento un tanto tópico, nada más lejos de la realidad. El título está plagado de momentos de suspense y acontecimientos inesperados. De hecho es su guión lo que le ha convertido, en gran medida, en todo un clásico de la época de los 16 bits.

El desarrollo del juego es el habitual dentro del género: a medida que avanzamos visitamos diferentes pueblos y mazmorras, conocemos gentes con la que charlar y, por supuesto, combatimos con un gran número de enemigos salvajes. Estos combates, que se llevan a cabo por turnos, nos permiten subir de nivel, hacernos más fuertes e ir avanzando en la historia. Todo siguiendo el estilo clásico del juego original.

Es más, lo único que sí ha cambiado realmente es el apartado visual del título, que en esta ocasión presenta un lavado de cara considerable, especialmente durante los vídeos que se han incluido para la ocasión. Pero que los más puristas no se asusten, puesto que Square-Enix ha respetado la estética en dos dimensiones de siempre.

Esto no es todo. Por si fuera poco, Final Fantasy IV The Complete Saga incluye dos títulos más, todo en el mismo UMD. Uno de ellos es The Afteryears, un lanzamiento exclusivo -hasta ahora- de WiiWare que narra las aventuras de Ceodore, el hijo de los protagonistas del título original. Aunque esta entrega cuenta con unos combates algo evolucionados, tanto su estética como su jugabilidad se mantienen fieles al original. Y lo mismo sucede con Interlude, otro juego independiente (aunque más corto esta vez, dos horas de juego) que sirve de enlace entre las dos historias anteriores. En definitiva, una versión muy completa, como dice su nombre, que solo tiene un hándicap: está totalmente en inglés. Así pues, dados sus complejos diálogos, es importante tener un nivel por lo menos medio de este idioma para entender las conversaciones del todo.

Cerrar